Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Sexo y primavera

Con la llegada de la primavera no solo llegan los pájaros, las flores y aumenta la temperatura, sino que el cuerpo empieza a vibrar de manera diferente y hacer el amor, tener relaciones, o tocarse aumentan considerablemente.

   Traigo buenas noticias. Si siempre fuiste muy activo o activa, mejor. Si estás dentro del grupo en el que las ganas de tener relaciones sexuales estaban en baja o eran prácticamente nulas, te cuento que tu libido y tus ganas tendrán un resurgir.

   Con la llegada de la primavera no solo llegan los pájaros, las flores y aumenta la temperatura, sino que el cuerpo empieza a vibrar de manera diferente y hacer el amor, tener relaciones, o tocarse aumentan considerablemente.

   Está comprobado científicamente que en el hemisferio sur se produce el equinoccio de primavera hay una serie de cambios. Disminuye el cansancio, estamos más activos para entablar relaciones sociales y encuentros, hay deseos de probar cosas nuevas, somos más proclives a las expresiones de afecto y hay un considerable aumento del deseo sexual, es decir hay más de ganas de tener orgasmos.

   No es magia, sino que hay varios factores involucrados.  Al haber más horas de luz salimos de ese proceso similar a la hibernación. Al aumentar la temperatura y modificar la vestimenta distintas partes del cuerpo están más expuestas, motivo por el cual la excitación es casi automática. 

   También el cambio de temperatura permite andar hasta desnudo por la casa o tener relaciones en esos lugares en los que en invierno es imposible. A nivel hormonal hay mayor producción de serotonina, hormona que incide en nuestro estado de ánimo, por lo tanto, nuestros deseos de tener encuentros sexuales están a flor de piel.

   Consecuentemente la primavera es el momento ideal para que quienes están en pareja puedan innovar, probar experiencias nuevas y darle sin pausa. Para quienes están solos es el momento para activar radares y socializar; seguramente cuando hay deseos los encuentros se producen. Y si está solo o sola por elección, hay un sinfín de juguetes para utilizar y lograr orgasmos solitarios, pero no menos disfrutables.

   Lo que te pido es que salgas del letargo, porque cuando menos sexo se tiene menos se desea y viceversa, cuantas más relaciones y orgasmos se alcanzan más se disfruta y más se desea.

   Si bien varios factores están involucrados, tener o no tener relaciones está atravesado por diversas variables, pero lo cierto es que la primavera condiciona y activa mecanismos para que los buenos polvos acontezcan. 

   Dice un amigo que el deseo circula de diferentes maneras y yo agrego que, por diferentes caminos, solo hay que tener la intención de detectarlo, expresarlo, canalizarlo. Todo dependerá de las necesidades, pero no hay dudas que todos tenemos derecho a disfrutar y experimentar placer. Queda en cada uno la elección si es de a dos, tres, cuatro o de forma solitaria o como sea, lo importante es no desperdiciar esa energía que resurge en primavera.

Hasta el próximo encuentro. Lic. Magda.