Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Cooperación II: el fiscal dijo que a la hora del crimen el acusado transfirió plata de la víctima a su cuenta

No está claro si forzó a Cristina Denda para hacerlo o lo realizó con la mujer ya fallecida. Creen que las pruebas contra José María Suárez son contundentes.

El fiscal Viego, en el lugar del crimen. Fotos: Emmanuel Briane y Pablo Presti-La Nueva.

   Avanzada la investigación, tras la captura de José María Suárez, vecino de Cristina Zulema Denda, como principal sospechoso del homicidio de la mujer en su casa del barrio Cooperación II, se confirmaron datos y se conocieron detalles macabros que le dan un matiz de película a la terrible historia.

   El acusado es quien, el martes de la semana pasada, dio aviso al 911 porque hacía un par de días que no veían a Cristina y fue testigo del procedimiento que llevó a la Policía a descubrir el cadáver con varias puñaladas, dentro de la vivienda de Elena Van Hees al 400.

   La llave del avance del caso fue el secuestro de una cámara de seguridad, cuya tarjeta de memoria (sana, porque fue fotografiada previamente, según confirmó el fiscal) se entregó al "testigo" para su preservación, pero a la media hora se descubrió que estaba dañada.

   Luego vino el allanamiento a la casa de Suárez, el secuestro de 1.210 dólares (llamativamente igual cantidad y discriminación de billetes que los que tenía ahorrados la víctima, según confirmó un testigo) y de los celulares de él, su mujer y su hijo con mensajes borrados, todos relacionados con Cristina.

   El fiscal Jorge Viego, en diálogo con Panorama por LU2, confirmó que un amigo de Cristina guardaba en su celular la captura de una imagen hecha durante una videollamada con ella, días antes del hecho, en cuya charla la mujer pretendía saber si los dólares que había recibido no eran truchos.

   En esa foto se pudo observar el número de serie de un billete de 10 dólares, que fue encontrado en la casa de Suárez, quien al parecer estaba apremiado por las deudas.

   "Este testigo, amigo de la víctima, la ayudaba siempre con las operaciones bancarias y ese día, por suerte, capturó una imagen de la teleconferencia donde se veía el billete y pudimos corroborar el número de serie", ratificó el fiscal.

La venta del lavavajillas

   También declaró un hombre que le había comprado un lavavajillas a Suárez y le había entregado 110 dólares (dos billetes de 50 y uno de 10), que el sábado 9 (un día antes del hecho), el acusado "cambió" por pesos con la víctima.

   Pero un dato muy inquietante, que aportó hoy Viego, es que prácticamente a la hora del crimen, el domingo 10, 
se transfirió dinero de una caja de ahorro de Denda a la cuenta DNI de Suárez.

   Esto lo ratificó un banco, que respondió con celeridad al pedido del fiscal, teniendo en cuenta que desaparecieron las tarjetas, documentación y el celular de la víctima.

   "Llamativamente encontramos esa transferencia, que a una cuenta DNI normalente se hace por teléfono. Puede ser que la haya forzado a que lo haga o que él la haya realizado (con la víctima ya fallecida). Es casi pegado al horario de la muerte", indicó Viego.

   La víctima, según quedó reportado en la autopsia, presentaba lesiones de defensa en sus puños. Posiblemente resistió el ataque del hombre.

   El análisis de los celulares del acusado y su familia continúa, aunque bajo reserva según aclaró el fiscal, que procura recolectar más prueba.