Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Jornada clave en el juicio por el homicidio de un jubilado

Dos hermanos deben responder por el crimen de Ismael Cabral. Hoy, finalizados los testigos, se reuniría el jurado para dictaminar si son culpables o inocentes.

Juan Durán, detrás de su abogada, Fabiana Vannini. Fotos: Prensa Fiscalía.

   Tras los últimos testigos propuestos por la fiscalía y los de la defensa se dará paso, hoy, a la reunión de los jurados para determinar si los hermanos acusados del crimen de Ismael Leandro Cabral, de 83 años, son culpables o inocentes.

   El juicio contra Juan Marcelo y Marcela Alejandra Durán se está desarrollando en el quinto piso del Palacio de Justicia.

El abogado Carnevale y la acusada Marcela Durán.

   Una vez conocido el veredicto de los civiles, y luego de escuchar la postura de las partes involucradas, será el juez técnico Julián Saldías, del Tribunal Criminal N° 3, quien defina el fallo.

   Según la investigación del fiscal Jorge Viego -también actúa en el debate-, el 23 de abril de 2020, en horas de la noche, dentro de la vivienda de Pasaje Junín 2050, los hermanos Durán ingresaron con la intención de apoderarse de dinero y otras pertenencias y maniataron con su propio cinturón a la víctima, procediendo luego a asfixiarlo hasta su muerte.

   Tras ello habrían escapado con unos 15.000 pesos y otros elementos.

   Se les imputa el delito de homicidio calificado criminis causa, aquel que sucede con la intención de ocultar otro delito, en este caso el robo.

Juez técnico Julián Saldías.

   El hombre acusado está siendo asesorado por el abogado Carlos Carnevale y su hermana, por Fabiana Vannini, ambos de la Defensoría Oficial.

   En caso de ser encontrados culpables, podrían recibir la pena de prisión perpetua. 

   En el juicio se escucharon, entre otros, la declaración de la hija de Cabrera, quien relató cómo tomó conocimiento de la muerte se su padre y dijo estar convencida de que los Durán son autores del hecho.

    También declararon peritos de la Policía Científica, que trabajaron en el levantamiento de rastros; la médica que hizo la autopsia, quien concluyó que se trató de una muerte por sofocación, tras la obstrucción de las vías respiratorias y una vecina que vio al jubilado por última vez esa tarde, sobre las 19.30/20, cuando le vendió una cerveza.