Todo tiene que ver con todo

“El intelecto y 10 más”, el libro de un ex arquero puntaltense que ya se lee en todo el mundo

25/9/2021 | 06:30 |

Diego Hernán Fernández es el autor intelectual de una obra de 430 páginas que también incluye distintos testimonios de profesionales vinculados al deporte y al fútbol propiamente dicho. “Las historias contadas en los distintos capítulos hacen hincapié en la relación de un jugador amateur o profesional con una sociedad cada vez más demandante”, sostuvo el golero radicado hoy en Santa Fe.

Fotos: Facebook Diego Fernández

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973

   “Cuando me preguntan ¿qué es lo que más debo entrenar en el deportista?, sin dudar respondo el intelecto, ya que sin el desarrollo del mismo nunca se podrán ejecutar de manera óptima todas las demás capacidades”.

   La frase de presentación con la firma del autor te mete de lleno en el realismo tantas veces imperceptible de comportamientos individuales o grupales y de situaciones complejas que tiene que vivir un deportista en una sociedad cada vez más demandante y limitante.

   “El intelecto y 10 más”, “Todo tiene que ver con todo”, es el libro que con tanto esfuerzo escribió el ex arquero puntaltense Diego Hernán Fernández, formado en Sporting pero con debut liguista en la Primera de Rosario Puerto Belgrano, en el hexagonal de verano de 1992.

   La obra literaria, ideada, ejecutada y editada por el golero que en nuestro medio también pasó por Olimpo y Villa Mitre no solo es un soporte de lectura para entrenadores y deportistas en general, también tiene un direccionamiento hacia docentes de diferentes áreas, gerentes de clubes y Asociaciones Civiles y público en general.

   Con prólogo del ex cuidapalos de Boca Carlos Fernando Navarro Montoya y la colaboración desinteresada de distintos profesionales vinculados al fútbol en su máxima expresión, este ejemplar de 430 páginas logra cubrir las expectativas que genera, dándole la posibilidad al lector de reflexionar sobre diversas situaciones muchas veces pasadas por alto.

   “Escribir un libro era una asignatura pendiente; algo que venía dando vueltas por mi cabeza desde que era adolescente. Siempre me gustó leer, escribir y relacionarme con el arte, pero nunca imaginé que un año me iba a alcanzar para cumplir el sueño del libro propio”, resaltó el “Narigón”, futbolista profesional durante dos décadas y el “1” con más presencias en el arco de Villa Mitre a lo largo de la historia: 135 partidos en cuatro ciclos distintos (1995, 1997, 2006-2007 y 2011).

   También es el único golero de la entidad tricolor que defendió los colores en cinco competencias diferentes: Liga del Sur, Argentino B, A, Copa Argentina y B Nacional.

   Su trayectoria incluye 14 equipos distintos y un paso por el Alianza Atlético Sullana de Perú. ¿Y como entrenador? Trabajó como técnico alterno en Sarmiento de Junín, Patronato de Paraná, Deportivo Cúcuta de Colombia, Central Córdoba de Santiago del Estero, Gimnasia de Mendoza y Quilmes.

   Su afición a la lectura lo llevó a redactar cuentos cortos y algunas poesías, hasta llegar al desafío más grande, al libro que siempre quiso escribir pero que nunca supo qué contenido iba a tener. Hasta marzo del año pasado, cuando la pandemia lo hizo investigar e interiorizarse sobre un tema nada tabú: las causas y las consecuencias del intelecto y de la preparación del jugador dentro y fuera de la cancha.

   “El libro es una realidad debido a dos situaciones que yo llamo adversidades. La primera tiene que ver solo conmigo, con el hecho de estar sin trabajo (en 2009 se recibió de Director Técnico Nacional de Fútbol en la Escuela N°1 con sede en el club River Plate) y fuera de ese circuito de entrenadores que están en boca de todos. ¿Qué quiero decir? Que tuve tiempo para sentarme a planificar qué tipo de libro quería para mi y para la gente vinculada, de alguna manera, a este deporte”, sostuvo Diego.

   “Y la segunda está relacionada a la pandemia, que nos dio la chance a todos para que, encerrados en nuestras casas, le dediquemos tiempo a tareas que siempre fueron secundarias. En pleno aislamiento y vía virtual hice más de 60 charlas con diferentes entrenadores, además de capacitarme con cursos y entrevistas con profesionales de distintos puntos del mundo”, contó.

   —¿Con qué países precisamente?

   —Hice lazos, más que nada, con los de habla hispana, donde ya estoy mandando una tanda de ejemplares que me pidieron. Por lo general el contacto surgió por algún colega amigo, y eso derivó en capacitaciones con expertos de la ciencia y empresarios vinculados al fútbol de Méjico, España, Colombia Perú y Estados Unidos.

   “Eso, sumado a las investigaciones y a las consultas bibliográficas de temas vinculados al pensamiento sistémico, a la gestión de las emociones y al liderazgo deportivo, me hicieron reflexionar: ¿y por qué no?”.

   —Claro, ¿y por qué no?

   —Empecé a relacionar mi carrera futbolística con todas las vivencias que tuve en los cuerpos técnicos que integré y me di cuenta que había material como para lanzarme a la aventura de este libro que me llenó el alma.

   “A su vez se me ocurrió convocar a diferentes personas vinculadas al fútbol: psicólogos deportivos, ex jugadores que aman escribir y otros que hoy son periodistas, con el fin de hacer conocer sus pensamientos sobre la idea con la que arrancó esta linda historia: el desarrollo del intelecto en el deportista”.


Fútbol, arte y psicología: perfecta combinación

   “El libro resume, a grandes rasgos, las causas y las consecuencias del intelecto y de la preparación del jugador dentro y fuera de la cancha”, racalca Diego.

   Y enseguida surgen un montón de cuestionamientos: ¿qué porcentaje tiene el intelecto del deportista en el éxito de sus ejecuciones?, ¿de qué manera se puede desarrollar el intelecto de un deportista?, ¿Son realmente útiles las metodologías no convencionales?, ¿es posible que un jugador que toca un instrumento, pinta cuadros, es aficionado a la literatura o tiene conocimientos matemáticos pueda interpretar el juego mejor que uno que no lo hace?.

   Y hay más: ¿Qué relación tienen el efecto Pigmalión, la procrastinacion y el umbral OK con el fútbol?, ¿cuánto puede mejorar el cerebro del deportista?, ¿qué se le podría anexar para potenciarlo?

Los psicólogos deportivos de Unión de Santa Fe, César Palmieri y Augusto Galateo, escribieron sus propios capítulos en el libro.

 

   El autor, basándose en su experiencia, en sus vivencias e investigaciones, responde cada una de estas preguntas, siempre con una dinámica entretenida y llena de disparadores. Y logra hacernos transitar por diferentes aristas que rodean al mundo del deporte en general, pero particularmente el fútbol...

   —¿Por qué te basaste en el intelecto del deportista?

   —Es algo fundamental de lo que nadie habla. Hoy el jugador necesita estar preparado, estar intelectualmente a la altura de una sociedad cada vez más demandante. Más allá de lo que pueda producir dentro de la cancha, tiene que saber tomar buenas determinaciones fuera de ella, porque para ser un ejemplo para los más chicos debe aprender a controlar sus impulsos en un ambiente lleno de presiones.

   “El desarrollo del intelecto le va a permitir, además, hablar de igual a igual con un representante o con el dirigente que sea, para no estar necesitando siempre de un tercero cuando tiene que fichar para un club o debe arreglar un contrato”.

   —Muy interesante.

   —El intelecto abarca una parte grande de la vida del jugador, sobre todo en el desarrollo de su carácter. En realidad, tiene que aprender a desenvolverse en un contexto social cada vez más voraz y muchas veces injusto.

   “Es muy importante que el jugador descubra su intelecto antes de que le llegue el retiro, el momento más inquietante y más dubitativo de la vida de un futbolista. Algunos muchachos cuelgan los botines y no saben para donde arrancar, entonces quedan a la deriva, se gastan lo poco o mucho que ganaron como profesionales y, a veces, terminan tomando decisiones drásticas que ni siquiera vale la pena comentar”.

   —Entiendo perfectamente.

   —Bien. Todo eso, más mi amor por la pelota y por todo aquello potable que gira alrededor del futbolista, hizo que me volcara por este tema, que más allá de ser importante termina siendo apasionante.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “El intelecto es clave en la formación del jugador, pero también en el desenvolvimiento de ese jugador en la vida misma”.

   —¿Cuánto tiempo te llevó armar y editar el libro?

   —Entre la investigación, la compaginación y la recopilación de opiniones, un año de trabajo, siempre dedicándole 5 o 6 horas todos los días. En realidad empecé a soñar con este libro cuando era adolescente, aunque nunca imaginé que el contenido iba a tener como base el intelecto.

   “En un primer momento iba a contener cuentos y anécdotas, después pensé en hacerlo solo con poesías, hasta que un día me convencí que lo debía relacionar con mi formación, con el camino que recorrí en el fútbol para llegar hasta acá. Y le apunté, específicamente, a lo humano, a lo que tiene que potenciar un jugador para no ser engañado por nadie”, señaló el escritor Fernández, quien además incorporó algunos cuentos que no se gastaron con el tiempo y una poesía a la pelota que escribió hace 15 años.

   La primera tirada de “El intelecto y 10 más”, que se imprimió en la editorial capitalina Autores de Argentina, contó con 200 ejemplares y se agotó rápidamente.

   “Mandé a imprimir 200 más”, adelantó el hijo de Esteban, recordado arquero de Olimpo a fines de la década del `70.

   —430 páginas. Es para leerlo tranquilooo...

   —A todos les digo lo mismo: no es una novela y no hay un capítulo entrelazado con otro. Son historias que empiezan y terminan. En el índice aparecen los temas y vos elegís. Por ejemplo, te recomiendo página 220, “La gestión de las emociones”, un texto llevadero que te va a hacer descubrir un mundo que no conocés.

   Mediante una plataforma global de comercialización, Bibliomanager, el libro llegó a distintos países de habla hispana, y para que el lector lo tenga en sus manos deberá concurrir a las librerías habilitadas para hacer una impresión bajo demanda.

   —¿Hay capítulos referidos a los clubes de Punta Alta o a tu paso por Olimpo y Villa Mitre?

   —En la página 213, el capítulo llamado “Fútbol, juego y deporte” habla sobre la conversión del amateurismo al profesionalismo, y la ilustración es con fotos de las canchas de Rosario y Sporting.

   “Olimpo y Villa Mitre son nombrados varias veces, incluso a la entidad aurinegra la menciono en mi prologo, cuando digo que iba al Carminatti con mi abuelo a ver a mi papá atajar”.

   “Hay un capítulo, “Las enseñanzas de las derrotas”, que se refiere a aquellas finales de 1996 entre Olimpo y Villa Mitre, por llegar a la B Nacional. Yo atajaba en el tricolor y me tocó perder, pero puedo asegurar que de las derrotas se aprende, porque me quedó la enseñanza de haber sido parte de un excelente grupo humano, con compañeros que me dieron varios consejos y me hicieron respetar a un plantel como si fuera mi familia. En el deporte, si uno no claudica, siempre encuentra revancha”, indicó quien también pasó, dejando un gratísimo recuerdo, por Deportivo Villalonga (jugó en la temporada 1991-1992).

   Entre otros, escriben en el libro los ex futbolistas Pablo Lugüercio, Ignacio Boggino, Héctor Bracamonte y César Carignano.

   También Diego Vargas (entrenador de atletas olímpicos), Roberto Servat (ex campeón argentino de ajedrez), Augusto Max (actual jugador de Cerro Largo de Uruguay), Pablo Rodríguez Sánchez (DT español) y la primera entrenadora de fútbol femenino en España: Toña Is.

   El ejemplar, en la primera edición, tuvo un costo de 1.350 pesos, aunque saldrá unos “pesitos” más en el segundo tiraje, previsto para dentro de 15 días.

   —En pocas palabras, ¿cómo definirías el contenido del libro?

   —Los que escriben abren su corazón y cuentan experiencias enriquecedoras desde todo punto de vista. Es un libro de frases picantes, ja, ja...

   —¿Por ejemplo?

   —Lugüercio cuenta que en su etapa de futbolista tuvo un técnico, que a su vez había sido jugador profesional y de Selección, que siempre les repetía: “El fútbol es una gran mentira”. Si, ya sé, querés saber quien es, pero está en el libro.

   El diseño, la portada, la maquetación y el apoyo publicitario, todo corrió por cuenta de Diego, quien reconoció: “escribir un libro es fantástico, te abre la cabeza, te libera la mente y te hace viajar a lugares impensados”.

   El poeta cubano José Martí dijo que “hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”.

   “Ya está, cumplí con Dios y con la patria”, sentenció Diego.

   “Veo el libro terminado y considero que es un premio a la resistencia, al insistir en pandemia, cuando estaba sin trabajo y le tuve que hacer frente a dificultades que aparecían todos los días. El objetivo era potenciar mi marca y se cumplió, porque la obra esté en boca de todos gracias a las notas periodísticas y a la publicidad vía redes sociales”, amplió.

   “Costó, pero llegamos. Hubo días que perdí la noción del tiempo, que me senté frente a la computadora a las 8 de la noche y me levanté a las 8 de la mañana. Por eso lo pudimos empezar y terminar en un año; y es una satisfacción enorme”, cerró.

   Existe la posibilidad de que el libro de este puntalentense emprendedor sea presentado en el Museo del Deporte de nuestra ciudad, seguramente antes de fin de año.

   “Algo me anticiparon, ojalá se dé”, se esperanzó el querido “Narigón”.


 

Poesía “A la pelota”, por Diego Hernán Fernández

 

   PIEL DE CUERO, CORAZÓN DE TRAPO, ALMA DE POTRERO Y SUEÑOS DE ESTADIO.

   ACUSADA CULPABLE DE ANGUSTIAS, EUFORIAS Y LLANTOS, POR SER LA PROTAGONISTA PRINCIPAL DE DERROTAS Y VICTORIAS DENTRO DEL CAMPO. SE ENTREMEZCLAN EN TU ESENCIA EL ROCK, LA SAMBA Y EL TANGO, USTED SI QUE ES LA QUE MAS SABE DE LUJOS, GAMBETAS Y CAÑOS. EN LOS PIES DE LOS MAS GRANDES HA VIVIDO SIN DESCANSO Y AUNQUE ALGUNO LA MALTRATE, ELLA SIEMPRE QUIERE SEGUIR JUGANDO.

   SOS SOSTÉN Y RECUERDO, EMOCIÓN Y FELICIDAD, AMIGA, RIVAL, LADRONA Y ARRABAL, SOS ÁNGEL Y DEMONIO, ESPERANZA Y LIBERTAD, SOS ESA QUE NO DIFERENCIA NI RAZA NI CREENCIA NI CLASE SOCIAL, SOS BANDERA Y ESTANDARTE, SOS REGALO Y AMISTAD, SOS PASADO, PRESENTE Y FUTURO, SOS TODAS ESAS COSAS Y MUCHAS MAS...

 

1.350

   Pesos. El precio del libro en la primera edición. Se imprimieron 200 ejemplares y quedó rápidamente agotada. En 15 días sale la segunda, otros 200, seguramente a unos pesitos más.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias