Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

El Presidente no piensa en cambiar su gabinete

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

   Alberto Fernández no está pensando ahora mismo en mover las piezas de su gabinete de ministros y secretarios. Esas aguas se agitaron un poco en las últimas horas cuando el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, quedo en el ojo de la tormenta por algunas desprolijidades que cometió el gobierno nacional a la hora de acudir en ayuda de los damnificados por los gravísimos incendios en Corrientes.

   No era para menos: Cabandié venía de mostrarse primero en las playas de Barbados mientras acompañaba al presidente en ese tramo de la gira por el Caribe que antes había tenidos como destinos principales sus visitas a Rusia y la República Popular China. A esas alturas el problema de los incendios en Corrientes ya ocupaban las tapas de todos los diarios y el funcionario fue criticado por “indiferente” incluso desde algunos sectores internos.

   El lunes, una fuente gubernamental admitió que había “mucho malestar” con el ministro, un hombre que siempre se referenció en Cristina Kirchner, y que por esas horas tal vez el único apoyo con el que contaba era el que le había dado el presidente Fernández.

   Se dijo en los pasillos, para más, que La Cámpora, con su jefe Máximo Kirchner a la cabeza, “le había sacado el cuerpo” por considerar muy débil su gestión en general y su respuesta ante los incendios correntinos en particular. “Lo único que se le ocurrió fue enfrentarse al gobernador (Gustavo Valdés) para criticar a (Mauricio) Macri”, dijo una fuente.

   La ayuda de fondos nacionales a la provincia enviados por el ministerio de Cabandié y su sobrevuelo de las zonas afectadas durante el fin de semana parecieron gestos tardíos que no alcanzaron a tapar aquello faltantes, agregan las fuentes.

   En las últimas horas, una alta fuente del gobierno aseguraba que Cabandié seguirá el su cargo porque el presidente lo apoya. Del mismo modo que la semana pasada el mandatario tuvo un claro gesto para aventar rumores sobre otra renuncia, la de la titular del PAMI y militante de La Cámpora, Luana Volnovich, por el escándalo que levantó su viaje de vacaciones a un lujoso resort del Caribe junto a su novio y segundo de la obra social de los jubilados, Martín Rodríguez.

   El presidente, se recuerda, tuvo en este caso un gesto explicito de apoyo a la cuestionada funcionaria y se fotografió con ella en un acto oficial la semana pasada donde se anunciaron cambios en el proceso de atención de ese organismo a los afiliados jubilados y pensionados.

   “Alberto no es de hacer cambios, salvo por razones muy especiales, no lo hizo con Wado (De Pedro) al que todos decían que le iba a pedir la renuncia, y no lo hará ahora con funcionarios que, más allá de algunas circunstancias, cree que están cumpliendo con sus funciones”, sostuvo una fuente familiarizada con el tema.

    Los confidentes se refieren en ese tren a los rumores internos que circulan en torno a la verdadera estabilidad en el cargo del ministro de Economía, Martín Guzmán, abocado como se sabe en estos momentos a tiempo completo detrás de pulir los últimos detalles del acuerdo con el Fondo que el presidente enviará la semana que viene al Congreso.

   No es un secreto que la principal embestida contra la posición del titular del Palacio de Hacienda proviene de sectores que responden a Máximo Kirchner, y se dice que también hay reproches cruzados de la vicepresidenta, supuestamente por que el ministro les habría mentido con los datos sobre el acuerdo con el Fondo que ahora se sabe que contendrían algún tipo de ajuste en las tarifas y al menos en una primera etapa una reforma jubilatoria que alcanzaría a siete regímenes especiales contenidos en la ley y que podrían acotarse como los casos de jueces y embajadores, aunque no docentes.

   “Martín sale fortalecido de este acuerdo y sigue con Alberto todo el mandato”, arriesgó muy seguro un colaborador presidencial que lo frecuenta a diario en su despacho.