Se redujo en más del 50 %

Cayó la donación de plasma, pero se aguarda un repunte por la inercia de los contagios

1/5/2021 | 06:30 |

“Estamos preocupados. Y ahora esperamos al grupo de personas que transitaron el Covid en los meses de marzo y abril”, dijo la Dra. Vanesa Fernández, jefa del Servicio de Medicina Transfusional del hospital Penna.

Sesión de donación de plasma en el hospital Penna. / Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

Audionota: Gino Mondino

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   No es menor la preocupación entre las autoridades sanitarias del Hospital Interzonal General de Agudos Dr. José Penna; específicamente del área de medicina transfusional.

   La caída en los registros de los donantes de plasma, un elemento considerado valioso para la recuperación de pacientes en los períodos iniciales de síntomas por el Covid-19, supera el 50 %.

   Las razones hay que encontrarlas, según la doctora Vanesa Fernández, jefa del Servicio de Medicina Transfusional del nosocomio, en los menores casos de contagios en los meses de verano, en coincidencia con un menor requerimiento de plasma.

   “Pero ahora comenzaron a subir en forma significativa”, sostuvo.

   “En realidad, también se debe tener en cuenta que la persona que tuvo Covid-19 tiene que esperar entre 21 y 28 días desde la aparición de los síntomas para concurrir a donar. Recién allí podemos ver el pico de anticuerpos”, agregó.

   La Dra. Fernández comentó que se está transitando un momento de inercia en la dinámica de este proceso.

   “Ahora esperamos al grupo de personas que tuvieron Covid-19 en marzo y abril últimos, donde hubo picos muy altos. Una dinámica lógica sería que, a partir de estos días, comiencen a venir a donar plasma”, se esperanzó.

Los números y la realidad

   En mayo, el ministerio de Salud bonaerense y el Instituto de Hemoterapia pusieron en marcha el protocolo de plasma convaleciente. Y el 10 de junio el hospital Penna se sumó a la recolección y se convirtió en un centro más de aféresis.

   A partir de entonces, y en forma ininterrumpida, se trabajó para pacientes de nuestra ciudad, pero también para quienes residen en otras regiones sanitarias de la provincia de Buenos Aires.

   Hasta la última semana, se han registrado 1.152 receptores de plasma donado.

   “Hasta el momento llevamos más de 500 donantes conectados y más de 1.100 transfusiones, ya que, a veces, hemos enviado más de una unidad por paciente. Esto depende de varios registros, entre ellos el peso de la persona”, comentó.

   Así, cada donante aporta tres unidades de plasma listas para transfundir, que puede llegar a otras tantas personas.

   “En épocas críticas atendíamos entre 6 y 10 donantes por día. Ahora, hay veces en que viene uno solo. Por eso estamos preocupados”, agregó.

   El momento en que más gente donó plasma fue durante los meses de agosto, septiembre y octubre. Por esta razón, arribó una segunda máquina de aféresis con la intención de reducir los tiempos operativos.

   “Desde la mañana y hasta la tarde los podemos hacer con 12, 14 o 16 personas por día, dependiendo de la demora de cada aféresis. Y se pueden atender dos donantes por vez, cuya sesión es de alrededor de 40 minutos”, detalló.

   El Servicio de Medicina Transfusional es encabezado por la doctoras Vanesa Fernández, Giovanna Grimaldos Sánchez e Isabel Gallez y por las bioquímicas Ana Karina Mary y Evelina Di Nardo.

   Asimismo, por los técnicos en hemoterapia Gisela Martínez, Melisa Riquelme Molina, Jorge Rial, Silvina Schreiner, Olga Millamán, Belén Macaya, Ariel De Simón, Marcia Devescovi, Florencia Erdozain, Sofía Bravo, Flavia Freije, Hugo Bobb, Valeria Mazzarini, Rosario Herbas y Josefina Aguilar y las administrativas Luisa Riquelme Molina y Alejandra Svetliza. 

   “Otro tema para destacar es que quienes tuvieron Covid-19 y se vacunaron, ahora se pueden acercar para que los retitulemos. Es que, probablemente, su título haya aumentado”, explicó.

   La acción de retitular implica volver a medir el nivel de anticuerpos.

   “Para que sea útil, el plasma de un donante debe tener un título mayor a 1 en 400”, afirmó.

   “Hay personas que desarrollan más, y otras menos, lo cual no quiere decir que no estén protegidas contra la enfermedad, pero para que la transfusión sea eficaz debe tener esa condición”, agregó.

   “También un buen acceso venoso, porque hay que conectarse a la máquina, y dar la serología habitual. Es decir, cumplir con los mismos requisitos para la donación de sangre”, dijo.

   Asimismo, tener entre 18 y 65 años de edad; pesar más de 50 kilos; no haberse realizado un tatuaje o una cirugía en los últimos seis meses y no haber recibido una transfusión en ese mismo período.

“Entre los eventuales donantes hay varios que se quedan sin poder hacerlo por no acceder a los requisitos básicos. Esto disminuye el número de efectivos”, admitió la profesional.

   El ministerio de Salud de la Nación ratificó, el último 29 de enero, que, en el caso del plasma de pacientes convalecientes, el consenso para su aplicación involucra a la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC); al Grupo Cooperativo Iberoamericano de Medicina Transfusional (GCIAMT); la Sociedad Argentina de Infectología (SADI); el Consorcio de Instituciones coordinado por el Hospital Italiano de Buenos Aires; la Fundación Infant y el propio organismo.

   —Dra. Fernández, ¿alguien que ya donó plasma puede hacerlo de nuevo?

   —Sí. Puede hacerlo, como mínimo, cada 48 horas y varias veces.

   “Acá ha venido gente que donó más de cinco veces. Son dos señoras, de Daireaux y de Tres Arroyos, que sólo viajaron a Bahía Blanca para ese fin.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Lo que sí hacemos, luego de la donación, es volver a tomar una muestra para analizar las proteínas; los títulos de anticuerpos, por los días que fueron transcurriendo”.

   —¿Alguien que se volvió a contagiar puede ser donante?

   —Sí, pero tiene que esperar los 21 días para la desaparición de los síntomas.

   —¿Está ratificada la eficacia en los tratamientos con plasma en pacientes con Covid-19?

   —Sí. Los resultados están comprobados en aplicación temprana.

   “Es algo preventivo, sobre todo en aquellos pacientes que tienen síntomas entre los 7 y los 10 días; alguna condición de riesgo y donde pueda aparecer la complicación más temida: la respiratoria.

   “El plasma no ha sido de utilidad en pacientes graves y en momentos en que están conectados a un respirador. Pero sí es eficaz en aquellos en que, uno cree, que se van a complicar con alguna cuestión respiratoria severa, aunque estén en los primeros momentos del respirador.

   “Insisto: cuanto más temprana es la aplicación, mejor. Pero siempre antes de eventuales complicaciones respiratorias”.

Algo personal (o cómo vivir el coronavirus desde adentro)

   La Dra. Vanesa Fernández contrajo coronavirus entre el 12 y el 13 de septiembre.

   “Me hicieron el hisopado el 14; me dio positivo”, recordó.

   “Ya estaba aislada, con mucha astenia y la presión baja. Empecé a medirme la saturación de oxígeno y no era crítica, pero bajaba todos los días”, dijo.

   “Alrededor del 18 o 19 empecé con broncoespasmos (NdR: obstrucción bronquial). El 19 me interné y me transfundieron plasma. A las 48 horas estaba de alta; y por fortuna salió todo bien”, afirmó.

Dra. Vanesa Fernández, jefa del Servicio de Medicina Transfusional del hospital Penna.

   Pero la previa fue movida.

   “Ya habían pasado 72 horas desde el diagnóstico y no me sentía mejor. Ahí sospeché que iba a tener problemas y podía complicarme”, sostuvo.

   Aclaró la profesional que la consideración de riesgo del personal de salud es porque suelen contagiarse con alta carga viral en razón del lugar donde trabajan.

   “Tenía el acompañamiento telefónico de mis compañeros del hospital. Y también del doctor Cuchetti (Carlos, terapista asignado al área de Covid-19) y la doctora Modelo (Romina, jefa de Clínica Médica, del mismo sector). Los tres llegamos a la misma conclusión: la transfusión de plasma”, indicó.

Parte del equipo que trabaja en el área de Medicina Transfusional del Penna.

   La Dra. Fernández volvió a trabajar a las tres semanas.

   “Ahora estoy bien, pero los primeros meses me cansaba mucho”, dijo.

   “Lo sentía. Por ejemplo, siempre salía del hospital y continuaba en el consultorio con normalidad. Pero ahora tenía que recostarme un rato. También lo notaba en la mañana, al levantarme”, comentó.

   En el mes de febrero llegaron las vacunas y a la Dra. Fernández le aplicaron las dos dosis de la Sputnik V.

   “Desde entonces tuve muy buena reacción de títulos de anticuerpos. Pero tengo que seguir cuidándome, tal como el primer día”, resaltó.

Para la donación de plasma en el Penna los contactos son: WS, 291 4 436006, de 10 a 13 y de 16.30 a 19. Hemoterapia, 4811510, de 8 a 15 y WS, 291 5 262649, de 15.30 a 19.30.

   “Por dos cosas: uno puede ser un portador sano y no lo sabe. Y puede contagiarse igual, aunque lo que protege la vacuna es para no volver a hacer una complicación”, afirmó.

   “Eso se ha comprobado, porque los síntomas de una persona vacunada que se volvió a contagiar son leves. Casi nada; acaso una pérdida de olfato y nada más”, contó.

   “En realidad, lo que aquí se está comprobando es la acción de la vacuna”, remarcó.

   También dijo que para el personal del hospital, que atravesó esa situación, fue como un resfrío.

MAS INFORMACIÓN DEL TEMA:

Donación de plasma: ¿por qué es necesario explicar que es importante?

“Mientras llega la vacuna, la expectativa está en la donación de plasma”

Bahía tiene un mayor nivel de donantes de plasma que el resto de la Provincia

Tratamientos con plasma en el Penna: Tuvimos un crecimiento en la última semana

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias