Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Inflación: inteligencia a la hora de comprar

La conducta individual al momento de comprar es una herramienta clave contra la inflación.

La lucha contra la inflación es tan compleja que en 40 años de democracia, por tomar una referencia arbitraria, nadie pudo controlarla y si lo hizo fue mediante ardides que terminaron luego generando grandes aumentos.

La inflación consiste, básicamente, en la pérdida del valor del dinero. La frase “antes llenaba el carrito del súper con mil pesos, ahora no llego ni a la cuarta parte” expresar lo que es.

Si bien este fenómeno de la economía puede ser resuelto a partir de medidas que ataquen sus causas, cada cual desde su lugar puede aportar algo para que esta situación no se desborde de manera desproporcionada.

Sin entrar en juicio a la conducta de los comerciantes, es una realidad que el que vende advierte que puede pedir más y lo pide. Y se lo pagan. Y sube el precio y se lo siguen pagando.

En parte busca cubrirse ante la incertidumbre, pero también muchas veces los aumentos no responden a ninguna lógica más que la de casar aprovechar de un momento.

Una actitud entonces del ciudadano común debe ser disminuir la demanda, que ésta se retraiga. Incluso dejar de comprar mercadería cara y reemplazarla por otra. Solo así quienes les venden tendrán que competir por ese lugar.

Si el comercio ve que tiene que bajar el precio para competir porque los consumidores se están pasando a otra alternativa o porque tienen menos capacidad de compra, tendrá que bajarlo. Y esa bajada irá hasta el origen de la cadena.

Hoy la gente entiende que no debe pagar cualquier precio. Que hay que tener un valor de referencia, comparar y actuar en consecuencia. Y los productos que han aumentado de manera desmedida simplemente borrarlos del listado de compras.

No es una herramienta menor. Los propios economista sugieren no pagar lo que no corresponde y que el consumidor saque a relucir su poder para obligar a que los precios tengan la lógica que corresponde.