Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

El parque Industrial celebra sus 50 años con muchos desafíos

El 11 de abril de 1973, la provincia de Buenos Aires generó en 136 hectáreas un espacio ideal para la instalación de industrias productivas y empresas de servicios industriales de diversas escalas.

El mismo día que la ciudad celebró su 195 aniversario, el Parque Industrial de Bahía Blanca llegó a los 50 años de existencia estratégicamente ubicado en cercanías del Puerto, Polo Petroquímico y la Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales.

Precisamente, el 11 de abril de 1973, la provincia de Buenos Aires generó en 136 hectáreas un espacio ideal para la instalación de industrias productivas y empresas de servicios industriales de diversas escalas.

En aquel entonces, pocos imaginaban el desarrollo posterior. Hoy, tras superar una crisis institucional importante, el PIBB alberga a casi 130 empresas, que emplean alrededor de 3.500 personas en forma directa.

Se transformó en un desarrollo mixto, público-privado, entre el municipio de Bahía Blanca y las empresas asociadas, organizadas para cumplir con las necesidades y expectativas de empresas de servicios industriales y emprendimientos productivos y constructivos.

“Estamos celebrando nuestro cincuentenario, lo cual es un motivo de orgullo, porque lo hemos transitado paralelamente al crecimiento de la ciudad, el puerto y el polo petroquímico, donde la gran mayoría de las empresas brindan sus servicios”, manifestó Juan Pablo Rodríguez Mendoza, presidente de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial.

Y añadió: “Hoy estamos en un sector privilegiado. Y es modelo en territorio bonaerense, porque se ha demostrado con el paso del tiempo que la conexión público-privada puede funcionar correctamente. No hay muchos de este tipo en la provincia, lo cual también nos enorgullece”.

Precisamente, Rodríguez Mendoza tuvo a su cargo liderar el equipo de asociados que asumieron en 2018 la tarea de acompañar la normalización y regularización del Parque Industrial de Bahía Blanca previo y durante el proceso de intervención, hasta llegar en 2021 a la asamblea de asociados que aprobó su designación como presidente.

“Hoy hemos logrado consolidarnos y equilibrarnos a partir de la unión de los socios. Hemos realizado muchos esfuerzos para poder ordenarnos y encarrilarnos hacia este proceso de crecimiento”, se sumó Guillermo Giménez, vicepresidente de la APPI.

El Parque Industrial de Bahía Blanca ofrece a las empresas instaladas una importante infraestructura básica, además de un conjunto de servicios de apoyo logístico y administrativo.

“Sin embargo, una de las cuestiones a resolver es que en su historia el parque creció en número, pero no en infraestructura. Faltan algunas obras que permitan el afincamiento de muchas más empresas. Hoy es un escollo que estamos empezando a resolver”, reconoció Rodríguez Mendoza, ingeniero industrial egresado de la UNS.

“En el corto plazo podremos recibir nuevos socios y proveerles los servicios esenciales que necesitan. Cuando asumió está comisión directiva se propuso finalizar con la obra de gas, y hoy todo el Parque lo tiene. Hemos asfaltado muchas calles internas, ya adjudicamos la obra eléctricas, dotamos de iluminación LED todo el predio y se construyó la nueva portería por calle Pedro Pico, que fue asfaltada por el municipio dando cumplimiento a un viejo pedido nuestro”, enumeró.

Hoy conviven dos tipos de empresas. Aquellas que están trabajando fuertemente con el Polo petroquímico, que son alrededor del 70%, y otras que no brindan servicios allí, y que su actividad es un poco menor.

“El Parque Industrial es muy importante en la vida diaria de la ciudad.  Son más de 100 las empresas que hoy están afincadas aquí, que generan alrededor de 3.500 fuentes laborales, con picos de hasta 5.000 por trabajos puntuales, como pueden ser las paradas de planta del Polo”, dijo Giménez.

Ambos dirigentes coincidieron que el PIBB está frente a una oportunidad histórica, que no puede desaprovechar.

“Si la economía logra estabilizarse, está claro que al puerto llegarán muchas inversiones importantes. A corto o mediano plazo, las ampliaciones proyectadas se van a realizar. Y eso va a repercutir directamente aquí, por lo que tenemos que estar preparados”, analizó el presidente de la Asociación.

“Por eso son importantes los trabajos de infraestructura necesarios para ocupar el 30% de espacio que nos queda vacío. Hay muchas empresas que se quieren radicar aquí, pero aún no estamos listos para albergarlos. Por eso estamos gestionando recursos en Nación y Provincia para avanzar en ese tema”, añadió el vicepresidente.

Precisamente, la construcción del nuevo gasoducto genera una perspectiva muy interesante.

“Es lo que necesitan las empresas del Polo para producir más, y lo que aguardan para terminar de definir las nuevas inversiones. Y allí tenemos que estar a la altura de las circunstancias”.

Son muchas las ventajas que tienen las empresas afincadas en el Parque.

Los beneficios, entre otros, son la exención de impuestos provinciales (inmobiliario, ingresos brutos, sellos y automotores) y municipales (tasa de Inspección de Seguridad e Higiene; Barrido y Limpieza y Conservación de la Vía Pública, por 8 años), entre otros.

“Otra de ellas, quizás la principal, es la zonificación. Es indudable que esta zona de la ciudad es netamente industrial. Y está a muy pocos metros del Polo, que requiere de muchos servicios”.

“Debemos resaltar el apoyo del municipio en estos últimos años. En estos dos períodos de Héctor Gay, la relación entre instituciones ha sido muy fluida y hemos encarado muchos proyectos en conjunto. Merced a esa relación, muchos propietarios han logrado escriturar, por ejemplo”, dijo Rodríguez Mendoza.

También mencionaron que la articulación con el municipio y la UTN permiten desarrollar varios proyectos, además que dentro del predio tienen sede los dos principales bancos del país, como son Nación y Provincia.

“Más de 100 empresas radicadas, de actividades industriales y de servicios, aportan diariamente al desarrollo y crecimiento del polo industrial bahiense, generando puestos de trabajo, capacitación e innovación tecnológica en forma permanente”, cerró Rodríguez Mendoza.