Grave error arbitral, ¿con o sin intención?

Hubo una jugada en el clásico que pudo haber cambiado la historia, pero…

25/8/2021 | 21:51 |

El 0-0 entre Olimpo y Villa Mitre fue un castigo para lo poco que ofrecieron los dos, aunque existió una acción que podría haber modificado, o no, el rumbo del encuentro. El asistente Nº 1, Nelson Leiva, ¡cobró posición adelantada tras un saque de arco! La pelota, peinada por Ledesma, iba hacia la posición de Guille, que encaraba para ponerse mano a mano con el arquero Tavoliere. Increíble, pero real.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

 

   Poco y nada pasó en el clásico entre Olimpo y Villa Mitre, por eso, a la hora de sacarle jugo a las piedras, le tenemos que poner la lupa a un error arbitral inadmisible, sobre todo en esta categoría y a este nivel.

   A los 23 minutos del segundo tiempo, un saque de arco que Guido Villar mandó con un derechazo a campo enemigo, fue peinado por Diego Ledesma, la pelota sobró a la última línea del tricolor y Guille picó al vacío con toda la intención de ir a ponerse cara a cara con el arquero Tavoliere.

Mirá el comentario del clásico

   Sin embargo, el asistente Nº 1, Nelson Leiva, desconcentrado, levantó el banderín marcando posición adelantada (de Ledesma, “que volvía”, según la seña que hizo), aunque enseguida pidió perdón por infringir la regla, ya que no hay off-side en un saque de meta.

   Al ratito, shockeado por la situación, no vio la fuerte infracción, con vehemencia y a destiempo, de Enzo González sobre López Alba. Fue frente a sus ojos, se escuchó el ruido a canillera y al mismo tiempo el “uhhh” de los dirigentes y periodistas apostados en zona de plateas. El 10 villamitrense debió ser expulsado con roja directa, pero el árbitro Mario Ejarque no sancionó ni foul y Leiva, al lado de la acción, ni siquiera lo alertó sobre el patadón que vimos todos menos ellos dos.

   López Alba, llorando y con las manos cubriendo su rostro, dejó el campo de juego en camilla (fue reemplazado por Rodrigo Herrera), con las medias bajas y en su pierna izquierda la marca de una infracción increíblemente ignorada.

 

Un lujo para los tiempos que corren

   Después del triunfo ante Estudiantes de San Luis, por la fecha 14 de este certamen, Olimpo desafectó su campo de juego para realizar un trabajo de aireado de suelo, resembrado y fertlizado.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Después de 25 días de estar desafectado, el piso del Carminatti hoy lució impecable, con algunas pequeñas imperfecciones y zonas blandas, es cierto, pero bien tupido y parejo.

   “Se removió parte de la tierra, se escarificó, se cepilló el césped, se sacó la mugre superficial y se resembró con 500 kilogramos de semillas. Se fertilizó (con 200 kilos de organutsa) y se tapó el rectángulo de juego con una manta geotextil anti heladas. Estuvo cubierto durante tres semanas, hace unos días se pudo cortar y esta tarde estuvo apto para que puedan jugar”, detalló Andrés Dagna, hijo del Alfredo y encargado del mantenimiento de la cancha aurinegra.

   Más allá de las labores y del buen resultado, sobre todo en estos tiempos de frío y viento, algunos entendidos en el tema opinaron que se puedo haber esperado unos días más para pisar el pasto nacido hace muy poco, pero era el clásico y Olimpo quería ser local en su escenario. ¿Quién le iba a decir que no?

 

Un ejemplo

   En la provincia de Buenos Aires, a causa de la pandemia, continúa la prohibición de público en los distintos estadios, pese a que en algunos, con imágenes elocuentes, como sucedió en Chivilcoy, el día que empató 1-1 con Olimpo, las restricciones pasaron de moda y se permite el ingreso de 100, 200 y hasta más personas en las canchas.

   Bueno, el clásico entre Olimpo y Villa Mitre fue un respeto total a las reglas y al sentido común. Sin tener en cuenta a los periodistas y a los efectivos policiales apostados en zona de plateas, del lado local pude contar 23 personas, entre dirigentes y empleados del club.

   En el sector opuesto, en la tribuna de calle O`Higgins, se apostaron los 18 directivos del tricolor, quienes actuaron como lo que son y lejos estuvieron de ser esos hinchas enfermizos que también vemos en otros cotejos de este mismo Federal A.

       ¿Habrá tenido que ver que en el Carminatti haya estado el titular del Aprevide Gustavo Gómez? No, en los duelos entre aurinegros y tricolores, a lo largo de la historia y dentro de un estadio, nunca sucedió nada. Que siga siendo así…

 

Una espina difícil de sacar

   El 27 de agosto de 2007 fue la última vez que Olimpo le ganó un clásico a Villa Mitre. Fue 4-1 por la B Nacional.

   Desde ese día hasta hoy, más allá de haber estado varios años en categorías diferentes, se dieron seis duelos más, con tres 0-0 en el Carminatti (B Nacional 2007, Federal A 2019 y el de esta tarde) y tres éxitos del tricolor en El Fortín (2-0 y 3-1 en 2020 y 5-1 el 2 de mayo de este año, por la primera rueda de este mismo certamen).   

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias