Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

“Pibe, ojalá seas el 5 por ciento de lo que fue tu abuelo”, le dicen al Pékel más chico

Cristian Daniel, que la rompe en Libertad, es nieto de Luis Alberto, un goleador de raza que con 129 tantos en 265 partidos se convirtió en un referente histórico del fútbol liguista.  

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Diego me aclara que su hijo no recibió ofertas de equipos o de categorías superiores a la Liga del Sur. Le dije ayer en la cancha que me permita desconfiar, sobre todo por el nivel con el que viene jugando Cristian Daniel Pékel en Libertad, haciéndole honor a un apellido de delanteros potentes, vivaces y goleadores que marcaron una época dejando una huella en la rica y apasionante historia del fútbol local.

Tras el 5-0 a Tiro en el Polígono, donde anotó dos goles y tuvo que salir en el entretiempo por un golpe en la zona lumbar que lo dejó mareado, lo encaré derecho: por lo que te dijeron, ¿qué tenés de parecido a tu abuelo Luis Alberto, un 9 romperedes que irrumpió en el mundo de Primera división en Pacífico de Bahía y que también pasó por Liniers, Comercial y Rosario, por citar solo a los de acá.

Jugadorazo el “Ruso”.

“Los que vieron jugar a mi abuelo me dicen ´pibe, si llegás a ser el cinco por ciento de lo que fue él, te podés ilusionar con triunfar en el fútbol´. Varias veces escuché que después del Ruso Schmidt fue uno de los mejores centrodelanteros de la Liga, y los que opinan saben de lo que hablan”, señaló la “Bestia”, como lo apodan sus compañeros de este Libertad marcado por el deseo de ascender.

“Tal vez yo no sea tan referente de área como mi abuelo, pero voy al frente, meto y me defiendo con los brazos como lo hacía él. Le pegaba al arco como una mula, y ese es uno de los aspectos que debo seguir puliendo y practicando”, señaló el más chico de un árbol genealógico bien futbolero: Carlos Daniel (ya fallecido), hermano de Luis Alberto, jugó en Libertad, al igual que su tío Dante.

En el duelo de tribunas, se impuso la visitante, porque a Daniel, con 21 años y un futuro inimaginable, lo siguieron, entre familiares y amigos, unas 15 personas, mientras que del otro lado, en la oficial aurivioleta, estaba su tía Carina, hermana de su padre y madre de los hermanos Fraysse (Franco y Genaro), quienes integraron la plantilla de Tiro.

“Le ganamos y lo goleamos, imagínate las cargadas”, cristalizó este potente atacante de 21 años, que debutó en la mayor del club de sus amores en 2020, antes de la pandemia.

El próximo fin de semana Libertad-Rosario, choque de favoritos.

“Es el partido para demostrar de que está hecho este equipo, si tenemos con qué para convertirnos en candidatos”, deslizó mientras agradecía por la nota.

Y cerró: “El año pasado agarré mucha confianza, en este arranqué con una auto exigencia mayor y creo que estoy en mi mejor momento”.