Es el 75 % del rodeo nacional

“Todo es más fácil cuando el ganadero elige la raza Angus”

17/8/2020 | 07:00 |

Alfonso Bustillo resume el sentimiento, a menos de un mes de que la Asociación de Criadores cumpla un siglo de vida en el país.

Bustillo dijo que la carne vacuna ya no es un commoditie, sino un especialty. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva. y Archivo LN.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Habilidad materna, rusticidad, facilidad de parto y sanidad, calidad de carne y fertilidad. Son algunas de las virtudes que enumera --casi al pasar-- Alfonso Bustillo, vicepresidente primero de la Asociación Argentina de Angus, la entidad que el venidero 18 de septiembre cumplirá sus primeros 100 años de vida.

   “No hay mucho misterio. Si la raza, y sus cruzas, tienen el 70 % del rodeo nacional es porque, además, el negocio cierra. Entre otras alternativas, el ganadero se vuelca al Angus porque todo el más fácil”, dijo.

   “La raza está posicionada en todas las regiones del país. En el sudoeste bonaerense, en particular, se siente muy bien porque, además, cuenta con muy buenos ganaderos”, aseguró.

   Para Bustillo, una de las bisagras para el crecimiento, ha sido la selección por parte de los criadores.

   “Tal vez en las exposiciones se cometieron errores en las selecciones, pero el ganadero comercial nunca perdió su rumbo y siguió respetando esa condición”, afirmó.

   “A eso se suma la calidad de carne. En el mundo, Angus se relaciona con calidad. Cuando uno viaja, a donde sea, se da cuenta de lo que significa la marca. Es muy fuerte”, explicó Bustillo, en diálogo con La Nueva.

   La marca registrada Angus se empezó a certificar en los Estados Unidos, sobre fines de los setenta. Hoy, existen 200 certificadoras de carne, pero el 80 % lo hace el Angus Beef, que es el programa del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos).

   “Desde la Asociación de Angus tomamos este mensaje y desarrollamos nuestro programa de carne Angus certificado. Somos la única certificadora nacional”, comentó.

   “Esto es salir del commoditie, ya que la carne no lo es, sino que hoy es un especialty. Y te piden trazabilidad, origen, si tuvo antibióticos o no, dónde se crió, qué porcentaje de grasa intramuscular tiene y hasta qué tipo de terneza, que se puede medir por marcadores moleculares”, reconoció.

El resumen de lo sucedido con Angus en el período 2009/2019.

   Bustillo también dijo que la genética es determinante en la ganadería argentina.

   “Todo lo demás, como el manejo, la sanidad y la alimentación, por ejemplo, es importante, pero en genética hemos impulsado nuestro programa de reproductores Angus, con doce variables entre crecimiento y calidad de carne”, detalló.

   El plan es de 2002 y precisa calidad y cantidad carnicera.

   “Ya era muy innovador entonces. Hoy, casi el 90 % del resumen de padres está ecografiado y allí se puede medir la grasa de cobertura, la intramuscular y hasta el área de ojo de bife como medida de cantidad de carne”, contó.

   “Todo lo hacemos desde la Asociación de Angus, desde donde también brindamos servicio de interpretación para el resto de las razas”, agregó.

   “La carne es un producto demandado y que genera muchas divisas. Tenemos un importante mercado interno, pero hay un saldo, de un 20 o 25 %, de alta calidad que el mundo quiere comprar. Tenemos a China como un jugador fuerte, así como Europa siempre demanda calidad para sus restoranes”, admitió.

   “Hay muchos cortes de alta calidad, que el mundo quiere y que nosotros no tenemos los hábitos para consumirlos, excepto en nichos muy especiales. En el interior el lomo o el bife ancho no es muy popular; y eso se puede exportar”, sostuvo el dirigente.

   “No creo que haya otro camino que no sea exportar lo que producimos, sea carne o granos. El sector agroindustrial es la llave para que el país arranque. Ojalá que nuestras autoridades lo entiendan, ya que vivir con lo nuestro no sirve”, dijo Bustillo.

Sobre precios y mitos

   “¿Si la carne es cara? ¿Si se exporta será cara para el mercado interno? Esas creencias han hecho mucho daño”, comentó.

   “La carne es cara en el mundo, pero porque es caro producirla. Para hacer un kilo, el negocio se empieza tres años antes y tras una gran inversión, cuando en la avicultura el producto está listo, en algunos casos, en 60 días”, aseguró Bustillo.

“En la Argentina la carne sigue siendo un producto barato y de proteína de alta calidad. Con $ 400 hoy comprás un kilo de milanesa y eso alcanza para dos comidas de una familia tipo. No sé si con $ 400 comprás una pizza”, explicó.

   Respecto de la baja en el consumo por habitante por año en la Argentina, Bustillo señaló que, en realidad, lo que importa es la sumatoria de carnes; es decir, vacuna, pollo, cerdo e, incluso, cordero.

   “En carnes totales estamos en el orden de los 110 kilos por habitante por año. Uno de los más altos del mundo”, comentó.

   “La vacuna está en 50 kilos; el pollo creció a 40/45 y el cerdo ronda los 15. Es decir, es bueno que haya alternativas para que no siempre recaiga la presión social sobre la carne vacuna”, concluyó Bustillo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias