Qué declaró una de las víctimas

Llevaban cautivas 2 y 4 meses: encontraron colchones con sangre y 2 candados

27/3/2018 | 09:54 |

Así lo confirmó el fiscal de la causa Marcelo Romero Jardín. Detalles de cómo fue el allanamiento y lo que encontraron.

Fotos: Rodrigo García y Pablo Presti-La Nueva.

   El fiscal Marcelo Romero Jardín confirmó esta mañana que las jóvenes secuestradas en una casa de Güemes al 3.700 estaban encerradas desde hacía varios meses. 

   Se trata de Aldana García (18 años) y Andrea Santa Cruz (23), quienes llevaban 4 y 2 meses secuestradas. 

   Aldana fue quien logró escapar y luego contó en la DDI lo sucedido. La otra mujer estaba en el patio de la casa cuando llegaron los efectivos. 

   Según declaraciones de una de las víctimas, el secuestrador las contactó por Facebook.

   El fiscal contó además que la mamá de Aldana había hecho la denuncia porque su hija no le respondía los mensajes y no sabía dónde estaba.

La declaración

   Con los datos aportados por Aldana, lograron aprehender a Fernando Benítez, acusado de secuestrar, abusar y golpear a las dos mujeres. 

   Una vez aprehendido, la madre del acusado llamó al 911 y dijo que había una chica en el patio de la casa que había sido mordida por un perro. La ambulancia llegó y encontró a Andrea en iguales o peores condiciones que la otra chica. Es más, le tomaron el pulso para constatar si estaba viva. 

   En el lugar había prendas y pertenencias de las mujeres. También colchones manchados con sangre y pequeñas cantidades de marihuana.

   Los efectivos hicieron un allanamiento para constatar si en el lugar había más personas: la Policía Científica recolectó rastros y luego, se aprehendió a la madre de Benítez

Candados, notebook, celulares

   El allanamiento se realizó en toda la vivienda: comedor, cocina, patio y tres habitaciones, aunque la mirada de los investigadores se focalizó especialmente en una de las piezas.

   "Es donde se encontraron más signos compatibles con los delitos", reconoció un policía.

   En esa habitación -donde un colchón presentaba manchas de sangre- se secuestraron dos candados -de distinto tamaño- debajo de una de las dos camas de una plaza. No había cadenas, aunque sí se llevaron para analizar cables, cintos y algunas prendas de vestir que también tendrían sangre.

   "Encontramos varios celulares, además de los vigentes de los detenidos, como 3 o 4 en distintos lugares, debajo de un colchón, arriba de un ropero. Suponemos que algunos son viejos o están sin servicio", comentó el informante.

   También incautaron destornilladores, cuchillos y tijeras -para ser sometidos a pericias- y una notebook que se podría haber utilizado para el contacto inicial con las víctimas.

   "Nos llamó la atención que había varias cédulas judiciales, de notificaciones y demás, referidas a distintas restricciones de acercamiento que tenía Fernando Benítez con distintas víctimas", agregó.

Sedaron a los perros

   Por pedido del fiscal Romero Jardín, presente en el lugar del hecho, al filo de la medianoche se presentó un veterinario que analizó a los dos perros de la casa, ante la sospecha de que las víctimas sufrieron mordeduras caninas.

   Primero los sedó -se trata de un rottweiler y un dogo, potencialmente peligrosos- y les tomó muestras dentales.

   "Estaban desnutridos", dijo un vocero sobre un comentario del profesional.

   El análisis del veterinario se comparará con la evaluación médica de las heridas, para ver si existe compatibilidad con ataques caninos.

Las notas del caso

- Un hombre tenía secuestradas a 2 mujeres, a las que abusó, golpeó, mordió y están graves

Atraparon a la madre del hombre que tenía secuestrada a 2 mujeres

Detuvieron al hermano del hombre que tenía secuestradas a las 2 mujeres

Estos son los perros que supuestamente mordieron a las 2 mujeres secuestradas

El padre de los Benítez y el ataque a una menor de 14

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias