El basquet está de fiesta

9/1/2019 | 09:07 |

Tres días antes de terminar 2018, se disputó el último partido de basquetbol para definir al campeón local de la temporada en primera división. 
El partido fue en el estadio Osvaldo Casanova del club Estudiantes, “la catedral del básquet”, según se lo menciona, que mostró para la ocasión un lleno completo, poco habitual de ver a lo largo del año, pero muestra contundente de cómo el deporte de los cestos mantiene en nuestra ciudad una pasión única.
 
No hay en este deporte ninguna restricción ni prohibición en materia de hinchadas. No se juega sin público visitante o a cancha vacía. 
Están todos. Cantan y gritan. Llevan sus banderas y hacen su fiesta a puro aliento y pasión. Son parte de la misma sociedad que, en el caso del fútbol, no puede disfrutar de un evento similar.
 
El resultado fue un gran espectáculo, digno y propio de la capital nacional de básquetbol. Que puede no haber ganado jamás la Liga Nacional, pero que nada le ha hecho perder la pasión que se verifica en miles y miles de chicos que, bajo el mote de “pulguitas”, ya comienzan a picar una pelota naranja. 
 
Pasión y práctica que se sostiene en decenas de clubes de barrio. Distribuidos por toda la geografía urbana. Clubes de barrio: capaces de brindar actividades dentro de un marco de entretenimiento y formación que pocos pueden brindar.
Que ayudan a generar identidad, a unir familias, a crear sanas rivalidades, a identificar lugares y sentires. La final que da lugar a estas líneas fue entre dos barriadas. La de Villa Mitre y la de Napostá.
 
Ambas entidades tradicionales, repletas de historia, de años y años de ser parte de los torneos locales. El triunfador fue Napostá, club con un nombre autóctono si los hay. Fue su tercer título en la máxima categoría, uno de los 15 clubes que desde el primer torneo, en 1929, obtuvieron este privilegio.
 
Su nombre viene de haber tenido su primera cancha a orillas del arroyo. Se instaló en la avenida Alem en 1933 y cinco años después compró el terreno. “Dejó de ser un clubcito de barrio que nacía en la temerosa orilla del arroyo para incorporarse al concierto de los grandes”, publicó este diario. 
Napostá simboliza el trabajo de otros tantos clubes similares. Es campeón. Y sigue siendo un clubcito de barrio. Para bien de todos.
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias