Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

¿Cuáles son los sindicatos que estudian adelantar las revisiones salariales?

Ante el avance de la inflación, varios gremios poderosos quieren anticipar la cláusula pactada en el inicio de las paritarias.

   El aumento de precios sumado a los cambios en el valor del dólar preocupan a las cúpulas de los sindicatos de la construcción, comercio y metalúrgicos. 

   En su mayoría tienen pactados incrementos cercanos al 60% anual, pero ya anticipan que no alcanzará para no perder poder adquisitivo. 

   En este marco, con una vertiginosa inflación, distintos gremios comenzaron a explorar la posibilidad de volver a discutir acuerdos paritarios para que los salarios de sus bases no pierdan poder de compra. 

   Una lista que se compone de la Federación de Empleados de Comercio, la Uocra, la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (Fatlyf) y la UOM, entre otros.

   La Unión Obrera de la Construcción, el gremio que conduce Gerardo Martínez, confirmó que se está analizando adelantar la revisión salarial, una idea que ya fue compartida ante la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) dada la suba de precios. Pero todavía las partes no encontraron una fecha para empezar a discutir.

   El sindicato que pisa fuerte en la CGT muestra un entendimiento de haberes, firmado en mayo pasado, que consta de un 62% en ocho tramos, con una cláusula de análisis en noviembre que pretende adelantar. 

   En la misma dirección se encuentra el sindicato de Armando Cavalieri, que inició contactos con las cámaras empresarias y estima que en las próximas semanas se reanudarán las negociaciones “en función del contexto difícil que estamos atravesando. Desde la conducción de Comercio ponderamos el diálogo para obtener nuevos acuerdos”.

   Incluso, en los primeros días de julio, el experimentado referente sindical manifestó su preocupación por la situación social y destacó que los aumentos conseguidos en los primeros meses fueron perdiendo valor en función del contexto. 

   “Habíamos conseguido un incremento del 59%; en estos meses los precios tuvieron una nueva aceleración, la gente ve que el monto es grande, pero lo que se puede comprar es cada vez menos”, afirmó el titular.

   En el caso de la UOM, tras acordar un 65% de incremento de la revisión paritaria de los empleados de talleres y del sector metalmecánico, pulsa por una actualización salarial para trabajadores siderúrgicos aunque las dificultades están a la orden del día: por el momento, no existe chance de pacto entre las partes y el Ministerio de Trabajo decretó la conciliación obligatoria.

   Hay más: a fines del mes pasado, la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (Fatlyf) pidió a la cartera de Claudio Moroni la necesidad de encontrar un nuevo entendimiento por los valores en pleno ascenso. 

   “Es imprescindible adelantar de forma urgente y presencial la revisión salarial prevista en los acuerdos paritarios vigentes”, aseguraron los dirigentes en un comunicado. Y explicaron que el reclamo “se fundamenta en el importante deterioro producido por la inflación, que impacta en los salarios y afecta el poder adquisitivo”.

   Para Pablo Moyano, quien confirmó que la CGT marchará contra los empresarios “responsables” de aumentos de valores el próximo 17 de agosto, la problemática no pasa de largo y ayer sostuvo que hay gremios que “van a empatar” y otros que le ganarán a la inflación simplemente porque poseen “mayor poder” de negociación. 

   Aunque, anticipó que no serán pocos los empleados de sindicatos que perderán contra el incremento de precios. Por eso, propuso avanzar, y con celeridad, con las asignaciones familiares.

El ejemplo de Utedyc

   La escalada inflacionaria reabrió las puertas para las cláusulas gatillo en las paritarias. El primer caso de un gremio nacional en incorporarla fue esta semana la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) en su negociación con el sector mutualista. 

   El acuerdo contempló un aumento salarial para este año de 72%, por encima del promedio de la ronda de discusiones de 2022, pero más importante aún consagró un ajuste automático en caso de que la variación de la canasta básica se ubicara por encima de esos valores.