Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Monte Hermoso es mucho más que playa: qué otros lugares se pueden visitar

Además del mar, existen muchos otros puntos de interés en el balneario para disfrutar en familia, como museos, excursiones, lagunas y sitios históricos.

Fotos: Agencia Monte Hermoso y Archivo La Nueva.

   Monte Hermoso es sinónimo de playa, sol y diversión asegurada a orillas del mar, sobre todo en los meses cálidos. En cada verano, miles de personas de la región y de todo el país viajan en forma constante a esta pequeña ciudad de la costa del sudoeste bonaerense, convirtiéndola en una verdadera metrópolis y multiplicando en varias veces su población estable.

   Durante los tres o cuatro meses más cálidos del verano, el balneario pasa de ser un tranquilo y bello lugar para vivir a una ciudad inmensa con muchísima gente en la arena, en las calles, en los restaurantes y comercios en general. Todas esas personas buscan alejarse del día a día en sus localidades de residencia, escapar a la rutina a la que están acostumbradas y relajarse en la calidez de sus aguas.

   Es como una marea, pero humana. Fuera de la playa, los turistas recorren teatros, confiterías y negocios en general, se sientan en peatonales, disfrutan de espectáculos callejeros y recorren la ciudad a lo largo y a lo ancho, eso sí, sin alejarse mucho del mar.

   Pero Monte Hermoso es mucho más que eso. Además, no todos los días es posible disfrutar de la arena y sus aguas, y eso quedó en evidencia durante la última semana, cuando las condiciones meteorológicas que reinaron en gran parte de la región, obligaron a los turistas a buscar nuevas opciones para entretenerse y pasar sus vacaciones.

   Por supuesto, no fue necesario perder horas de sueño para determinar qué se puede hacer. Opciones hay muchas, para todos los gustos y no todas tienen al mar o la playa como su principal componente. Esperar largo tiempo para comprar una docena de churros -como se vio en la última semana, con largas colas en los comercios- puede parecer una alternativa, pero solo a la hora de tomar mate. En todo caso, esos churros se pueden llevar para merendar al momento de visitar otros lugares indispensables que hay que conocer antes de terminar las vacaciones en el balneario.

   Una de las opciones que caen de maduras ante un día en que el estado del mar no es el ideal o bien el turista quiere alejarse de la conglomeración de la playa, es la laguna Sauce Grande.

   Ubicada en el ingreso al balneario, este inmenso espejo de agua cuenta con servicios y opciones para pasar una jornada cerca del agua, con otro nivel de tranquilidad y disfrutando de deportes y juegos acuáticos, además de la pesca.

   “Con o sin viento, esta es una buena opción para disfrutar -cuenta Alejandro Alvarez, encargado del lugar-. Contamos con un sector delimitado para balneario y que, además, se encuentra protegido por guardavidas de 10 a 20. Entonces, la gente viene y disfruta del agua y las instalaciones”.

   Desde el comienzo de la actual temporada, la afluencia de público ha sido más que importante.

 

La laguna Sauce Grande brinda la posibilidad de practicar deportes acuáticos.

 

   “Tenemos baños públicos, parrillas, un carro de comidas rápidas y bebidas, y también un sector parquizado. La laguna es una buena opción para la gente que quiere algo distinto y más tranquilidad”, señala.

   A esto se suma la posibilidad de realizar deportes acuáticos.

   “Esta temporada, la vedette es la moto de agua, que se lleva todo el protagonismo. Pero también se puede hacer sky, jetsky, navegación de paseo, deportes de vela, pesca y tablas. Inclusive, en el lugar se alquilan tablas de surf y kayaks”, explica.

   Un poco más lejos del mar, el conocimiento del lugar donde se encuentra vacacionando también despierta el interés de la gente. No son necesarios justamente los días desapacibles para introducirse en este fantástico mundo, pero lo cierto es que esas jornadas son en las que más concurrencia se registra en los museos Histórico y de Ciencias Naturales de Monte Hermoso.

   El primero de ellos, a cargo de Juan Sorensen, además de todas las cosas, objetos, fotos y elementos que se pueden encontrar en interior, ofrece la posibilidad de hacer dos recorridos por distintos puntos del balneario, para conocer los orígenes de uno de los puntos más importantes de la costa bonaerense.

   Además, este año presentó una muestra relacionada con la pesca de tiburones, que se dio mayormente en las décadas de 1940 y 1950, y se extendió hasta la de 1960.

 

El Museo Histórico cuenta con una gran variedad de elementos y fotos de distintos momentos en la vida de Monte Hermoso. Actualmente hay una muestra sobre la pesca de tiburones, que se dio entre las décadas de 1940 y 1960.

 

   “Hace mucho tiempo que queríamos hacerla y nos decidimos para esta temporada -señala-. Contamos con documentación, fotografías y objetos que teníamos sobre el tema y la presentamos”.

   A todo esto se suma la gente que se interesa por la historia del balneario, desde los tiempos de la Goleta Lucinda Sutton y el Hotel de Madera en adelante.

   “A todo eso hay que sumarle todas las cosas que tenemos en el museo”, explica.

   “La temporada viene muy bien -agrega Sorensen-. En la primera quincena hubo muchísma gente y durante la segunda, en los momentos en que no acompañó tanto el clima, el museo estuvo a pleno”.

   El lugar se puede visitar de 9 a 15 y de 17 a 23.

   El Museo de Ciencias Naturales es otro sitio que hace las delicias de grandes y chicos. Allí, más allá de las visitas guiadas que se llevan a cabo a la reserva provincial Pehuen Co-Monte Hermoso, donde están las huellas humanas de 7 mil años de antigüedad, se puede encontrar una muestra basada en paneles, donde se relata una historia paleontológica y arqueológica local, a la que se suman restos de megamamíferos que llegan a tener hasta 30 mil años.

   “También contamos con flora y fauna nativa, visitantes marinos que llegan a nuestras cosas en distintas épocas del año, acuarios y exhibidores de medusas, además de una muestra itinerante de minerales”, destaca Natalia Sánchez, a cargo del lugar.

   En ese sentido, destacó que este año han pasado más de 3.200 personas por la entidad, con picos diarios de 600.

   “Lo que hicimos en la primera quincena equivale a toda la cantidad de gente que vino en enero del año pasado”, señala.

 

La música en la playa y los shows no se detienen

 

En el marco de los recitales gratuitos en la playa, este viernes se presentará El Plan de la Mariposa, en el Parador Club 9, mientras que para el jueves 3 de febrero fue reprogramada la actuación de Nonpalidece, en Guardalavaca.

En tanto, entre los espectáculos que ofrece el Centro Cultural Monte Hermoso, hoy se presentará El Gato Peters con su unipersonal MasterGato, chef del humor; el miércoles 26 será el turno de Cacho Garay y su show humorístico Vamos Re´Tomando, y el jueves Fernando Samartin subirá al escenario para interpretar al mítico Sandro de América, con su show Sandro is Back!.

El viernes, en tanto, Pablo Gibelli le rendirá tributo a Cacho Castaña mediante su espectáculo Cacho, el último poeta, mientras que el sábado 29 de enero el Cuarto Soda presentará lo mejor del rock nacional con el Tributo a Soda Stereo.

Para presenciarlas, es necesario presentar el pase sanitario.

Las localidades están a la venta en las boleterías del Centro Cultural, de lunes a viernes de 8.30 a 13.30 y de 20 a 0; los sábados y domingos, el horario es de 9.30 a 13.30 y de 20 a 0.