Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

La Met Opera de Nueva York deberá indemnizar a una soprano despedida por respaldar a Putin

Tendrá que pagarle 200.000 dólares por haber cancelado conciertos que ya tenía acordados. 
 

La Justicia de Nueva York ordenó a la prestigiosa Metropolitan Opera que pague a la soprano rusa Anna Netrebko más de 200.000 dólares por actuaciones que canceló el año pasado después de que ella se negara a condenar al presidente Vladimir Putin tras la invasión de Ucrania.

El mediador judicial, en una decisión emitida el mes pasado que recién se conoció ahora, dictaminó que el Met debe compensar a Netrebko por 13 actuaciones canceladas, incluidas apariciones en Don Carlo esta temporada, La Fuerza del Destino y Andrea Chénier de la próxima temporada, debido a un acuerdo contractual conocido como "pagar o jugar", que requiere que las instituciones paguen a los artistas, incluso si luego deciden no contratarlos.

El Met había argumentado que Netrebko, una de las estrellas más importantes de la ópera, no tenía derecho al pago debido a su negativa a cumplir con la demanda de la compañía de condenar a Putin después de la invasión rusa a Ucrania. La institución aseguró que ella había violado la cláusula de conducta.

Netrebko había respaldado a Putin para la presidencia en 2012 y había hablado con entusiasmo de él antes de la invasión.

El mediador Howard C. Edelman concluyó que “no hay duda de que ella es partidaria de Putin y tiene derecho a serlo”. Pero agregó que alinearse con Putin “ciertamente no es una bajeza moral o digno, en sí mismo, de mala conducta procesable”.

Netrebko estuvo buscando 400,000 dólares adicionales en honorarios por compromisos en las próximas temporadas que se discutieron pero no se acordaron formalmente, incluidos los papeles principales en Manon Lescaut y Tosca de Puccini, así como Macbeth de Verdi y The Queen de Tchaikovsky.

Pero Edelman concluyó que Netrebko no tenía derecho a recibir honorarios por esas actuaciones porque los contratos no se habían ejecutado. Además, impuso una multa de casi 30.000 dólares a Netrebko por hacer declaraciones "altamente inapropiadas" después de la invasión, incluida la publicación de un texto en las redes sociales que usaba un improperio para referirse a sus críticos occidentales, a quienes llamó "tan malvados como agresores ciegos”.

Además de respaldar a Putin, Netrebko ocasionalmente brindó apoyo a sus políticas. Cuando en 2014 hizo una donación a un teatro de ópera en Donetsk, una ciudad devastada por la guerra en Ucrania controlada por separatistas rusos, fue fotografiada sosteniendo una bandera separatista.

De acuerdo con The New York Times, el Met no comentó los detalles del fallo, pero defendió su decisión de cancelar las actuaciones de Netrebko. “Aunque nuestros contratos son de 'paga o juega', no pensamos que fuera moralmente correcto pagarle nada a Netrebko considerando su estrecha asociación con Putin”, dijo Peter Gelb, gerente general del Met, en una entrevista.

Sam Wheeler, director ejecutivo nacional del Sindicato Estadounidense de Artistas Musicales, que representaba a Netrebko, elogió la decisión y dijo que ayudaría a proteger los derechos de los artistas que buscan compensación por compromisos cancelados. "'Pagar o jugar' es la base de nuestros convenios colectivos en todo el país, y siempre defenderemos las disposiciones de 'pagar o jugar' en la mayor medida posible", dijo en un comunicado.

Netrebko es una gran estrella y una atracción de taquilla. Todavía tiene un calendario de presentaciones relativamente agitado, aunque continúa enfrentándose a protestas y llamadas para que se le excluya del escenario mundial.

Un concierto planeado este mes en Taiwán fue cancelado en el último minuto debido a preocupaciones sobre sus conexiones con Putin. Está programada para realizar un recital en La Scala, en Milán el próximo domingo, y regresará allí este verano para una producción de Macbeth.

Sus compromisos para la próxima temporada incluyen un concierto en el Wiener Konzerthaus y apariciones en el Festival de Pascua de Salzburgo en Austria. Ante una serie de cancelaciones en Occidente el año pasado, buscó distanciarse de Putin y emitió un comunicado en el que decía que se había reunido con el presidente solo unas pocas veces y que no estaba “aliada con ningún líder de Rusia”. También canceló sus apariciones en Rusia. Pero ha evitado criticar directamente a Putin o abordar su historial de apoyo a él. (NA)