PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Scioli, con el aval de la primaria

23/10/2011 | 09:00 | BUENOS AIRES y LA PLATA (DyN y NA) -- El territorio bonaerense, que alberga al 37,5% de los electores de todo el país, dirá hoy si el gobernador provincial, Daniel Osvaldo Scioli (Frente para la Victoria), podrá quedarse hasta 2015 o, si por el contrario, algún representante de la oposición --son cinco más un filokirchnerista-- da el batacazo.


 BUENOS AIRES y LA PLATA (DyN y NA) -- El territorio bonaerense, que alberga al 37,5% de los electores de todo el país, dirá hoy si el gobernador provincial, Daniel Osvaldo Scioli (Frente para la Victoria), podrá quedarse hasta 2015 o, si por el contrario, algún representante de la oposición --son cinco más un filokirchnerista-- da el batacazo.


 Casi once millones de ciudadanos están habilitados para seleccionar, además de los dos principales cargos ejecutivos, y según corresponda, la mitad de los senadores (23) y de los diputados (46), 135 intendentes --se suma Lezama, escisión de Chascomús--, 1.035 concejales y centenares de consejeros escolares.


 A diferencia de la contienda presidencial, la gobernación se define en forma directa y no hay chance de balotaje.


 Las bancas de senadores distritales se jugarán en cuatro secciones electorales:
* Segunda (norte de la Provincia).
* Tercera (conurbano oeste y sur).
* Octava (La Plata).
* Sexta (Bahía Blanca y zona de influencia).






 En las cuatro restantes, habrá renovación de diputados:
* Primera (norte del Gran Buenos Aires).
* Cuarta (centro-oeste provincial).
* Quinta (costa atlántica y aledaños).
* Séptima (centro provincial).






 Las primarias resultaron un interesante banco de pruebas para las siete duplas que van por la gobernación. El 14 de agosto, Scioli-Gabriel Mariotto cosecharon por sí mismos el 44,13% de los sufragios, pero sumándoles el 6,18% de su rival, Mario Ishii, crecen al 50,31%.


 El ex motonauta apuesta ahora a superar ese índice unificando la campaña con los intendentes peronistas y la fórmula Cristina Fernández-Amado Boudou.


 Desde la oposición, la alianza UCR-Unión Celeste y Blanco, que resultó segunda con Francisco de Narváez (16,72%), busca polarizar y captar a desencantados de los restantes candidatos del peronismo opositor.


 Para conseguirlo, cerró un acuerdo informal, además de mantener la sociedad original con Ricardo Alfonsín, con Alberto Rodríguez Saá (Compromiso Federal). Ese acercamiento del puntano --consecuencia de la impugnación judicial a la candidatura de su hermano, Adolfo-- podría reportarle un 5,26% de sufragios adicionales.


 Eduardo Amadeo (Frente Popular), quedó tercero (9,24%); cuarta, Margarita Stolbizer (Frente Amplio Progresista), con el 6,42%. Más atrás, Martín Sabbatella (Nuevo Encuentro), con el 5,14%; Juan Carlos Morán (Coalición Cívica), 2,7%; y José Montes (Frente de Izquierda), 2,53%.


 Otro dato no menor es que el domingo 14 de agosto la tercera fuerza para la gobernación resultó el voto en blanco (12,72%).


 Aunque los resultados de los comicios generales para presidente y gobernador no parecen deparar mayores sorpresas, la disputa será muy fuerte en varios municipios.


 Si bien para gran parte de las jurisdicciones el futuro intendente quedó definido en las internas, hay otras donde las generales se vivirán intensamente. Claro ejemplo es San Nicolás, donde dos candidatos del partido gobernante pujan por la jefatura comunal:
* Ismael Passaglia, que juega con la boleta del Frente Progreso Social y el apoyo del ministro del Interior, Florencio Randazzo.
* Gustavo Díaz Bancalari, sobrino del legislador nacional, que lleva el sello del Frente para la Victoria.




 También en Vicente López (norte del conurbano) se vislumbra un desenlace muy reñido. Las encuestas hablan de un empate técnico entre Enrique García, de origen radical, reelecto en varias oportunidades y ahora devenido kirchnerista, y Jorge Macri (Pro).


 Mar del Plata ofrece otro escenario de fuerte pugna entre dos:
* El actual jefe comunal, el vecinalista Gustavo Pulti, que tiene el apoyo de Scioli.
* El ganador de la interna del Frente para la Victoria, Carlos Cheppi, respaldado por el candidato a vicegobernador, Gabriel Mariotto, y por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.




 En General San Martín (norte del conurbano) se cruzarán los kirchneristas Daniel Ivoskus --hijo del actual intendente, Ricardo Ivoskus, de origen radical y ahora oficialista-- y Gabriel Katopodis.


 La porfía viene cargada de fuertes cruces y denuncias penales por el uso indebido de cámaras de seguridad, malversación de fondos, calumnias, injurias y abuso de autoridad.


 Otro "pago chico" muy revuelto es Quilmes (sur del conurbano), donde Francisco Gutiérrez pretende quedarse cuatro años más; intenta impedírselo Daniel Gurzi, "delfín" del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.


 Otra pelea política entre oficialistas se da en Mercedes. ¿Protagonistas? El intendente Carlos Selva, cercano a la dirigencia histórica "K", y el referente de La Cámpora Ignacio Ustarroz, "bancado" por Mariotto y el ministro de Economía, Amado Boudou.


 Una perspectiva análoga se observa en Pinamar con el vecinalista Blas Altieri, avalado por Scioli, y Alfredo Baldini, que tiene el apoyo de su colega de Tigre, Sergio Massa, y del propio Mariotto.


 Finalmente, la "gran batalla del área metropolitana": Malvinas Argentinas. El actual jefe comunal, Jesús Cariglino, que abandonó el espacio kirchnerista y cruzó al duhaldismo, contra Luis Vivona, que reúne apoyos de todos los sectores del Frente para la Victoria, desde Scioli a La Cámpora y Boudou.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias