"Schmidt dijo que me le parezco mucho"

PARA JULIO FURCH, LAS COMPARACIONES NO SON ODIOSAS

"Schmidt dijo que me le parezco mucho"

4/11/2010 | 09:00 | Mira el grabador prendido y sonríe. Ya no se inhibe cuando tiene que hablar sobre sí mismo. La vida, la personalidad y hasta los modales de Julio César Furch cambiaron en un año y 9 meses. Justamente el tiempo que lleva jugando en Olimpo... "Ahora que estoy en Primera me saludan por el nombre o por el apellido. Me alientan, me piden que no afloje... Y pensar que no hace mucho, cuando salía a la calle, me miraban como diciendo: `¿qué hará este ruso grandote con cara de campesino en Bahía?'", señaló el actual centrodelantero aurinegro, que con 21 años se metió en el paladar del DT Omar De Felippe.

"Schmidt dijo que me le parezco mucho"

"Schmidt dijo que me le parezco mucho". Sociedad. La Nueva. Bahía Blanca


 Mira el grabador prendido y sonríe. Ya no se inhibe cuando tiene que hablar sobre sí mismo.


 La vida, la personalidad y hasta los modales de Julio César Furch cambiaron en un año y 9 meses. Justamente el tiempo que lleva jugando en Olimpo...


 "Ahora que estoy en Primera me saludan por el nombre o por el apellido. Me alientan, me piden que no afloje... Y pensar que no hace mucho, cuando salía a la calle, me miraban como diciendo: `¿qué hará este ruso grandote con cara de campesino en Bahía?'", señaló el actual centrodelantero aurinegro, que con 21 años se metió en el paladar del DT Omar De Felippe.


 El Tanque de Winifreda, con sus 189 centímetros de estatura y sus 87 kilos, no pasa desapercibido. Todos los días va al gimnasio. Su cuerpo formado y cada vez más ancho dan fe de ello.


 No obstante, Julito estuvo por abandonar el fútbol.


 "Es cierto. A los 19 años, antes de que surja la posibilidad de venir a Olimpo, estuve a punto de dejar todo. Había ido a jugar a All Boys el Argentino C 2008 como refuerzo, pero la presión de mi mamá (Irma) para que cambie los libros por la pelota era cada vez más grande. Llegó un momento que dije: `Debe tener razón'. Entonces me volví a Winifreda a estudiar Administración de Empresas Agropecuarias".


 --¿Y largaste el fútbol?


 --No, seguí en mi club, en Deportivo, aunque la prioridad pasó a ser el estudio y no el fútbol. Hice un año de carrera, me costó un montón, pero me embalé igual. Quería ser empresario, y ya lo tenía metido en la cabeza.


 "Hasta que un día llegó a Winifreda, Juan Khun (ex defensor de Olimpo), quien tiene parientes en mi pueblo. Me fue a ver, me hizo entrenar mientras me miraba, confeccionó un video y me prometió que lo iba a llevar a Olimpo".


 --¿Y cumplió?


 --Sí. Le entregó el video a Florit (Daniel), por entonces DT del plantel profesional de Olimpo. El 15 de diciembre de 2008 vine a hacer la primera prueba y Florit me dijo: "Nene, tenés que volver". Me pidió el teléfono y después me llamó para llevarme a la pretemporada que el equipo realizó en Monte Hermoso.


 "En ese momento mi casa era un lío bárbaro. Mi mamá estaba en contra de que yo venga y lo hacía saber, pero mi papá (Lalo) me allanaba todos los caminos para que fuera futbolista".


 --Florit te vio en dos prácticas y te definió como "el pichón de Raúl Daniel Schmidt". ¿Te acordás?


 --Sí, ¡cómo no me voy a acordar! Daniel me decía que mis movimientos eran iguales a los de Schmidt y que, como él, si me daban un metro en el área me las ingeniaba para definir.


 --En ese momento, ¿sabías quién era Schmidt?


 --No, ni idea. Lo conocí en un partido de Liga entre Olimpo y Huracán, equipo que él dirigió en una parte de este año. Lo fui a saludar y nos pusimos a charlar. ¿Qué me dijo? Que siga trabajando duro, que yo conocía el puesto y que me le parezco mucho.


 --El le pegaba con las dos piernas y era demoledor en el área.


 --Nunca vi un video de él, pero me encantaría que alguien me muestre imágenes de Schmidt. Yo también le pego fuerte con las dos piernas, aunque con la derecha tengo más técnica que con la izquierda.


 --A él lo bautizaron "el doctor del área". ¿A vos cómo te gustaría que te definan?


 --Ya me pusieron varios apodos. Algunos me dicen Tanque, otros Ruso... El que más me gusta es el que me puso Gustavo Pie en su programa (Pelota al Pie): "Julio César, el emperador del gol".

"Ganaba 20 pesos por descargar un acoplado"




 --¿Quién es tu padrino futbolístico, Khun o Florit?


 --Podría decir que Khun es mi padrino y que Florit es mi tío. Del que no me puedo olvidar es de Horacio Kaddour, quien algo me vio porque siempre preguntaba por mí y me quería incorporar al equipo de la Liga del Sur. Horacio hizo mucho para que yo juegue y me muestre.


 --Entonces Kaddour sería el abuelo...


 --Ja, ja. Sí, me dio muy buenos consejos.


 --¿Es cierto que en Winifreda trabajaste desde muy joven?


 --Siempre me gustó tener mi plata, por eso hacía lo que sea. Mi papá, hace unos diez años, construyó una canchita de fútbol cinco, y yo era el encargado de pintar, de sacar los yuyos, de hacer pozos con la pala y de trasladar arena de un lado para el otro. Junto a mi Viejo aprendí todos los oficios.


 "Cobraba por día, y el monto surgía de un porcentaje de la ganancia que mi papá hacía con los turnos".


 --¿Qué más hiciste?


 --En el ACA de Winifreda pagaban bien por hombrear bolsas y por palear camiones cargados de girasol. Por descargar un acoplado lleno ganaba 20 pesos. Terminaba muerto, con ampollas en las manos y un dolor de hombros que ni te cuento.


 "Un día paleamos como seis camiones y a las 21 tenía que ir a entrenar. Llegué tarde, me retaron y, encima, en la cancha, parecía un zombi. No me respondían las piernas".


 --Mirá si de esto se entera Omar De Felippe...


 --Ja, ja... Nunca conté esta historia, ni siquiera a un compañero, así que me van a volver loco cuando lo lean en el diario. No tiene nada de malo haber hecho trabajos forzados. Me gustaba salir o comprarme ropa con mi plata.


 --Ahora, cuándo volvés a Winifreda, ¿qué hacés?


 --A veces manejo la grúa que se compró mi papá (risas). Es una grúa de cooperativa, para alcanzar puntos altos. Por ahí me subo a cambiar los focos de las calles, pero mi papá no quiere.


 --Me imagino que si hay un picado en la canchita no te prendés...


 --¡Ahhh, no...! Voy al arco o juego parado sin exigirme. Lo que pasa es que mis amigos se quejan porque para el equipo que juego hago muchos goles.

"Aprendí rápido gracias a Omar"




 --¿Cómo fue marcar el primer gol en Primera?


 --Antes de debutar, soñaba con hacer un gol, ver entrar la pelota en un estadio que explote, sea en Bahía o en cualquier cancha. La verdad, ante Tigre jugué mi sexto partido en Olimpo --el segundo como titular-- y el gol llegó rapidísimo.


 --¿Cuánto te habló Omar De Felippe cuando te ubicó por primera vez de inicial, ante Lanús?


 --Me dio las indicaciones del caso adelante del grupo, simplemente eso. Si me puso de titular es porque confía en mí.


 --Tu forma de juego cambió muchísimo. Para bien, por supuesto...


 --Sí, me doy cuenta de eso. Antes esperaba muy arriba y la pelota me tenía que llegar sea como sea, pero ahora la voy a buscar. Me tengo que acostumbrar a jugar fuera del área también.


 "Aprendí a moverme entre los centrales, a jugar de espaldas y a descargar rápido. Y lo aprendí rápido gracias a que Omar me lo enseñó".


 --¿Podés llegar a jugar en otro puesto?


 --No creo. Tengo el gol entre ceja y ceja y me encanta pegarle al arco cuando sé que estoy cerca y con espacios.


 --¿Cuántos goles tenés que hacer para que Olimpo se salve del descenso?


 --¡Qué pregunta! Antes que mis goles están los puntos del equipo, que todavía debe sumar y mucho.


 --Después del gol a Tigre, ¿cuántos medios te llamaron?


 --Pocos. Los dos diarios de Santa Rosa y el canal de mi pueblo. De Winifreda me llamaron a las 3 de la tarde, estaba durmiendo la siesta, pero los atendí igual. A ellos no se les falla.


 --Espero que digas lo mismo dentro de diez años si es que triunfás en el fútbol. Muchos jugadores del interior, en medio del estrellato, se olvidan de sus orígenes.


 --Yo no. A Winifreda lo llevo en mi corazón. Al pueblo le debo todo lo que soy como persona.


 --¿Sos el más famoso de Winifreda?


 --No sé. Daniel Martínez (actual médico de la Selección Argentina Sub 20) también es de Winifreda. El no llegó a jugar ni un partido en la primera de Argentinos porque en un amistoso, Oscar Ruggeri le pegó de atrás y le rompió la rodilla. Se operó un montón de veces y no se recuperó jamás. Por lo menos camina.

La convivencia con Marquitos




 --¿Cómo es vivir con Marcos Litre?


 --Divertido. Me hacen reir las pavadas que hace. Baila, canta, grita. Está de buen humor todo el día. Se la pasa cantando el tema "Las Botineras", de Dipy. Eso sí, no tiene voz ni oído para la música.


 --¿Cómo se reparten las tareas del hogar?


 --Si uno cocina al mediodía, el otro lo hace a la noche. El que tiene ganas de barrer, barre, pero en la limpieza le damos duro y parejo los dos.


 --¿Cuál es el plato que mejor le sale a Litre?


 --Cocina muy bien, se destaca en las salsas. Pastas con bolognesa de Litre, la especialidad de la casa.

Sergio Daniel Peyssé/"La Nueva Provincia"

Ya no es el `Paisano come girasol'

Por Marcos Litre (*)










 "Julio es muy tranquilo, aunque también muy volado. A veces, cuando se sienta en el sillón con la computadora, parece que vivo solo. Le hacés una pregunta y es como hablarle a la pared. Es un ente.


 "En la cocina anda flojito, le pongo un 6. Lo único que sabe hacer es un pionono salado que le enseñó la madre, pero es una preparación que puede hacer hasta un nene de dos años. ¿Qué misterio tiene ponerle queso, jamón, lechuga y tomate a un pionono?


 "En facebook debe andar cerca de los 1.000 contactos, pero la mitad se agregó después del gol que le hizo a Tigre. ¿Qué son todos del pueblo y hombres? No, te aseguro que la mayoría son mujeres y de Winifreda hay pocas.


 "Además, no se va a quedar hasta las dos de la mañana enviándoles mensajes a hombres. En Winifreda, los chacareros se acuestan temprano.


 "Cuando vamos al centro, las mujeres se vuelven locas. Se escucha: `Mirá, mirá, ahí viene Furch'. El saluda, se saca fotos, es un gentleman. Cuando regresamos a casa, me dice: `La verdad, estoy cansado de que la gente me pare y me salude'. Claro, ya no es el Paisano come girasol".

(*) Compañero de Olimpo







Mustang Cloud - CMS para portales de noticias