Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

"La UCR es de centroizquierda"

El titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Angel Rozas, definió a la identidad político-ideológica del partido como humanista y de centroizquierda. El ex gobernador chaqueño por tres períodos consecutivos (1991-1995, 1995-1999 y 1999-2003) anticipó que el próximo congreso interno, previsto para junio venidero, apuntará a superar la crisis provocada por el derrumbe del gobierno de la alianza que integrara con el Frepaso (1999-2001).


 El titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Angel Rozas, definió a la identidad político-ideológica del partido como humanista y de centroizquierda.


 El ex gobernador chaqueño por tres períodos consecutivos (1991-1995, 1995-1999 y 1999-2003) anticipó que el próximo congreso interno, previsto para junio venidero, apuntará a superar la crisis provocada por el derrumbe del gobierno de la alianza que integrara con el Frepaso (1999-2001).


 En la actualidad, Rozas cree que, para transformarse en una nueva alternativa de poder, el radicalismo necesita ratificar su rol de oposición diferente a la tradicional.


 Estos son los tramos principales de la entrevista concedida por el dirigente:


 --¿Cuál es el objetivo principal del congreso de junio?


 --El radicalismo estuvo confundido. Es la opinión generalizada que uno recoge de la sociedad. Nos parece imprescindible recuperar o ratificar la identidad política e ideológica porque, desde siempre, la UCR fue un partido con una mirada hacia lo humanista y social, lo que podríamos llamar de centroizquierda.


 --¿Esto significa aíslar a sectores partidarios que no están cerca de esta visión?


 --Este congreso no busca achicar la vereda por la que hoy transitan todos los radicales. El partido siempre tuvo matices. A mí no me disgusta que sigan existiendo, pero las bases ideológicas fundamentales deben ser ratificadas porque es como un empezar de nuevo.


 --La UCR, ¿también buscará definir su rol opositor?


 --Vamos a ratificar nuestro rol opositor. Desde que asumimos la conducción tenemos clara cuál es nuestra misión. Debemos ser una oposición diferente a la tradicional, la que decía "yo gané las elecciones porque fracasó el otro". En la Argentina ya no hay cabida para eso. Debemos mejorar las ofertas, sin pretender que quien gobierna caiga derrotado. La experiencia de 2001 muestra, claramente, que a ninguno le fue bien con una crisis tan profunda.


 --Se trata de no hacer oposición sistemática...


 --Sé que hay fuerzas que tienen trazado otro camino,... el de la oposición sistemática, el de los palos en la rueda y el de todo está mal, aunque algunas cosas estén bien. Nosotros elegimos un camino diferente, mucho más difícil, pero es el que nos permitirá hacer un partido en serio y convertirnos en alternativa de poder. Aplaudiremos las cosas que estén bien y corregiremos las que estén mal, pero no desde la declamación sino desde la propuesta concreta.


 --¿Cómo ve la gestión del gobierno?


 --En estos primeros meses, la traza política del gobierno es, para nosotros, aceptable. Algunas cosas nos preocupan. ¿Cuáles? Esto de no abrir el diálogo a todos los sectores de la oposición en la renegociación de la deuda externa, el ALCA o el Mercosur. Son temas que comprometerán a generaciones de argentinos. El gobierno, en eso, está fallando. También vemos falta de decisión en el doctor (Néstor) Kirchner para cuestiones como Santiago del Estero.


 --¿Y en lo económico?


 --Ni el presidente ni la oposición tenemos un proyecto de mediano y largo plazo. Esto es preocupante. Si no se toman recaudos puede ser una causa grave. Las economías regionales hoy viven un buen momento. El campo tiene rentabilidad; pero esto no es para toda la vida y no hay política agropecuaria. ¿Qué pasará cuando la soja y la producción primaria vuelvan a los precios normales? Aprovechemos esta bonanza para diseñar esa política agropecuaria que no tenemos.


 --¿En lo social?


 --Falta una política de desarrollo humano. El tema piqueteros o los planes Jefas y Jefes de Hogar no son manejados a fondo por el gobierno.

Rodolfo Colángelo/Agencia Télam