Monseñor Guillermo Garlatti, nuevo titular arquidiocesano

DESIGNACION PAPAL

Monseñor Guillermo Garlatti, nuevo titular arquidiocesano

12/3/2003 | 09:00 | En estricto cumplimiento de una tradición vaticana que impone el mediodía romano como la hora señalada para la difusión de las designaciones obispales, se conoció ayer la nominación de Monseñor Guillermo José Garlatti como nuevo titular de la arquidiócesis de Bahía Blanca. Eran las 8 en nuestra ciudad, cuando a través de distintos medios informativos (incluyendo las emisiones satelitales de los informativos de Radio Vaticano que pueden escucharse en nuestra ciudad) se confirmó que, a nueve meses de hacerse efectiva la renuncia de Monseñor Rómulo García por razones de edad, la Curia bahiense ya tenía un flamante titular, más precisamente, el quinto en su historia.

Monseñor Guillermo Garlatti, nuevo titular arquidiocesano

Monseñor Guillermo Garlatti, nuevo titular arquidiocesano. El país. La Nueva. Bahía Blanca


 En estricto cumplimiento de una tradición vaticana que impone el mediodía romano como la hora señalada para la difusión de las designaciones obispales, se conoció ayer la nominación de Monseñor Guillermo José Garlatti como nuevo titular de la arquidiócesis de Bahía Blanca.


 Eran las 8 en nuestra ciudad, cuando a través de distintos medios informativos (incluyendo las emisiones satelitales de los informativos de Radio Vaticano que pueden escucharse en nuestra ciudad) se confirmó que, a nueve meses de hacerse efectiva la renuncia de Monseñor Rómulo García por razones de edad, la Curia bahiense ya tenía un flamante titular, más precisamente, el quinto en su historia.


 Según las normas canónicas, en simultaneo con la difusión mundial de la noticia, el representante del Santo Padre en nuestro país (o Nuncio Apostólico), Monseñor Santos Abril y Casteló le comunicó al designado --quien se encuentra en San Miguel, participando de una reunión de la Conferencia Episcopal-- su nuevo destino pastoral.


 Hasta aquí, Monseñor Garlatti, venía desempeñándose como obispo de San Rafael (Mendoza), diócesis a la que había llegado con la misión de solucionar un conflicto suscitado en una casa de la congregación del Verbo Encarnado, el cual alcanzó cierta repercusión nacional.


 Nacido el 12 de octubre de 1940 en Forgaria (Provincia de Udine, Italia), el nuevo arzobispo llegó a nuestro país siendo un niño.


 Realizó sus estudios secundarios en el seminario menor Nuestra Señora de Luján y los de Filosofía y Teología (requisito indispensable para ser sacerdote) en el seminario mayor San José, ambos dependientes de la arquidiócesis de La Plata.


 También en la capital bonaerense --más exactamente en la parroquia San Cayetano-- fue ordenado el 5 de julio de 1964, siendo su primer destino el de prefecto en el mismo seminario menor Nuestra Señora de Luján del que había sido alumno cuando adolescente.


 Durante su trayectoria, también se desempeñó como prefecto moderador en el seminario mayor San José, profesor de filosofía y rector.


 Garlatti es licenciado en Teología, profesor de Filosofía y Pedagogía y diplomado en Exégesis Bíblica.


 El 11 de diciembre de 1986, Juan Pablo II lo designó como Prelado de Honor.


 Fue miembro del Colegio de Consultores y del Consejo Presbiteral de la Arquidiócesis de La Plata y párroco de Nuestra Señora de La Piedad (Seminario de La Plata).


 Al mismo tiempo, desarrolló una ecléctica actividad ministerial en varias parroquias de la Arquidiócesis, en campamentos juveniles, Jornadas de Vida Cristiana, predicación en retiros espirituales y dictado de cursos y conferencias tanto en La Plata como en otros puntos del país.


 El 27 de octubre de 1994, Juan Pablo II lo ungió como obispo titular de Acque Regie y auxiliar de La Plata.


 El 30 de agosto de ese mismo año, en la catedral platense recibió la consagración episcopal de manos de Monseñor Carlos Galán, titular de la arquidiócesis.


 Hasta aquí, en la Conferencia Episcopal Argentina, es miembro de la Comisión Permanente, delegado de la región pastoral Cuyo e integrante de la comisiones de Catequesis y Educación Católica.


 En períodos anteriores fue presidente de la Comisión de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo y Otras Religiones y miembro de la comisión de Fe y Cultura.


 Justamente, como especialista en cuestiones bíblicas y activo propiciante del ecumenismo y el diálogo entre cristianos y judíos, Garlatti había visitado nuestra ciudad en el año 2000.

"Muy agradable y muy abierto"




 No había pasado ni una hora desde conocida la noticia, cuando a las 8.36 y en seguimiento de precisas instrucciones del todavía "Administrador Apostólico", Monseñor Néstor Navarro, el canciller de la Curia Local, Monseñor Pedro Laxague emitió vía correo electrónico una salutación de bienvenida al nuevo arzobispo.


 "Toda la comunidad de la Arquidiócesis de Bahía Blanca, le da gracias a Dios por su nombramiento como nuestro Padre y Pastor y a Usted por haber aceptado la designación del Papa para venir aquí a estar con nosotros", señala el escrito.


 Desde el principio quedó claro que en los pasillos del edificio de la avenida Colón al 200, se recibía la noticia con beneplácito, ya que, de su referida anterior visita a nuestra ciudad, quedaba el recuerdo de Monseñor Garletti como "un hombre muy agradable para el trato y muy abierto".


 "Fue una larga espera, exactamente como la de un embarazo, pero se puede decir que culminó con un parto natural", bromeó alguien muy allegado, en relación a los nueve meses de espera durante los cuales Monseñor Navarro se desempeñó como administrador apostólico.


 Si bien resulta sabido que una decisión de esta magnitud, más allá de especulaciones, recomendaciones y postulaciones, dependía pura y exclusivamente de Roma, con cierta reserva, algunos observadores habían apuntado el nombre de Monseñor Garletti como a uno de los potenciales candidatos a ocupar este arzobispado.


 "Aunque en todo este tiempo se nombró a tantos, que alguno de ellos, sin dudas, iba a ser", se mencionó.


 Respecto la fecha de asunción, aún se desconocen precisiones, aunque lo usual sería que la misma se realizara "alrededor de dos meses después de la designación", según explicó la misma fuente irreprochable.


 De cumplirse esa norma (que no es escrita, pero suele ser habitual) todo parece indicar que el nuevo Arzobispo será ungido como tal recién después de la celebración de la próxima Pascua.


 Antes que eso, en una primera visita que podría realizarse en breve (acaso la próxima semana) podrían conocerse otras precisiones sobre eventuales cambios que se lleguen a instrumentar.


 Por lo pronto, hasta el próximo lunes, Monseñor Garlatti permanecerá en San Miguel, junto a los demás obispos argentinos, Monseñor Néstor Navarro incluido.


 Puede inferirse que durante estas horas, ambos mantendrán alguna conversación acerca de las características de la arquidiócesis bahiense.


 Precisamente uno de los interrogantes que quedan por despejarse es la situación del propio Navarro, a quien --más allá del aprecio personal se supo ganar-- su condición de "auxiliar" restó chances de aspirar al cargo, ya que no es habitual que se escalen dos peldaños de golpe en la estructura jerárquica católica.


 "Lo usual sería que fuera trasladado como obispo titular a alguna otra diócesis", se explicó.


 No obstante, dadas las dimensiones de la jurisdicción, la presencia de un obispo auxiliar para atender las demandas del amplio territorio estaría ampliamente justificada, aún en un tiempo de escasez de recursos humanos disponibles, desde el punto de vista vocacional.


 "Lo más atinado es no intentar adelantarse ni adivinar nada. Si ya esperamos nueve meses con total calma, bien podemos aguardar unos días más hasta conocer más precisiones", se recomendó, en cristiano ejercicio de la paciencia, desde la Curia.

La Arquidiócesis, en números




 * La extensión total de la arquidiócesis con cabecera en nuestra ciudad asciende a 82.624 kilómetros cuadrados, con una población estimada de 700 mil habitantes.


 * De ese total, aproximadamente el 85 por ciento se declaran católicos, comprendidos en 57 parroquias y 146 iglesias y capillas.


 * Un total de 110 sacerdotes diocesanos y religiosos ejercen su ministerio en esta jurisdicción, además de 2 diáconos permanentes y 16 religiosas.


 * 19 congregaciones masculinas y 43 masculinas tienen representantes en este territorio. 121 centros educativos dependen de la arquidiócesis.


 * Bahía Blanca fue creada como diócesis en 1934 por Pío XI. El 11 de febrero de 1957, Pío XII la elevó al rango de arquidiócesis.


 * Monseñor Garlatti será el quinto obispo y el cuarto arzobispo bahiense. Lo antecedieron los monseñores Leandro Astelarra, Germiniano Esorto (primer arzobispo), Jorge Mayer y Rómulo García.

Gustavo Mandará





Mustang Cloud - CMS para portales de noticias