Bahía Blanca | Jueves, 21 de septiembre

Bahía Blanca | Jueves, 21 de septiembre

Bahía Blanca | Jueves, 21 de septiembre

Una nueva obra traerá más petróleo hasta el sur bonaerense

El oleoducto Sierras Blancas - Allen fue concesionado al consorcio que integran Shell, Pan American Energy (PAE) y Pluspetrol.

El gobierno nacional otorgó la concesión del oleoducto Sierras Blancas-Allen al consorcio integrado por Shell, Pan American Energy (PAE) y Pluspetrol, a través del Decreto 141/2023 publicado esta semana en el Boletín Oficial.

El ducto, inaugurado a mediados de febrero último, contó con una inversión privada de US$ 100 millones y permite aumentar la capacidad de transporte de petróleo desde Vaca Muerta a refinerías y puntos de exportación aliviando el cuello de botella existente en la infraestructura por el fuerte incremento de producción que se produjo en el yacimiento neuquino.

Con una extensión de 104 kilómetros, el oleoducto incrementará en 125.000 barriles diarios la capacidad de transporte de crudo desde Vaca Muerta, lo que equivale a 20.000 metros cúbicos diarios.

Sierras Blancas es el punto de partida del ducto y la cabecera principal de las operaciones de Shell en Vaca Muerta. 

Desde allí llega hasta Allen, en la provincia de Río Negro, donde se conecta con el troncal de Oleoductos del Valle (Oldelval), que llega hasta puerto Rosales, en la provincia de Buenos Aires.

El decreto establece que la concesión de transporte del oleoducto se prolongará por un plazo de 35 años, sin prejuicio de las eventuales prorrogas.

La misma será ejercida con un porcentaje de participación del 25% para PAE, 15% para Pluspetrol y 60% en el caso de Shell, firmas que construyeron el oleoducto y que poseen el derecho de solicitar la concesión dado que poseen las concesiones de explotación de las áreas desde donde se evacuará la producción.

Dichas áreas son las de Puerto Silva Oeste, Loma Jarillosa Este, La Calera, Meseta Buena Esperanza, Aguada Villanueva, Bandurria Centro, Bajada de Añelo y Coirón Amargo Sur Oeste.

También el ducto permitirá evacuar la producción de Coirón Amargo Sur Este, Sierras Blancas, Cruzo de Lorena y Aguada Cánepa.

Dado que atraviesa más de una provincia, la Ley 26.197 de Hidrocarburos establece que es el Estado nacional quien establece las concesiones de los ductos.

El decreto ordena a las concesionarias a permitir el acceso indiscriminado de terceros a la capacidad de transporte del ducto que no esté comprometida por la misma tarifa y en igualdad de condiciones.

Esa tarifa máxima de transporte que podrán cobrar las concesionarias deberá ser aprobada por la Secretaría de Energía, según la normativa vigente.

Del mismo modo, estarán obligadas a presentar de forma periódica los estudios de operación y mantenimiento, el plan de contingencias y los informes de monitoreo correspondientes, además de pagar anualmente la Tasa de Control de Transporte y Captación de Hidrocarburos.

Asimismo, deberán declarar mensualmente los volúmenes transportados y mantener actualizada su inscripción tanto en el Registro Nacional de Empresas Transportistas de Hidrocarburos Líquidos por Ductos como en el Registro de Capacidades de Transporte y de Almacenaje de Hidrocarburos Líquidos.

Por otro lado, se les otorga un plazo de 60 días desde hoy para iniciar las tramitaciones pertinentes para constituir las servidumbres mineras de ocupación y de paso sobre los fundos que atraviesa el oleoducto, inscribiéndolas en los registros de propiedad de Río Negro y Neuquén.

Enorme potencial

En tanto, el potencial productivo de Vaca Muerta quedó demostrado nuevamente al realizar una comparación con los niveles mostrados por la provincia de Chubut.

Los datos muestran que un pozo de producción ubicado en la cuenca neuquina ofrece un potencial muy superior, ya que equivale a cinco pozos de los ubicados en la Cuenca del Golfo San Jorge.

Si a esto se suma que Vaca Muerta espera recibir inversiones por 8 mil millones de dólares lo que permitirá tener una producción de 400 mil barriles diarios de petróleo, es altamente probable que esa diferencia se amplíe.

La formación es quién se lleva el grueso de las inversiones hidrocarburíferas del país porque las empresas conocen el nivel de su rentabilidad del flamante yacimiento.

Los números se explican solos y los integrantes de otras cuencas lo saben. 

Así lo aseguró el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Ávila, en diálogo con Radio del Sur.

“Hoy en día, los niveles de actividad no son comparables. 

"Un pozo de Chubut --agregó--, te da un promedio de 30 a 40 metros cúbicos día mientras que uno de Vaca Muerta te da 140 metros cúbicos día. Además, las inversiones que hacen las empresas en Neuquén las recuperan en seis o diez meses y las que hacen en Chubut se recuperan en tres o cuatro años”, detalló.

El dirigente gremial manifestó que las compañías no “van a venir a cambiar plata por plata” refiriéndose al tiempo que se necesita para recuperar el dinero invertido en la Cuenca del Golfo San Jorge.

Esto llevó a que Tecpetrol anunciara la paralización de sus equipos en El Tordillo y Capsa advirtiera que puede parar las perforaciones. 

Declino en Chubut

Las negociaciones con Nación serán fundamentales para mantener la actividad en la región y tratar de buscar nuevos yacimientos.

El declino de la actividad ha sido tan fuerte en el convencional que el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut pasó de tener 12 mil afiliados a contar con 8.700 trabajadores, de los cuales casi 1.000 están destinados a tareas en la base.