En un video, "Elsa" y el "Hombre Araña" adelantan un saludo para todos los niños en su día

15/8/2020 | 06:30 |

Guillermina Di Giorgio y Luciano Sosa se conocieron bailando tango y desde hace años, en la piel de Elsa de Frozen y del Hombre Araña, se dedican a sacarle sonrisas y hacer realidad los sueños de los más chicos.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva

Laura Gregorietti

lgregorietti@lanueva.com

 

   Como toda historia de amor, la de Guillermina Di Giorgio y Luciano Sosa tiene los condimentos justos para el recuerdo: ni Disney ni Píxar hubieran pensado en que la heroína del filme animado "Frozen", Elsa, y la estrella de Marvel, el Hombre Araña se conocerían bailando tango, se enamorarían y lograrían formar una familia.

   Las primeras miradas se cruzaron años atrás, en los cursos gratuitos de Tango que brindaban Sergio y Adriana en la Municipalidad.

   Hasta ahí llegaba Luciano Sosa con su mochila hippie, bohemio, en bici y luciendo su pelo largo.

   "A mi parecer era el que mejor bailaba, pero nunca me sacaba a bailar a mí", recuerda entre risas Guillermina.

   El Club Universitario fue, al final, quien ofició de Cupido entre ambos.

   "Somos enamorados de la danza, letras y música tanguera. Compartimos durante casi 20 años espectáculos, shows en fiestas y hermosos momentos de amistad con el Ballet de Sergio y Adriana. Nuestra historia de amor continuó y en 2004 llevó al nacimiento de Lara, luego nos casamos y en octubre de 2010 llegó Lautaro".

Foto: Gustavo Lobos

   Lara fue creciendo y entre sus pasiones estaba la de hacerlos cantar y bailar a sus papás como Rapunzel y las princesas.

   "Y un día surgió la idea de volcar todo ese arte en una obra de teatro. Fue un camino de mucho trabajo y pasión que tuvo su reconocimiento con el estreno de dos funciones a sala llena en el Municipal. A los pocos días, recibimos el llamado de una mamá que nos había visto en el teatro y quería que Rapunzel estuviera presente en el cumpleaños de su hija. Así fue como comenzamos la animación en los cumples, en Bahía y la zona, al punto de llegar a visitar 6 festejos en un día".

Foto: Graciela Scoppa

   Hasta ese momento, Luciano estaba a la par de Guillermina en la producción de las obras, y se caracterizaba del muñeco de nieve Olaf o del guardia de la película de Rapunzel.

   "Pero cuando nuestro hijo cumplió 4 años quiso hacer su cumple del Hombre Araña y su papá, de sorpresa, se apareció disfrazado de "Spiderman" para cantarle el feliz cumple y hacer unas piruetas con él. Estaba tan feliz Lautaro, los chicos lo abrazaban, que el video de ese momento hermoso lo subí al Facebook y muchas mamás pensaron que era un nuevo personaje que habíamos incorporado al show. Así comenzaron a llamarlo para los cumpleaños y es el día de hoy que lo llaman más que a mí! Ahora le hago bromas a mi marido diciendo que trabaja más de Hombre Araña que de su profesión de Ingeniero".

Foto: Gustavo Lobos

   Para Guillermina y Luciano, poder cumplir la ilusión a los chicos y también sacarle una sonrisa a los grandes no tiene precio.

   "En esta cuarentena nos costó hacernos amigos de los cumples virtuales, pero agradecemos esta nueva manera que tenemos hoy de seguir disfrutando y trabajando, logrando que el amor y la magia traspasen las pantallas."

   Pero el agradecimiento a sus personajes y los festejos en los cumpleaños les dieron más de una satisfacción. Como haber podido llevar su alegría a los barrios más necesitados, a chiquitos en tratamiento de salud, a comedores, merenderos, hospitales. O como haber vivido gracias a los cumples cuando Luciano se quedó sin trabajo.

   En el hogar de Guillermina y Luciano, los nombres de papá y mamá a veces pasan a ser "Elsa y el Hombre Araña".

   "Nuestros hijos ya están acostumbrados y resignados a que su mamá es Elsa y su papá, el Hombre Araña. Nos han visto ensayar, prepararnos, pelearnos, felices, nerviosos, ausentes prácticamente todos los fines de semana, han participado en las obras de teatro, nos hemos ido de vacaciones y han estado sentaditos a un costado mientras nosotros hacíamos shows a la gorra, han vivido de cerca tanto la felicidad como el sacrificio que nos significa hacer esto, pero bueno, después de todos ellos son nuestra inspiración, nuestra vida entera ¡y quizás nuestros futuros sucesores!"

Foto: Gustavo Lobos

   Los recuerdos van y vienen en la cabeza de Guillermina y cuenta anécdotas que al día de hoy, siguen generando risas.

   "Dante es un nene fan del Hombre Araña que desde sus 3 años lo invitó a sus cumples. Pero en el último, cumpliendo ya 8 años, le susurró al oído de su ídolo, sin que escuchen sus amigos: "esta vez no me hagas upa Hombre Araña". 

   También cita haber llegado hasta el cumple de una nena en Punta Alta con toda la ropa de Frozen, cuando la cumpleañera esperaba a Violetta. O haber llevado adelante el show en medio de un corte de luz. O el final feliz del día que volviendo de Cabildo, con el tiempo justo para llegar a otro cumple en Bahia, se les descompuso el auto en la ruta. 

   Este será un año de deseos para Guillermina y Luciano, que buscan, entre otras cosas, terminar de construir su casa.

   "En cada ladrillo levantado está el granito de arena y apoyo de cada familia que confió en nuestro trabajo. También soñamos con viajar a Disney, para conocer en persona a unos imitadores nuestros que nos dijeron trabajan allí", bromea entre risas.

   Ambos aseguran que su felicidad son Lara, Lauti, la familia y cada cumple del que pudieron ser parte. 

   Agradecen a cada mamá y papá por confiarles la ilusión de sus hijitos, el poder quedar en los felices recuerdos de infancia de tantos chicos y familias, cada abrazo y tantos besos, cada risa, cada mágico momento que sin dudas guardarán por siempre en su corazón.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias