Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Rumbo al bicentenario, con muchos desafíos por delante

Oportunidad de programar, desarrollar y comenzar a ejecutar el diseño de la Bahía Blanca que se quiere para los próximos 50 años.

El 11 de abril ingresamos en el lustro del Bicentenario de Bahía Blanca. Esta ventana nos ofrece la oportunidad de demostrar que los bahienses tenemos condiciones y ganas para ubicar definitivamente a la ciudad en el lugar que se merece en el mapa de Argentina.

Bahía Blanca es la novena ciudad más poblada del país y se ha consolidado como un centro industrial, comercial, educativo, cultural y deportivo del interior del país.

Sólo para ubicarnos: alrededor del Puerto de aguas profundas más importante del país, se encuentra el polo petroquímico más grande de Argentina, tres universidades nacionales, un centro Científico multidisciplinario del CONICET, el nodo energético más importante de la nación y un nodo de logística que vincula rutas y redes ferroviarias con todo el territorio.

Muy pocas ciudades de nuestra Argentina pueden ostentar este capital social y económico.

En estos 5 años que comienzan a contar para arribar al bicentenario, nos da la oportunidad de programar, desarrollar y comenzar a ejecutar el diseño de la Bahía Blanca que queremos para los próximos 50 años, a la vez que cohesionemos a la sociedad bahiense en un proyecto con sentido de pertenencia, y con un solo objetivo: despertar definitivamente el espíritu de grandeza que la ciudad merece.

La sociedad bahiense ya ha dado muestras de que cuando quiere, puede.

En 1971, ante la posibilidad de que el Polo Petroquímico no se instalara en Bahía Blanca, se constituyó un movimiento denominado “Bahía Blanca de pie”, conformado en aquel momento por 162 entidades representativas de toda la actividad local.

Esta muestra de fuerza social nacionalizó el tema y logró que poco tiempo después, se firmara el decreto que hizo que hoy la ciudad tenga el Polo Petroquímico más grande del país. Se dejaron de lado egoísmos y diferencias políticas en aras de un proyecto superador.

Cuarenta y dos años después, tenemos la oportunidad de repetir este tipo de gesta, que hará al engrandecimiento social y económico de la ciudad. No será algo sencillo, atento a los convulsionados momentos nacionales e internacionales que se viven, de los que devienen antagonismos temporarios en la sociedad.

Pero que se puede, se puede.

Todo se reduce a tener ideas de grandeza, unirnos sin egoísmos y pensar en grande. Bahía lo merece y podemos demostrar que sabemos cómo hacerlo. Que el Bicentenario de Bahía Blanca nos encuentre desarrollando un proyecto conjunto y trascendente para las generaciones que vienen.