Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

En las alturas y en la tierra: Twenty One Pilots detonó el Lollapalooza

La banda de Ohio (Estados Unidos) enloqueció a las más de 100 mil almas que hicieron del Hipódromo de San Isidro un hormiguero. Gran segunda jornada.

El cantante Tyler Joseph fue corriendo entre las vallas con el micrófono inalámbrico en una mano. A mitad de camino se sacó la camiseta de la selección Argentina de fútbol y se la dio a una fanática. Luego siguió entre la gente hasta que trepó hacia lo más alto de un andamio en donde lo esperaba un bajo eléctrico y un gorro de invierno rojo. Desde ahí interpretó un par de canciones.

Twenty One Pilots era la banda más prometedora y superó las expectativas en el cierre de la segunda jornada del festival internacional Lollapalooza, que hoy concluye en el Hipódromo de San Isidro con, entre muchos otros, la presencia de Billie Eilish y la vuelta de la banda bahiense Los Fantabulósikos (a las 16).

Los Pilots son el grupo emblema de los nuevos formatos de banda de rock. Conocidos por sus shows épicos, el dúo que completa el batero Josh Dun estuvo a la altura de su reputación. Hicieron un recorrido completo por su extensa discografía y no dejaron a nadie con ganas de escuchar hits como “Stressed Out” y “Heathens”.

Claro, hubo muchísimos artistas más: la psicodelia de Tame Impala en el escenario Samsung dejó encantados a sus fanáticos y pidiendo un poco más a los neutrales. Hacía 7 años que no venían a la Argentina. Estuvo fantástico.

Otra banda que nos encantó fue los nacionales de Nafta (alucinantes), los mendocinos de Usted Señálemelo (rock glamoroso y súper arreglado) y la potencia arrolladora de Catupecu Machu.

Párrafo aparte merece Melanie Martinez, con sus joyas sonoras entre dulces y oscuras, con sus melodías naif que devienen profundas con la fuerza de sus letras sumamente personales. La extravagante artista dio un show repleto de climas distintos, recorriendo distintas facetas de su repertorio.

Lo de Jane’s Addiction fue tan intenso que no necesitó que se hiciera de noche para armar uno de los pogos más revoltosos del festival.

"Les gusta el rock", preguntó el creador del festival, el mismísimo Perry Farrel.

"Síiíí", le respondió la muchedumbre.

"A mi también", continuó Perry antes de que los graves estallaran en los cuerpos de todos los presentes.

La segunda jornada fue realmente emocionante y cerró con fuegos artificiales sobre el cielo algo nublado de la noche de Buenos Aires.

Muchos se quedaron bailando en la Bresh, la popular fiesta que pronto llegará a Bahía Blanca.

Hoy sigue la tercera y última jornada. Pronto novedades.