Tiene 26 años

"Juro por mis hijos que esto no es mentira, esto pasó", dijo la joven que denunció al odontólogo

29/5/2018 | 19:23 |

Romina, junto con su hermana de 13 años, fue al consultorio de Guillermo Bianciotti y denunció que fueron abusadas sexualmente en plena consulta. 

Fotos: Pablo Presti - La Nueva.

   Romina*, la paciente que ayer denunció haber sido abusada, junto con su hermana, por el odontólogo Guillermo Bianciotti, aseguró esta tarde que "no es mentira lo que pasó", pero no sabe "en qué va a quedar todo esto".

   "Juro por mis hijos que esto no es mentira. Lamentablemente no sé en qué va a quedar todo esto, pero pasó, yo no lo inventé", le contó a La Nueva..

   Ayer, Romina fue acompañada por su hermana de 13 años al consultorio de Bianciotti para su turno de las 16. Según relató la joven de 26 años, en plena consulta el odontólogo también revisó a su hermana y fue ahí cuando confirmó que el accionar del profesional no era el debido.

   "Era la tercera vez que iba. La anterior él me apoyaba con el codo en la parte de la vagina, y yo me imaginé que era su modo de trabajo, porque lo hacía cuando estaba ocupado con la otra mano. Fue una sensación muy fea. Cuando me acuesto en la camilla hizo exactamente lo mismo con el codo, pero cuando abre la puerta la secretaria él instantáneamente lo levanta, entonces me doy cuenta que era con mala intención", dijo la joven.

   Y agregó: "Mientras yo estaba acostada él me ponía un espejo en la boca y le decía a mi hermanita que mire el espejo, y ahí es cuando me apoyaba".

   Bianciotti quedó detenido anoche en la comisaría Segunda por abuso sexual simple y hoy, tras negarse a declarar ante la fiscal Marina Lara, fue puesto en libertad, aunque la causa judicial seguirá su curso.

El odontólogo detenido por supuesto abuso tiene una causa similar en la justicia

   Tras la situación y al momento de irse, Bianciotti le dijo a la menor que la iba a revisar a ella, utilizando el mismo mecanismo que con Romina.

   "Mi hermana se recuesta en la camilla y el médico me dijo a mí que mire el espejo, pero yo no lo miré, yo miré su mano y ahí vi cómo la tocó", disparó la mujer, agregando que la nena se levantó instantáneamente del asiento.

   Al salir, Romina sacó un turno para volver en otra oportunidad, filmarlo y tener una prueba, pero finalmente decidió contarle a su marido -y luego al resto de la familia- lo que había pasado.

   Con el marido y familiares en el consultorio se produjo un revuelo en el que la joven le recriminó a Bianciotti lo que había sucedido, a lo que el hombre respondió que "pudo haber sido sin querer".

* Romina es un nombre ficticio para preservar su identidad.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias