Se trata de tres pabellones

Alumnos de Arquitectura proponen recuperar espacios abandonados del Penna

8/12/2019 | 07:00 |

Las propuestas finales plantean el reuso de los edificios existentes y un aprovechamiento paisajístico de los patios.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   La carrera de Arquitectura que desde hace cuatro años se dicta en la Universidad Nacional del Sur está cerca de generar sus primeros egresados.

  Mientras tanto, sus estudiantes van contando con los conocimientos adecuados para realizar trabajos relacionados con la ciudad y sus lugares. 

   La capacidad de generar pensamientos superadores para sitios cercanos, que quizá pasaron desapercibidos y ahora son punto de atención para estos futuros profesionales.

   Es el caso del trabajo realizado por estudiantes de la materia Planificación Urbana II, de cuarto año, que durante el segundo cuatrimestre se dedicaron a analizar una zona tan singular como necesitada de propuestas: el predio que ocupa el hospital Interzonal Penna, conformado por una añosa arboleda y varios edificios abandonados, todos detectados con gran potencial de reuso.

Los pasillos hoy abandonados reconvertidos en lugares de paseo

El trabajo

   Los alumnos trabajaron en grupos de ocho integrantes, de modo de cada uno asumir una tarea diferente, relacionada con el objetivo final de repensar el espacio. 

   Hubo entrevistas a vecinos, reuniones con sociedades de fomento y entidades barriales, con funcionarios municipales, trabajadores del hospital, directivos de las escuelas que funcionan en el lugar. Eso como parte de una metodología de trabajo para elaborar un diagnóstico y ensayar las primeras propuestas.

   En el predio funcionan algunos establecimientos educativos, un centro de jubilados, club deportivo y otros. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Sin embargo, tres pabellones originales del hospital se encuentran abandonados y en muy mal estado, además de un entorno verde sin tratamiento alguno.

   La zona de estudio abarcó unas 200 manzanas, donde viven 14 mil personas, además del hospital propiamente dicho, donde trabajan alrededor de 1200 personas.

   Las propuestas finales plantean el reuso de los edificios existentes con actividades médicas, instituciones de contención, prácticas deportivas, entre otras. Se recuperarían los pasillos que conectan los pabellones y hay una interesante propuesta paisajística, con la generación de bicisendas y una peatonalización.

   El análisis tuvo en cuenta las condiciones legales de las tierras, propiedad de la provincia, que exige gestiones y que no descarta la intervención de privados con inversiones que potencien el sitio con, por caso, propuestas habitacionales.

   "La idea de los trabajos es que los alumnos trabajen sobre situaciones locales", señaló el arquitecto José María Zingoni, docente a cargo de la materia. 

   Mencionó además que todas las propuestas pueden a futuro trabajarse a distintas escalas como propuestas concretas. 

   "Se genera un círculo virtuoso muy interesante", indicó Zingoni.

Los pabellones hoy sin destino reconvertidos en sitios de integración

El Penna

   Inaugurado en 1930 con el nombre de Policlínico, el Hospital Penna abandonó sus instalaciones históricas en la década del 80, para ocupar nuevos edificios.

   Algunos de los pabellones originales tuvieron nuevos destinos, pero muchos de ellos están en completo abandono, así como el parque que los contiene.

   De aquel inicio de la historia quedan los emblemáticos pabellones, parte del diseño sanitario propio de la época, donde cada especialidad se aislaba en su propio edificio.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias