Un mapa complejo para una Provincia con desafíos

25/12/2021 | 07:00 |

La columna semanal de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en la capital provincial.

Por
Ricardo Salas

   El dinamismo político es un proceso cíclico. Es una foto parlamentaria que se repite año tras año.

    El oficialismo gobernante de turno, pretendiendo que le voten la ley de presupuesto (y la ley fiscal que permite subirle impuestos a los contribuyentes bonaerenses) para el año que viene. La oposición, por su parte, obstaculizando todo aquello que pueda regañar.

    Es que, los legisladores (oficialistas u opositores) captan mayor protagonismo político cuando el almanaque anual tiene vencimiento próximo.   

    Como puede influir en la responsabilidad institucional el impacto de la no aprobación del presupuesto nacional en el Congreso en el debate del paquete presupuestario bonaerense 2022 y la nueva oleada de contagios por una nueva cepa de la pandemia por lo que resulta  necesario reproducir la campaña de vacunación “anti Covid” en ámbito bonaerense, ocupan la agenda de la política vernácula.

    Desde el esquema opositor de Juntos por el Cambio piden una readecuación de los recursos debido a que la administración de Axel Kicillof recibiría menos ingresos por la prórroga del presupuesto del gobierno nacional de los Fernández (Alberto y Cristina).

    También plantean “mejoras” para tener el mejor presupuesto “posible” para la Provincia.  

    A la Gobernación sólo le interesa tener Presupuesto bonaerense. Por eso, con matices, aseguran que en la Legislatura se está dando una discusión más “razonable” que en el Congreso de la Nación.

    Claro que existen demandas, debates y discusiones que hay que terminar de cerrar (por ejemplo, los recursos disponibles para el Fondo de Infraestructura Municipal) pero las negociaciones “están bien encaminadas”, dicen.

   De hecho, algunos ministros reiniciaron la ronda de charlas informativas en ámbito parlamentario con el objetivo de despejar las dudas de senadores y diputados, especialmente de la oposición, y lograr que el presupuesto sea aprobado en la medida de lo posible, durante los pocos días hábiles de la semana que viene.  

    La diversidad de posturas dentro de los bloques legislativos de Juntos puede también responder a la “necesidad” opositora por zanjar “tensiones internas”, calculan desde la coalición oficialista del FdT.

    En esa línea esperan que la envalentonada oposición no se sienta cómoda con el rechazo a los presupuestos para  obstaculizar la gestión del Gobierno.  

Sobre la mesa

    La ley que le permitiría a los intendentes ir por un período más en el año 2023 y el reparto de “cargos vacantes estratégicos” en empresas estatales, en el directorio del Banco Provincia y en la Suprema Corte de Justicia y en la Defensoría del Pueblo que la oposición de JxC pretende poner en la mesa de negociación para aprobar el Presupuesto 2022 que demanda el oficialismo gobernante del Frente de Todos también aparecen en disputa.  

   Claramente, el contexto económico social no merece semejante escenario de “incertidumbre”. Incluso, la bonificación que decidió pagar la administración Kicillof de 20 mil pesos a empleados estatales y de 8 mil pesos a jubilados que perciban el haber mínimo, una pensión y quienes cobren planes sociales, puede significar un alivio de bolsillo en los últimos días del año frente a la inflación, pero no resuelve el problema salarial de fondo en la PBA.

   En términos políticos, el mejor obsequio navideño que podría dejar “Papá Noel” sería empezar a cerrar esa grieta ideológica que contagia divisiones, incluso, ante un ciudadano común más inquieto en líneas generales por cuestiones inflacionarias que mes a mes se comen los salarios de bolsillo; desempleo: pobreza; inseguridad y los efectos psicológicos de la pandemia sanitaria.

    Justamente, el objetivo gubernamental del denominado “pase sanitario” para asistir a actividades con aglomeración de personas, es que la población se vacune.

    Eso es responsabilidad de todos como plataforma focalizada en conversaciones cotidianas para evitar una nueva ola de un virus altamente contagioso que podría repercutir durante el primer trimestre del año venidero.  

    En despachos gubernamentales de calle 6 sostienen que existe una posibilidad de que la economía bonaerense, que está en recuperación luego de casi dos años de pandemia, vuelva a resentirse si las condiciones sanitarias empeoran en los próximos meses.

   Kicillof convocó hace pocas horas a una “reunión informativa de emergencia” por esas cuestiones a su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde y a los ministros de Hacienda y Finanzas, Pablo López; de Salud, Nicolás Kreplak, y de Infraestructura, Leonardo Nardini.

    A todo esto en la Legislatura, el diputado de JxC por la Sexta, Emiliano Balbín, presentó un proyecto de ley de creación de un “protocolo de evaluación para la creación de nuevas provincias en territorio bonaerense”, con el fin de sistematizar el análisis, evaluaciones y conveniencias de avanzar con la idea que reflotó días atrás el senador nacional, Esteban Bullrich.

    La iniciativa propone la creación de una comisión bicameral de estudio y seguimiento de los diferentes proyectos que proponen la división territorial de la actual provincia de Buenos Aires.

    Y además, prevé la realización de una “consulta popular”, para establecer con certeza si la ciudadanía desea o no que su municipio forme parte de una nueva provincia.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias