María se quiere encadenar a la Municipalidad: "Ya no sé a quién más pedirle ayuda"

1/8/2020 | 06:30 |

María tiene dos hijos discapacitados, uno en silla de ruedas. Su casa se incendió el año pasado y nadie responde sus pedidos.

   María siente que ya nada más le puede pasar.

   Es madre soltera, tiene dos hijos adultos con discapacidades motoras y mentales y un hogar que quedó inhabitable luego de un incendio que se desató casi un año atrás, en su casa de Villa Harding Green.

   Un año nulo, vacío. En el que pocas cosas pudo reconstruir. Algunas de las pocas cosas que logró reponer, al no poder estar viviendo ahí, se las robaron.

   "Me siento impotente porque no consigo ayuda. No pido porque me encanta pedir cosas gratis, pido porque no tengo cómo reconstruir mi casa para llevar a mis hijos a vivir a un lugar digno nuevamente. En este momento hay gente que me está ayudando a revocar, gente que no me cobra nada, gente que se suma a través del Facebook y que van conociendo mi caso. En este último año me han pasado tantas cosas y yo no puedo más que seguir adelante, como siempre hice, por ellos. Trato de no hacerme mala sangre, pero es imposible. Solo quiero que mis hijos vuelvan a tener su pieza en condiciones, con sus cosas. Sabrá Dios hasta dónde aguantaré", contó María Mercedes Angélica de los Santos.

   En su desahogo, María contó que le escribió al intendente Héctor Gay, al concejal Carlos Quiroga, a su secretario Marcelo y a tanta gente más.

   "Les mandé una carta que escribí con la asistente social del barrio. Y nada. No me responden nada en concreto. No puedo creer que no tengan acceso a materiales de construcción, arena, cemento, puertas placas, cables de luz. Es lo mínimo que necesito para irme a vivir con los chicos en condiciones mínimamente dignas".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Chapas, tirantes, machimbre son otras de las cosas más necesarias. Pero le dicen que "no hay presupuesto".

   "Las únicas respuestas que me han dado es que no hay presupuesto para materiales, que los Bancos no dan plata. A mí me pagan 1200 pesos por cada chico, las pensiones de ellos y vivo con las tarjetas sociales. No sé qué más hacer porque trabajar no puedo, no tengo con quién dejar a los chicos".

   La casa de María, en calle San José al 300, necesita varias cosas para volver a ser habitable.

   "Si yo pudiera poner pisos, la luz y algunas cosas más, dejaría de pagar los 3 mil pesos que me piden en la casa en la que estoy y que este mes tampoco pude pagar y que el dueño me está reclamando. Por lo que estaría debiendo 6 mil. Mis hijos Darío y Nicolás, de 27 y 25 años, tienen ambos problemas motrices y mentales. Uno de ellos no puede caminar y el otro toma una medicación que lo ayuda y que por suerte me la consiguen. Si la tuviera que comprar ronda los 500 pesos", dijo.

   Los subsidios que dio el presidente, ya los invirtió en materiales pero es tanto lo que necesita que nunca alcanza.

   "Hoy (por el miércoles) me llamaron del área de Discapacidad. Lo único que les dije es que estaba cansada de tanta injusticia, de que me usaran de pelota de ping-pong, ellos, la Municipalidad y hasta la delegación. Tengo las manos atadas, si pudiera trabajar otra sería la cosa, se deben pensar que es hermoso andar pidiendo. Lo único que me queda es encadenarme a la Municipalidad hasta que me den una solución, espero no tener que llegar a tanto", cerró.

   Si alguien puede colaborar, el teléfono es 291 462-7654.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias