Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Pringles: Nahiara, la nena diagnosticada con adenovirus, ya está en su casa

Su mamá Jennifer Perpetuo contó que estuvo a punto de ser candidata a un trasplante, pero de un momento a otro, su situación cambió. Llegó el miércoles desde Buenos Aires y debe seguir un tratamiento.

   Anahí González Pau
   agonzalez@lanueva.com

   La pringlense Nahiara Luna Pereyra, de 3 años, quien había sido trasladada de urgencia a un hospital de La Plata, por una enfermedad hepática y que fue diagnosticada con adenovirus, principal sospechoso de los casos de hepatitis infantil que alerta la OMS, ya se encuentra en casa, estable, y debe continuar con un tratamiento.

   Su mamá, Jennifer Perpetuo, agradeció el apoyo de la gente y la labor de los médicos que atendieron a su hija desde que comenzaron los síntomas hasta hace pocos días atrás, cuando por fin recibió el alta y pudo regresar a su hogar.

   El 5 de mayo Argentina detectó el primer caso de hepatitis infantil aguda de origen desconocido, fue en un paciente de ocho años que estaba internado en el Hospital de Niños de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe.

   De esa forma, Argentina se sumaba a la lista de al menos 20 países afectados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) había informado el 3 de mayo que se notificaron unos 228 casos de hepatitis infantil aguda de origen desconocido en menos de un mes y otros 50 estaban bajo investigación.

   "Le dieron una medicación que vino desde Estados Unidos, exclusivamente para Nahiara, por vía intravenosa", contó la mamá.

   "La doctora nos explicó que todos accionaron bien, en Pringles y en el Hospital Ludovica hicieron todo lo que había que hacer en el momento correcto. La nena tuvo adenovirus positivo, eso le dio hepatitis, y nadie sabía qué esperar, qué podía pasar. Nahiara es muy fuerte y no se notaba que estaba mal" señaló.

   Ni siquiera los médicos sabían como iba a ir reaccionando ella en cada paso que iban dando.

   "Nosotros la veíamos bien pero sus estudios de laboratorio no se veía lo mismo", indicó.

   Los médicos señalaban en principio que los análisis estaban mejor, pero luego comenzaron a arrojar resultados cada vez peores.

   Su mamá contó que de un momento a otro, la situación de salud de la pequeña empeoró y en una hora debieron trasladarla de urgencia en una ambulancia desde La Plata hacia el Hospital Gutiérrez de Buenos Aires donde permaneció aislada. Solo pudo tener contacto con dos familiares y con sumas precauciones.
  
     "Su recuperación fue milagrosa. Además del accionar de los médicos también creo que el apoyo de la gente la salvó, porque ella ya iba a trasplante y de golpe empezó a mejorar", dijo.

   Ahora, la pequeña Nahiara, otra vez en familia, en la calidez de su hogar, debe llevar adelante una nutrición especial y realizar controles además de tomar una medicación específica.

   La comunidad apoyó a la familia con donaciones al igual que la Municipalidad y los medios de comunicación que se hicieron eco de la situación.

   La permanencia en Buenos Aires se dio hasta el martes pasado cuando la familia pudo retornar a Pringles con el alta definitiva.