Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

“Esto es más que un sueño, ir a un Mundial es lo máximo y debo llegar al mejor nivel de mi vida”

El bahiense Facundo Raúl Tello es el primer árbitro de nuestra ciudad y de la Liga del Sur en ser designado para la principal y más grande cita futbolística del planeta, en este caso Qatar 2022, que se pondrá en marcha el 21 de noviembre.

 

Fotos: Pablo Presti-La Nueva y Gentileza Facundo Tello

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973

(Nota ampliada de la edición impresa)

   Cuando su excelencia arbitral comenzó a tomar altura y su crecimiento profesional atravesó hasta las fronteras más complejas, incluso desconocidas para una ciudad futbolera como la nuestra, fue el orgullo de la Asociación Bahiense de Arbitros; hoy su prestigio y todo lo que él supo conseguir hizo cumbre en un sueño al que solo algunos bendecidos pueden llegar: la designación a un Mundial de fútbol.

   No tengo dudas que más de una vez Facundo Raúl Tello lo imaginó, pero esa expresión de deseo, seguramente, no pasó de una simple sensación efímera y banal, porque ni siquiera su progreso en el referato estuvo ligado a un anhelo que puede estremecer a cualquiera con solo pensarlo. Sin embargo, lo que siempre pareció una utopía inalcanzable, se hizo realidad, y sí, lo digo desde mi lugar y con todo el orgullo del mundo: va a ser el primer árbitro de Bahía y de la Liga del Sur que estará en una cita mundialista, en la de Qatar, a partir del 21 de noviembre y con extensión hasta el 18 de diciembre.

   --“Facu”, faltan 139 días, me imagino como debés estar.

   --Estoy tranquilo, con los pies sobre la tierra y disfrutando de esto que me está pasando que es más que un sueño. Me llega en una época de mi vida donde me encuentro muy maduro, no solo como árbitro sino también como hombre; es un momento con mucho trabajo pero también con mucha paz interior.

   “El impacto de la noticia me causó una enorme alegría, me llenó de satisfacción y fue emocionante desde todo punto de vista, pero enseguida me enfoqué en un único objetivo: lograr el mejor nivel arbitral de mi vida en estos cuatro meses que quedan camino a Qatar”.

   “Hubo un tiempo para festejar y disfrutar con la familia, amigos y allegados, pero todos los días le debo prestar atención a mi preparación, cumpliendo con las indicaciones que podamos recibir y ajustando ciertas cuestiones del acondicionamiento físico, donde tenemos un seguimiento con informes diarios. Quiero llegar de la mejor manera posible”.

   Antes de seguir, le pedí si podía recrear el momento exacto y lo que hizo cuando su hermano Juan le comunicó, con una llamada empapada de lágrimas, que figuraba en la lista de FIFA como uno de los árbitros del próximo Mundial.

   Fue el 19 de mayo que pasó, 15 días después del cumpleaños 40 de Facundo y a menos de 24 horas de haber dirigido, como juez principal, el cotejo que, por Copa Libertadores, habían sostenido Inter de Porto Alegre frente a Independiente de Medellín.

   “Estaba en el aeropuerto de San Pablo (Brasil), en zona de embarque, a 15 minutos de subirme a un avión que me iba a traer a Argentina. Se me aflojaron las piernas y lo primero que atiné a hacer fue arrodillarme mientras miles de imágenes cruzaban por mi cabeza. Mientras yo lloraba, Juan me pedía que le diga algo, pero no podía hablar, no me salían las palabras, me había quedado mudo”, contó el hijo mayor de Mónica y Raúl y padre de Amanda (9 años) y Helena (5).

   “Fue súper lindo vivirlo con Juancito, porque cuando empecé en el arbitraje (en 2005 se inscribió en el curso y un año después egresó) el primer silbato me lo regaló él. Por eso fue especial, porque sé como lo vive y lo que espera de mi. En el poco tiempo que me quedaba antes del arribo final y que me hagan apagar el teléfono, llamé a mi señora (Carolina), a mis padres y también, como siempre, a mi abuelo `Figue', tan incondicional como mi familia a la hora de apoyarme en esta bendita pasión”, dijo, ya con voz más pausada, el máximo exponente de ABA en toda su historia.

   “Cuando volví a prender el celu en el aeropuerto de Ezeiza, tenía una lista interminable de mensajes, con las felicitaciones del caso y cargados de mucha energía positiva, que es lo que más valoro. Reconozco que hay mucha gente pendiente de vos, que te quiere y te valora, y me quedo con eso más allá de que en algún partido me pueda equivocar y ser víctima de críticas con sentido y de las otras. Voy para adelante con los que me desean el bien y me lo hacen saber, directa o indirectamente”, sostuvo “Facu”, con los sentimientos a flor de piel y la mirada fija en el exprimido de naranja que ya estaba por la mitad.

 

Al “maestro” con cariño

   “Facu”, criado en el barrio Rucci y con 140 partidos dirigidos en la máxima divisional del fútbol argentino, fue elegido con la “placa” blanca de internacional el 1 de enero de 2019, aunque dos años antes, en el Sudamericano sub 15 de Selecciones desarrollado en Mendoza, ya había pitado a ese nivel en un Bolivia 2-Croacia 2 (uno de los combinados europeos invitados).

   Después fue parte de los planteles arbitrales en el Sudamericano sub 20 de Chile, el Preolímpico sub 23 de Colombia, la Copa América de Brasil 2021 y la Copa de Naciones de Qatar, en noviembre del mismo año.

   Su derrotero empezó mucho antes, con 47 presencias en la Liga del Sur (el 2 de septiembre de 2007 debutó en el Promocional, Pacifico Cabildo 3-Huracán 1, y el 24 de mayo de 2009 lo hizo en la A, Olimpo 1-Villa Mitre 0), 34 a nivel Federal (debutó en el A el 24 de enero de 2011, en el 1-1 entre Brown de Puerto Madryn y Douglas Haig) y 76 en la B Nacional (su primer cotejo fue el 6 de abril de 2013, Defensa y Justicia 2-Ferro 0).

   ¿Y en Primera? Su bautismo de fuego sucedió el 17 de mayo de 2013, 3-1 de Godoy Cruz sobre Vélez en el Mundialista de Mendoza. También suma 18 encuentros en la Libertadores, 9 en la Sudamericana y una final de la Recopa Sudamericana.

   --Mirá si Alberto Martínez (NdR: su primer profesor y el más importante formador durante sus primeros pasos como referí) ve estos datos estadísticos, se muere acá nomás...

   --Ja,ja... El “Flaco” es un grande, heredé de él la pasión por esta profesión. Le estuve mandando algunos mensajes, pero nos debemos una charla, un abrazo interminable, un buen brindis y un agradecimiento enorme. Por mis viajes y mis idas y vueltas no nos pudimos encontrar, pero sé que está feliz por mis logros, porque lo conozco y somos amigos.

   “El siempre me apoyó o me aconsejó en cada decisión que yo tuve que tomar a nivel arbitral, y siento que no necesita de que yo vaya a un Mundial para estar orgulloso de mi”.

   --Haber llegado al Mundial, ¿es tarea cumplida?

   --Es lo máximo, es mucho más de lo que yo pretendía, no te puedo decir que todos los días pensaba con ir al Mundial porque no es cierto, pero si soñaba a la distancia como lo puede hacer cualquier árbitro que se inicia en su Liga local.

   “Aunque todo sueño tiene un límite y veces pienso que es hasta ridículo ilusionarse con ir a un Mundial, porque no es un objetivo a corto plazo como otros y ni siquiera es una meta que te proponés alcanzar cuando vas cumpliendo etapas y superando niveles exitosamente. De hecho, me alcanzan los dedos de ambas manos para enumerar a los árbitros argentinos que, a lo largo de nuestros cien años de historia, tuvieron el privilegio de ser mundialistas”.

   Prefirió seguir con el mismo tema, y en dos frases cerró un concepto más que interesante.

   “Es muy difícil poner el éxito a la altura de un Mundial, porque lo más lógico es que no vayas, y no por eso te vas a sentir un fracasado. Es un sueño demasiado grande para que lo puedan lograr tan pocos; incluso algunos árbitros merecieron ir y no fueron elegidos”.

   “Es un sentimiento muy íntimo, fuerte, porque muchos chicos soñaron como lo hice yo, trabajaron a la par mía o más, y no van a tener la posibilidad que estoy teniendo yo. Eso es lo que me hace un poco de ruido, pero bueno, debo mirar para adelante y saber que voy a representar a mi familia, al camino que elegí, a una ciudad que se siente orgullosa de mi y a una centenaria historia arbitral argentina que tan bien nos ha hecho quedar siempre”.

 

En equipo todo es más fácil

   Entre los 129 árbitros elegidos por la FIFA para Qatar, figuran siete argentinos: Tello y Fernando Rapallini como jueces principales; Juan Pablo Belatti, Gabriel Chade, Diego Bonfá y Ezequiel Brailovsky serán asistentes y Mauro Vigliano es el designado para el VAR.

   Sin embargo, es la primera vez que el principal organismo futbolístico del planeta elige a dos árbitros de un mismo país y apuesta a la elección de seis mujeres en la lista de colegiados.

   “Con `Fefo´ (Rapallini) compartimos el proceso pre Mundial desde 2020, somo amigos y está todo más que bien. Tuvimos una competencia muy sana, generosa, crecimos juntos y pudimos madurar a la vez. Incluso, que la FIFA haya llegado a la posición de tener que elegir a los dos por no poder dejar a uno afuera, es otro de los motivos que me llena de orgullo”, contó Facu, quien todavía no tiene fecha definida para viajar a la cita futbolística que, a partir de noviembre, paralizará al mundo entero.

   --¿Les explicaron porqué van dos y no uno como ha ocurrido siempre?

   --Ellos estaban convencidos que tenían que ir los que en ese momento mejor veían, y por eso nos eligieron. Lo mismo pasó con los brasileños Raphael Claus y Wilton Sampaio y los ingleses Michael Oliver (ING) y Anthony Taylor.

   “Se formó un buen grupo y no tengo dudas que la buena convivencia hará que la experiencia sea especial, además de que resultará inolvidable para cada uno de nosotros”, manifestó el exjugador de Libertad, categoría `82 y netamente goleador según sus amigos de Villa Rosas.

   A mediados de abril se llevó a cabo en Asunción (Paraguay) el último Seminario para los árbitros de elite de FIFA, en este caso para los de CONMEBOL, con clases teóricas, prácticas en campo de juego y sesiones técnicas que se centraron en destrezas como la lectura de partidos, la condición física y la salud.

   “Nos evaluaron y nos marcaron algunos ítems para ajustar ciertos detalles de nuestros desenvolvimientos, siempre apuntando a la excelencia y buscando la perfección”, declaró Facundo.

   --¿A Tello qué le objetaron?

   --Solo modificar algunos hábitos del entrenamiento, nada grave.

   Las pruebas físicas y psicológicas ya fueron superadas, aunque el seguimiento sigue a la distancia mediante un GPS que controla la rutina de tareas de cada árbitro en su lugar de origen.

   “Debemos mandar reportes de nuestros partidos y de las prácticas que desarrollamos. A su vez, es indispensable cuidarse con la alimentación y nos piden que sigamos perfeccionando el idioma, algo que en lo personal no puedo descuidar ni un minuto”, argumentó.

   --Justamente sobre eso te iba a preguntar: ¿cómo te llevas con el inglés?

   --Cada vez mejor. En Qatar el idioma dominante es el árabe, aunque todos entienden perfectamente el inglés para poder comunicarse con los extranjeros. Estuve en Doha (capital catarí) en noviembre de 2021 y comprobé que en el hotel, en la calle o en cualquier local comercial hacen lo imposible para poderte interpretar y ayudar en caso de que lo necesites.

   El italiano Pierluigi Collina es el presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA y el suizo Massimo Busacca el director de Arbitraje de ese mismo organismo.

   --Seré curioso, Collina, ¿sabe donde queda Bahía Blanca?

   --A ese nivel saben absolutamente todo de nosotros: la familia que tenés, los partidos que llevás dirigidos y si fuiste designado para pitar en tu país o en otro. No sé si Collina sabe donde queda Bahía, pero si sabe que nací acá y que vengo del fútbol del interior.

   --¿Te sentís un embajador de esta ciudad?

   --Puede ser. Todos los que tenemos la posibilidad de cruzar fronteras y trascender gracias a un trabajo, nos sentimos un poco representativos de la ciudad. Al menos yo, por mi sentido de pertenencia, por el reconocimiento y las muestras de afecto que recibo, siento un orgullo muy grande por ser bahiense.

   “La gente por la calle te desea lo mejor y eso te empuja un montón. Hace unos días fui convocado por el intendente (Héctor Gay) a su despacho municipal, fue un encuentro muy emotivo porque también estaba mi familia. Eso, te juro, te llena el alma”.

   --Te pido que seas sincero: ¿te paran por la calle para una foto?

   --Sí, a veces, pero hago una vida absolutamente normal: voy a al supermercado, paso a buscar a mis hijas a la salida del colegio y transito por la calles de mi ciudad sin problemas. Son más lo que me felicitan con un saludo cordial que los que me piden una foto, es la realidad... (risas). Me tratan con mucho respeto, no reniego y más de una vez me miran fijamente con la duda: ¿es o no es?

   “Creo que tiene que ver con la popularidad que da el fútbol, aunque a mi nada ni nadie me altera la tranquilidad. En definitiva, en el poco tiempo que estoy en Bahía, vivo de la misma manera y hago lo mismo que cualquier ciudadano común”.

   --¿Vivís a mil?

   --Es un año especial, intenso, con muchos viajes y concentraciones. Falto mucho tiempo en casa y eso es lo que más me cuesta asumir, pero cuento con el apoyo total de mi familia y eso me llena de fuerzas todos los días.

 

La ciudad maravillosa

   “Hay tanto para contar de Doha que no sé por donde empezar. Es una ciudad hermosa, moderna y magnífica. Todo funciona perfecto, es ordenada, limpia y cuenta con edificios altísimos que se unen con el cielo. En cuanto a logística, estadios, hospedajes y traslados, se encuentran preparados para organizar un Mundial que tendrá una curiosa particularidad: por primera vez todo estará centrado en una misma ciudad”, describió Facundo.

   El crédito bahiense y de AFA fue parte del grupo arbitral en la Copa de Naciones que se realizó en noviembre del año pasado en aquel país, en pleno invierno, donde le demostraron al mundo que van a estar la altura de las circunstancias.

   “Esa Copa fue una prueba piloto y salió magníficamente bien”, señaló Tello, antes de sacarme de una duda existencial: si el Mundial es en invierno, ¿por qué los estadios fueron previstos de equipos con aire acondicionado?

   “En noviembre va a ser entre 28 y 30 grados todos los días, un calor agradable, aunque con los aires acondicionados bajan la temperatura dentro del estadio, para que se juegue con 10 grados menos. Lo que me llamó poderosamente la atención fue que las estructuras son abiertas, sin techos, y el aire artificial de adentro no se mezclaba con el de afuera”.

   “Entrabas en remera y en la platea te tenías que poner una camperita; es admirable lo que hacen para nivelar la temperatura. Es todo tan perfecto, se sienten tan seguros de si mismos que terminan desafiando la ley de la gravedad; unos genios”.

   Y fue más explícito con un ejemplo: “imagínate si sabrán lo que hacen que construyen islas artificiales en el Golfo Pérsico, y sobre ellas levantan edificios que quedan rodeados por el agua. Increíble pero real”.

   --¡Lo que deben ser los estadios!

   --Espectaculares, modernos y cómodos para todo el mundo.

   --¿Qué más viste?

   --No venden alcohol y son muy ortodoxos con su religión, aunque desconozco si modificarán sus hábitos o alguna de sus costumbres teniendo en cuenta la diversidad de culturas que ofrecerá el Mundial en un mes. En Doha hay extranjeros todo el tiempo y de distintas partes del planeta, y el respeto entre propios y extraños es digno de admirar.

   “Las mujeres se muestran tapadas (con hiyab) y los hombres vestidos de árabe, aunque podés caminar por la calle arropado como quieras que nadie te va a decir nada. Están muy habituados a la cultura occidental porque saben que un gran porcentaje de la población de la capital es extranjera. Pese a que es un lugar muy distinto, la manera de manejarte, sobre todo con los horarios, es similar a la de acá”.

   --¿El tránsito?

   --Ordenado, con carriles exclusivos para autos, tranvías y autobuses; todo funciona, nadie se queja y existe un respeto muy marcado entre el que maneja y el que camina.

   --¿Cómo va a ser el lugar de concentración para los árbitros?

   --Todavía no lo tenemos determinado, pero el año pasado lo hicimos en un hotel donde también había turistas alojados. Todos los días nos trasladamos al lugar de entrenamiento y la vida era normal, con horarios lógicos para desayunar, almorzar y cenar.

   “Con nuestro país hay seis horas de diferencia, y como el restaurante estaba abierto de 19 a 22, el momento de ir a cenar lo elegías vos, siempre dentro de ese lapso, sin excepciones para nadie. Las clases teóricas eran en el mismo hotel, tenías todo a disposición y nunca te faltaba nada”.

   --¿Cómo es el árabe en el trato?

   --Muy amable y con una enorme vocación de servicio. En la Comisión Arbitral hay cataríes y no dudan en ayudarte si ven que necesitás una mano. Piensan en tu bien, y eso no es poco decir.

   --En su momento fue Argentina=Maradona, hoy es Argentina=Messi, pero yo no descartaría un Argentina=Tello.

   --Nooo, ja, ja, Argentina es Messi. En Qatar son grandes admiradores del fútbol argentino y nos respetan por eso.

   --Como argentino te deben cansar preguntándote por la “Pulga”, ¿o son tan reservados que ni curiosos terminan siendo?

   --No me preguntan porque no hay nada que la gente no sepa de Messi; seguramente algunos saben o vieron más a Lio que yo en toda mi carrera.

   --En Brasil, en el Maracaná, el día de la consagración Argentina en la Copa América lo tuviste al lado, lo saludaste efusivamente y algo le dijiste, ¿se puede saber cuál fue ese ida y vuelta con el 10?

   --Ahí lo conocí personalmente; fue un momento hermoso verlo tan feliz levantando la Copa, quería que esos festejos no terminen más. Cuando me pude acercar, lo felicité y nos sacamos una foto. Lo quería abrazar, era imposible disimular mi alegría y la admiración que tengo por él.

   “Mi perro se llama Lio en honor a él...(risas). Todos los que somos futboleros de ley disfrutamos de lo que nos está dando la Selección gracias a él. Estuve ahí, en pleno festejo del plantel, y eso lo recordaré toda mi vida. La pasamos muy bien mientras la Copa iba de mano en mano y observábamos como disfrutaban. Se nota que es un grupo unido, enganchado, que se siente a gusto y con confianza”.

   Mientras Argentina avance en el Mundial, las chances de los árbitros nuestros en la competencia van a ir disminuyendo, ecuación que a Tello no le modifica en absoluto su escala emocional.

   “Ojalá Argentina llegué a la final y volvamos a ser campeones después de 36 años. Las estrellas del Mundial son los jugadores, no los árbitros. Voy a estar feliz igual si me toca dirigir un partido, dos o tres”.

   Néstor Pittana fue el referente arbitral en los últimos dos mundiales, incluso en el de Rusia 2018 pitó el cotejo inaugural y también la final entre Francia y Croacia, 4-2 para los galos.

   --¿Te dio algún consejo?

   --Siempre hablo con él, tengo una excelente relación. En algún momento nos vamos a cruzar para tomar un café, aunque en este último tiempo he mantenido charlas y reuniones con otros referentes de nuestro referato, como Héctor Baldassi, Horacio Elizondo, Angel Sánchez, Pancho Lamolina, todos mundialistas y con huellas imborrables en el arbitraje argentino. Recibí un apoyo incondicional para esta experiencia que me toca vivir.

   "También tengo mucho que agradecerle mucho a Gustavo Bassi, quien me acompañó en gran parte de mi proceso".

   --¿Estas bien del corazón para soportar tantas emociones?

   --Sí, muy bien, aunque a veces se acelera un poco y no lo puedo evitar, je,je. Estoy bien plantado, sé diferenciar una cosa de la otra. Esta nominación al Mundial es inmensa desde el punto de vista profesional, pero lo verdaderamente importante está en casa; mi familia es el otro mundo, en el que me voy a quedar para siempre.


Aislado del “ruido”

   --El VAR, ¿llegó para quedarse?

   --Sin dudas, principalmente porque es un arma muy servicial para la justicia deportiva. Es una herramienta extraordinaria, que nos ofrece la posibilidad de equivocarnos menos, sin dejar de lado lo esencial: que el árbitro no pierda liderazgo dentro del campo de juego y siga decidiendo por voluntad propia.

   “Nadie puede decir que no sirve cuando reduce el margen de error, más allá de que hay cuestiones a corregir y procedimientos a emprolijar”.

   --¿Por qué acá se lo resiste tanto?

   --No creo que se lo resista, al contrario, de a poco se lo va aceptando cada vez más. Tal vez algunos lo miran de reojo porque no quieren o no pueden adaptarse, pero es una herramienta nueva para el fútbol, y todo proceso novedoso lleva su tiempo de adaptación. A medida que pase el tiempo, vamos a ir asimilando lo que es el VAR y nos iremos amigando con la tecnología.

   --El VAR, ¿revisa cada una de las jugadas donde puede llegar a actuar por más que no le avise al árbitro principal?

   --Se revisa todo, vaya o no el árbitro a ver la imagen por TV. Tal vez haya un desconocimiento de lo que es el protocolo o lo que dice el reglamento, y a partir de ahí se opina, pero la realidad es que todo se revisa, y las veces que sean necesarias.

   --Te veo muy tranquilo, ¡vas al Mundial! Yo en tu lugar estaría caminando por las paredes.

   --Vivo la preparación de una manera especial, sabiendo que debo llegar a Qatar con el mejor nivel de mi vida, en todos los sentidos. Es difícil apuntarle a la excelencia, pero todos los días me esfuerzo para equivocarme lo menos posible. Partiendo de esa base, siento que estoy más amigado con el error. Ojo, me duele equivocarme, pero con el paso del tiempo me di cuenta que soy lo más transparente posible, que ya no tengo que cargar con ese peso de tener que demostrar para que me crean.

   “Voy a la cancha, dirijo y me vuelvo a mi casa. Lo único que quiero es hacer justicia, y pensar de esa manera me permite vivir más tranquilo en una profesión que exige mucho y donde parece que no te podés equivocar nunca”.

   --¿Te molestan las críticas?

   --No escucho ni leo nada y tampoco tengo redes sociales. Esa es otra de las cuestiones que me llevó tiempo entender, no digo que esté bien, pero es la herramienta que utilizo para solucionar que todo lo que se dice no me afecte. Sí tomo las críticas constructivas, las que vienen acompañadas de fundamentos y que me pueden hacer crecer como profesional, a las otras no le doy trascendencia porque sé que destruyen y causan daño.

   “Elegí un camino para hacer mi trabajo y respeto las decisiones que escogen los demás, nada más que eso. En todo los ámbitos de la vida, cada uno sabe por donde va, con sus formas, sus valores, su moral y sus ideales, y como estoy seguro de mi camino, no me meto ni opino sobre el accionar de los demás”.

   --Cuando escuchás sobre corrupción y arbitrajes en el Federal A, ¿qué pensás?, vos pasaste por esa categoría.

   --Que cada uno diga lo que quiera, pero que se haga cargo. Es todo lo que tengo para decir, sé lo que hago y no me interesa entrar en polémicas y menos que menos referirme a situaciones que desconozco.

   --¿Se puede vivir sin estar pendiente de los medios de comunicación?

   --Yo lo puedo hacer. Nunca me creí el mejor y jamás sentí que era el peor cuando me criticaron. Vivo tranquilo, disfrutando de la profesión, lo demás no vale la pena. Si me detengo a analizar lo que cada uno dice de mi, pierdo tiempo y eso es lo que más me falta últimamente.

   “Esta profesión me está dando la oportunidad de vivir experiencias únicas y no quiero perder ni un segundo en situaciones que no me aportan nada. Un día no muy lejano voy a ser parte del pasado y nadie se va a acordar de que fui árbitro, aunque yo voy a sentir el orgullo de haber vivido a pleno este trabajo que parte de la vocación y la pasión, y eso es lo que le voy a contar a mis hijas el día de mañana”.

   --Todo muy lindo, pero la fecha no llega más.

   --No tengo apuro.

   --A ver que contestás: ¿Argentina a la final o Tello hasta el final?

   --No tengo dudas: Argentina a la final, quiero que sea campeón así me tenga que venir antes. Voy a vivir mi Mundial y no tengo como objetivo dirigir la final... Sí, me encantaría que Argentina se quede con la Copa.


Hincha de… "Libertad"

   “Ojalá se le de el ascenso, el año pasado estuvo muy cerca. Viene creciendo y trabajando a consciencia desde hace bastante tiempo, merece dar el salto de calidad. Le deseó lo mejor, es el club de mi infancia, de mi vida, ¿qué más te puedo decir?”, cerró el “Tortu”, como apodaron a ese 9 de pelo largo y goleador en la entidad milrrayita de Villa Rosas.

   Ahhh, lo dirigió tres veces en la Liga y Libertad no pudo ganar: 2 empates y un traspié.


 

47

   Partidos. Dirigidos por Tello en Primera de la Liga del Sur entre 2007 y 2011. Al que más veces pitó fue a Liniers, en 11 oportunidades.