Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Utilizan una plataforma de pago como anzuelo para realizar estafas millonarias

Delincuentes se comunican con las víctimas y les advierten sobre supuestas compras a su nombre. Buscan tomar control del celular y vaciar las cuentas.

Fotos: Rodrigo García y Emmanuel Briane-LN.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Juan Ignacio Zelaya

La “ingeniería” que los delincuentes aplican para estafar a las personas cambia constantemente. Adoptan nuevas modalidades y recursos para vulnerar la seguridad y apoderarse de dinero.

En las últimas semanas se multiplicaron los casos en los que supuestos empleados de la plataforma Mercado Pago logran engañar a personas y cometer estafas millonarias, algunas de las cuales han ocurrido en nuestra ciudad.

La situación causa preocupación entre las autoridades y renuevan las advertencias y consejos para evitar caer en la trampa de los ladrones.

Varios bahienses, según los voceros consultados, se vieron afectados con esta maniobra, algunos de los cuales fueron despojados de cifras cercanas a los 7 millones de pesos.

También se dieron casos en nuestra región y el de una persona oriunda de La Plata que sufrió el robo de 25 millones de pesos.

“Es una modalidad que comienza de una manera y deriva también en otros tipos de estafa”, explicó Fernando Branciforte, director del Instituto de Derecho Informático del Colegio de Abogados local y socio del Estudio Jurídico Branciforte-Bianco.

El comienzo

El abogado describió que “estas personas se comunican mediante llamadas telefónicas o WhatsApp y se presentan como empleados del sector de seguridad, indicándole a la víctima que aparecieron operaciones sospechosas en su cuenta de la aplicación”.

Manifestó que los desconocidos le mencionan al cliente los montos de las supuestas transacciones comerciales y de la toma de créditos.

“Proporcionan un nombre y hasta fotos de un documento nacional de identidad. Obviamente que la persona que recibe el llamado niega esas compras y tampoco conoce al supuesto comprador. Ahí comienza la parte central del engaño”, dijo.

Branciforte detalló que el delincuente le propone al damnificado desconocer esas “compras” y le envía una serie de links para rechazarlas.

“Esos enlaces son, en realidad, compras falsas que termina realizando la víctima, pero que lo ignora porque figuran con el concepto de devolución de compra, ya que el nombre es fácilmente manipulable por quien crea el link”.

Otro rumbo

El especialista relató que sin detenerse los estafadores ponen en marcha una segunda etapa de la maniobra, en la que el objetivo es tomar el control del celular de la víctima.

“Esta gente tiene información que previamente obtuvieron a través de un informe financiero, entonces le dicen a quien atiende su nombre y hasta los bancos con los que opera”.

Agregó que con la excusa de proteger esas cuentas proporcionan un link que lo único que hace es descargar un programa que le permite al estafador tener un acceso remoto del celular del damnificado. 

“Hemos visto que, en varios casos, llega un momento donde el estafador le pide a la víctima que gire el teléfono y mire la cámara trasera, aunque la persona no tiene conocimiento de que el ladrón está utilizando el rostro para acceder a aplicaciones que tienen como medida de seguridad datos biométricos, y mucho menos advertir la actividad que se está realizando en su celular”.

Detalló que los individuos “revisan las aplicaciones, ingresan a la de los bancos y vacían cuentas y sacan créditos”.

Branciforte comentó que este tipo de maniobras en particular agrega dificultad al momento de realizar el reclamo judicial.

“Es un punto débil que tenemos como consumidores, porque los bancos esgrimen que los movimientos fueron realizados por alguien que utilizó su rostro, desde el teléfono celular de titular y con una IP que le corresponde”. 

“Hipnotizados”

El profesional dijo que mantuvo contacto con algunos de los damnificados, quienes le mencionaron que los estafadores llevan adelante un plan muy bien desarrollado.

“Me decían que estas personas los van llevando hacia donde quieren, de manera tal que parece que los hubieran hipnotizado”.

También consideró que no son improvisados.

“Evidentemente es gente con una ingeniería montada para desarrollar la maniobra. Está todo muy bien organizado y tienen acceso a una computadora en tiempo real. Las transacciones son instantáneas”.

Acerca del motivo de las estafas y la elección de la aplicación de pago, sostuvo que se da “porque es masiva y desde hace un tiempo los bancos tradicionales han tomado medidas y tienen más control”.

El abogado brindó consejos para evitar la trampa.

“Es importante cortar enseguida la llamada, porque hay que tener en claro que la empresa no se va a comunicar de esa manera. En caso de querer llamar para corroborar la situación hay que hacerlo desde la aplicación y nunca googlear buscando teléfonos, porque aparecen números truchos y ahí va a caer en una nueva estafa”.

“Tenían muchos datos”

Una situación que llamó la atención de las víctimas es la información que manejaban los interlocutores que llevaron adelante la maniobra.

Gabriel es un vecino de nuestra ciudad que fue contactado por los delincuentes, aunque en su caso advirtió a tiempo la maniobra e interrumpió la comunicación.

“Me llamaron desde un número con prefijo de Córdoba y me decían que en ese momento estaban realizando una compra que resultaba sospechosa. Esta persona tenía mi nombre, cuestión que me llamó la atención y te hace dudar”.

También comentó que inicialmente no sospechó.

“Me di cuenta de lo que estaba sucediendo cuando me dio detalles de la supuesta compra y mencionó un comercio que no se encuentra en Bahía, por lo que corté enseguida. Son muy hábiles y hay que estar alerta todo el tiempo", advirtió.