Mirá dónde y cómo colaborar

El "Chiqui" Bouzat volvió a Liniers, esta vez para ayudar a los que más lo necesitan

22/5/2020 | 07:00 |

El jugador de Vélez impulsa una colecta solidaria a través del club de sus amores.

 

Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com

   

   Mientras atravesaba la cuarentena en nuestra ciudad, Agustín Bouzat, jugador de Vélez Sarsfieldestaba inquieto, quería ayudar a quienes más lo necesitan en este momento tan particular como delicado.

   Una vez planteada esta inquietud, el nexo más cercano, como siempre, fue su querido club Liniers. Y enseguida se puso en marcha la maquinaria solidaria.

   "Desde que llegué estuvimos unos días en lo de mi novia (Fiorella) y se nos pasaba por la cabeza poder hacer algo, ayudar de alguna forma, porque veíamos que había gente que necesitaba una mano. Primero le pregunté a mi vieja (Lili, dirigente de Liniers) si sabía de algún chico del club que realmente la estaba pasando mal y necesitaba ayuda. Me dijo que sí y le propuse armar algo a través del club, para poder llegar a más gente", le contó "Chiqui" a La Nueva.

   La colecta que lleva el nombre "Liniers Solidario" apunta a juntar alimentos no perecederos, ropa, frazadas, artículos de limpieza e insumos, entre otras donaciones.

   Aquellos que quieran sumar su granito de arena, pueden hacerlo en la sede del club (Alem 1089), de 9 a 12, o en el Complejo Zibecchi (Florida 2668), de 14 a 17.

   Además, con la ayuda se participa de un sorteo por importantes premios.

   "Arrancamos la semana pasada, Lucas Bilbao hizo los flayers, hablé con el presidente (Carlos Pablo) para me que deje estar en el Zibecchi y nos abra la secretaría y la verdad que anduvo re bien", agregó Agustín, que dejó la institución albinegra en 2012, para pasar a Boca y luego seguir su carrera en Defensa y Justicia y, ahora, en el Vélez.

   Una vez que la idea de "Chiqui" se hizo pública, la respuesta de la gente no tardó en llegar.

   "Ya está repleto de cosas. Me re sorprendió la respuesta, sabía que la gente de Liniers se iba a sumar, pero se están sumando de todos lados. Hoy (por ayer) llegaron 30 bolsones de alimentos ya armados, la verdad que re bien. Hay un montón de todo", señaló el bahiense de 26 años.

   Entre ayer y hoy comenzaron a entregar para casos particulares y en los próximos días lo harán en distintos merenderos.

   "Ni bien surgió la idea, mi vieja empezó a hablar con gente del club, madres, padres, los profes y todos dijeron que sí al toque. Eso también me da cierto orgullo, porque entre todos estamos haciendo algo bueno. El que te imagines llevó algo o dio una mano", reconoció Bouzat.

   Nacido y criado en Liniers, Agustín volvió a patear los rincones de su segunda casa esta vez para ayudar y ya como un profesional consolidado en la elite del fútbol nacional.

   "Yo tengo a mi vieja laburando en el club, a mi tío laburando en el club (Walter Carrio, DT del plantel superior), amigos, gente que conozco y aprecio. Para mí es mi familia, ir al Zibecchi es como ir a mi casa, como si nunca me hubiera ido. Me encuentro con gente que conozco, que me aprecia y aprecio mucho, es todo muy familiar", dijo "Chiqui".

   "La alegría con la que la gente recibe las cosas te da esa sanción de sentir que por lo menos hicimos algo que a la gente le hace bien. Eso es lo más importante. No es una buena situación para todos y creo que los que estamos un poco mejor tenemos hasta la obligación de ayudar al de al lado", cerró Agustín, que un día volvió a Liniers, esta vez para ayudar a los que más lo necesitan.

Cómo ayudar

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias