Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Las afecciones en la voz crecieron más de un 30 % durante la pandemia

Por los cambios en “la dinámica de comunicación” y el “uso del barbijo”, según expresaron especialistas del Hospital de Clínicas de Buenos Aires.

La mayoría de las patologías de la voz tienen que ver con patologías benignas que se producen por mal uso y abuso vocal, aseguran.

   Las consultas por afecciones en la voz se incrementaron más de un 30% desde que comenzó la pandemia de coronavirus por cambios en “la dinámica de comunicación” y el “uso del barbijo”, según especialistas del Hospital de Clínicas, quienes recomendaron “no subestimar los síntomas”.

   “La mayoría de las patologías de la voz tienen que ver con patologías benignas que se producen por mal uso y abuso vocal, por un sobreesfuerzo fonatorio”, explicó Fabiana Wilder, jefa de Fonoaudiología del Hospital de Clínicas.

   Con la pandemia, las consultas por alteraciones en la voz se incrementaron más de un 30% en personas de entre 20 y 60 años, y en menor medida en el rango de 65 y 70.

   Entre las causas, Wilder incluyó las restricciones implementadas por la emergencia sanitaria: “Cambió la dinámica de comunicación. Por el barbijo se nos limita nuestra claridad y tenemos que hacer más esfuerzo para ser entendidos”.

   “Sobre todo aumentó la consulta en docentes que tuvieron una alta demanda y en muchas actividades que debieron tener un cambio en su modo de comunicación, sin saber cómo realizarlo, cómo adecuarse y ahí aparece la disfonía”, puntualizó la especialista y explicó que también pueden producirse nódulos, pólipos, edemas o quistes de cuerda vocal.

   Nicolás Corvatta, profesor de educación física de 27 años que está tratando esa afección, contó a Télam que se acercó al Clínicas porque trabaja “varias horas en el día al aire libre con mucha gente y esforzaba la voz bastante”.

   Sobre sus síntomas detalló que cuando llegaba al final de su jornada sentía muchas molestias en su garganta y como se hacían cada vez más frecuentes decidió hacer una consulta y comenzar a tratarse.

   “Sentía mucha picazón, se me cerraba la garganta y a veces me traía disfonía. Creo que la pandemia agudizó un poco este tema ya que por el uso del barbijo uno tiene que esforzar más la voz levantando el tono para que los alumnos puedan escuchar”, dijo.

   Otro factor que derivó en problemas en las cuerdas vocales fue el trabajo remoto que implicó que muchas personas dejaran las oficinas, donde “no tenían un uso de voz importante” y pasaran a realizar reuniones virtuales en las que “tienen que exponer y a veces no se escucha bien o no hay buenos micrófonos y tienen que hacer esfuerzos”, explicó Wilder.

   “A partir de ahí aparecen las molestias”, aseguró la profesional y señaló que los pacientes refieren diversos síntomas de lo que se denomina “queja vocal” que incluyen desde la sensación de sequedad o de cuerpo extraño en la garganta, hasta el carraspeo, cambios en la voz y ronquera.

   Por eso la licenciada en Fonoaudiología advirtió que no se deben subestimar cualquiera de estos síntomas o un cambio en la voz y hay que consultar a un especialista.

   “En general los pacientes consultan tardíamente porque piensan que ya se les va a pasar, pero si los cambios duran más de 15 días requiere sí o sí de una consulta con un laringólogo y un fonoaudiólogo especializados”, señaló y explicó que en la mayoría de los casos el tratamiento consiste en una rehabilitación con ejercicios y en establecer un nuevo modo de comunicación que sea efectivo y sin esfuerzo.

   Entre las recomendaciones para evitar molestias por el uso del barbijo, Wilder sugirió utilizar frases cortas, lentificar el habla y sobrearticular.

Para tener muy en cuenta

   1. Las alteraciones en la voz suelen aparecer en mayor frecuencia entre los 25 y los 45 años, sobre todo en personas que utilizan su voz profesionalmente.

   2. Las condiciones ambientales como “la humedad, el polvo y los cambios de temperatura” afectan directamente sobre el órgano fonador.

   3. En este sentido y para ayudar a que las condiciones ambientales no afecten en un grado mayor nuestra cuerdas vocales, es importante la hidratación.

   4. Otro aspecto clave es la postura y la relajación, más en tiempos donde predomina la ansiedad y el estrés, que también repercuten mucho sobre la voz.