Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Los útiles escolares, mercadería de lujo

El costo de los útiles no debe convertirse en un escollo para los chicos.

A poco de empezar el año escolar el común de la gente debe enfrentar un nuevo desafío: armar la canasta escolar, con los precios de los útiles aumentados de manera completamente irracional y descontrolada.

No es simple establecer el valor de exacto de esos elementos, porque es muy variable de acuerdo a marcas y lugares, pero la inflación, la especulación y la necesidad sin dudas sacan provecho del momento.

De acuerdo a algunos relevamientos, un cuaderno de tapa flexible de 48 hojas ha tenido, en relación a febrero del 2023, un aumento del 301%, las etiquetas se ajustaron un 386%, las hojas blancas para dibujo un 483% y una cartuchera doble del 569%.

Vale decir que los ajustes superan en mucho a la inflación anual oficial y a cualquier otra referencia que permita reconocer los precios actuales como razonables.

Ante el aumento de precios, muchas familias buscan reutilizar productos que antes, muchas veces por costumbre, se renovaban cada año, como por ejemplo, mochilas, cartucheras y lápices, que están sanos y utilizables.

Por eso es importante que las escuelas tengan en claro el pedido de útiles que hagan a los alumnos, ya que hay casos en que solicitan cuadernos “tapa dura”, determinada marca de hojas de carpeta y otros elementos que realmente tienen precios desorbitantes.

Tampoco es necesario pedir elementos que se usarán más adelante o que simplemente forman parte de una canasta que no se justifica o tiene un uso prescindible.

También sería clave que el estado realice algún aporte en la materia, de modo que la falta de elementos impida o dificulte a los alumnos concurrir a clases.

Por último, es importante que los padres busquen el mejor precio, que no se pague más por algo que no lo vale y que de esa manera la demanda juegue un papel regulador del desmanejo que se advierte.

Hay que tener en cuenta que no existen precios de referencia, como suceden en la mayoría de los productos, con lo cual comprar en lugares donde los productos están más baratos es la mejor respuesta ante todo acto especulativo o de ventaja inadecuada.