BUENOS AIRES ENTRE CORTES Y QUEBRADAS

Dos cordobeses ganaron el primer Mundial de tango

8/3/2003 | 09:00 | Húngaros. Johanna Kulik y Josip Bartulovic se enamoraron del tango luego de ver 10 segundos de una escena de la película El Padrino. Hace unos días, volaron desde Budapest. "Amo el tango porque es diferente a otras danzas. Una tiene que seguir cada movimiento del torso del hombre, porque él lidera, por lo que es lenguaje del cuerpo y los sentidos", indicó Kulik, bañada en sudor tras finalizar una de las rondas clasificatorias.



Húngaros. Johanna Kulik y Josip Bartulovic se enamoraron del tango luego de ver 10 segundos de una escena de la película El Padrino. Hace unos días, volaron desde Budapest. "Amo el tango porque es diferente a otras danzas. Una tiene que seguir cada movimiento del torso del hombre, porque él lidera, por lo que es lenguaje del cuerpo y los sentidos", indicó Kulik, bañada en sudor tras finalizar una de las rondas clasificatorias.






 BUENOS AIRES (EFE) -- Una pareja de bailarines oriunda de la provincia de Córdoba se consagró ganadora del Primer Campeonato Mundial de Tango, que se realizó en Buenos Aires en el marco de la quinta edición del Festival de Tango.


 Gisela Galeassi, de 20 años, y Gastón Godoy, de 18, se impusieron en la final de la categoría "Tango de Escenario", de la que participaron otras 153 parejas argentinas y extranjeras.


 La canción elegida por los jóvenes fue Tanguera, de Mariano Mores, y su interpretación deslumbró tanto al jurado como al público reunido en el Teatro Metropolitan de la Capital Federal.


 Además de ganar 3.500 pesos, los primeros campeones mundiales de tango tuvieron el privilegio de bailar ayer por la noche en el Teatro Colón, uno de los más prestigiosos de Latinoamérica, con música interpretada por su orquesta estable.


 "Estamos sorprendidos, no lo esperábamos", admitió Gastón. La pareja baila tango desde hace apenas cuatro años y Gisela indicó que el éxito requiere "de mucho entrenamiento, pero sobre todo de una gran pasión" por la música típica del Río de La Plata.


 El V Festival Buenos Aires Tango comenzó el pasado sábado y culminará mañana.


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 El fin de la fiesta incluirá la final mundial de "Tango de Salón", de la que intervendrán 137 parejas de todo el mundo.


 En sus primeros seis días, el Festival de Tango incluyó conciertos, clases magistrales y exposiciones que reunieron a un gran número de público.


 Además, el pasado martes se presentó la primera etapa de la reconstrucción de la casa de Carlos Gardel, en el barrio de Abasto, para convertirse en un museo dedicado a la figura más popular e internacional del tango.

Pasión sin fronteras. Con sus cuerpos pegados el uno con el otro, los bailarines se deslizan a lo largo de un escenario teatral en La Boca, el más colorido de los barrios de Buenos Aires, la capital del tango.




 La pareja gira y gira y de repente frena, y vuelve a moverse entre las penetrantes notas de un acordeón y un bajo, mientras la audiencia mira atenta, bajo un techo de estrellas y una luna en cuarto creciente.


 La mujer, en un traje negro de seda de corte irregular, con una blanca flor en el cuello, patea con sus tacos altos hacia el cielo, custodiada por los ojos de su compañero.


 Y culminan su exhibición en una pose seductora, mirándose a los ojos con sus labios rozándose.


 Luego, Kuwabara Kazumi y Taisuke Hanabusa, quienes viajaron 17.400 kilómetros desde Japón para competir en el primer Mundial de Tango que se realiza en el país que dio a luz a esa danza, se ruborizaron.


 "Estamos muy contentos de poder participar en la competencia, pero por supuesto, mejor será ganar", dijo Kazumi, de 33 años, quien comenzó a estudiar tango 14 años atrás luego de ver en Tokio una presentación de Tango Argentino.


 La mayoría de los contendientes es argentina, pero bailarines provenientes de Uruguay, Eslovenia, Alemania, China, Francia y algunos otros países pelearon por el título de Campeón Mundial.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias