Preguntas que tienen respuestas

2/9/2017 | 07:55 |

Por
Walter Gullaci

Alumnos de segundo grado, en una escuela pública bahiense.

-Matías, de 7 años: “En mi casa votan a Macri porque Cristina es una ladrona”.

-Valeria, tambièn de 7, le responde: “Y en mi casa queremos a Cristina, porque Macri le da todo a los ricos...”.

-Joaco, ya de 8: “Y en la mía dicen que son todos iguales. Roban y no les importa la gente”.

Con esa crudeza se manifestaron los tres chicos durante un recreo que debería invitarlos a un momento placentero, de juegos y hasta de travesuras. Pero no. Obviamente influenciados por el relato que reciben de sus progenitores, estos chicos empiezan a sumergirse de a poco en la gran grieta que los grandes supimos concebir.

¿Qué mensaje le bajamos a nuestros hijos?

* * *

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tuvo un acto fallido en torno de uno de los temas más candentes de la actualidad nacional. Entrevistada en Todo Noticias, intentó ahondar sobre la desaparición de Santiago Maldonado. Entonces apresuró la respuesta y quedó muy mal parada.

“Se quieren plantear bandos. El bando de los que quieren encontrar a Maldonado y el bando de los que no queremos encontrar a Maldonado”, tiró la ministra muy suelta de cuerpo sobre la investigación por el paradero del joven de 25 de Mayo.

No fue el primer furcio de la ministra por la causa Maldonado. Antes había dado a conocer el nombre de un testigo protegido por la desaparición y había dicho que no había “indicios” de que Gendarmería estuviera involucrada en la desaparición del joven, pese a conocerse un video acerca de la represión de la fuerza de seguridad.

Pregunta obvia: ¿Qué tranquilidad puede irradiar una funcionaria adepta a la liviandad de discurso y de contenido frente a un hecho tan traumático?

* * *

La decisión de los gremios docentes mayoritarios de difundir instructivos, en las escuelas públicas de todo el país, para que se hable con los alumnos del caso Maldonado, generó polémica. Mediática, política e incluso entre los padres. Que en muchos casos expresaron su indignación por la iniciativa. Básicamente solicitando que no se haga "política partidaria" en el ámbito educativo.

Y, la verdad, no les faltaba razón.

Porque el punto más polémico del material "didáctico" tiene que ver con hablarle a los alumnos acerca de Maldonado como un "detenido desaparecido" a quien "se lo llevó Gendarmería", a pesar de que la investigación está en curso y que aún no se determinó la responsabilidad de esa fuerza en el hecho. Más allá, claro, de las presunciones que ubican a dicho organismo en un mar de sospechas.

¿Qué necesidad de mezclar a los chicos en un tema tan álgido y todavía por dilucidar?

* * *

Tres preguntas con obvias respuestas.

Debates y dislates aparte.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias