El ex zoológico de nuestra ciudad

¿Cómo será el nuevo Parque Independencia?

21/11/2020 | 07:00 |

El espacio público, motivo de un concurso organizado por el municipio, se encuentra a sólo 16 cuadras del centro.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Audionota: Malena Ruppel

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Mejorar la feria existente, sumar vida nocturna con carritos y food trucks, recuperar el abandonado sector del zoológico y convertir el paseo en un lugar de atracción turística son algunos de los objetivos que busca el concurso para renovar el histórico parque Independencia.

   También, entre otras cosas, se retirará el club hípico y se potenciará el jardín botánico.

   Si bien los concursantes tendrán libertad para trabajar en el diseño del paseo e incluso proponer demoliciones, desplazar usos o generar nuevos destinos, el concurso de puesta en valor del parque Independencia convocado por la municipalidad también plantea que se respete su esencia, su historia y su prioritario uso barrial. 

   La feria se mantendrá y mejorará –eventualmente podría ocupar otro sitio dentro paseo--, al igual que las piletas, las canchas de básquet y la arboleda. Asumiendo que el retiro del zoológico le ha hecho perder al paseo gran parte de su identidad, se esperan ideas que generen nuevos puntos de atracción y esparcimiento.

   La convocatoria a anteproyectos es un primer paso importante si se asume que tendrá continuidad en el tiempo todo el proceso que permita llegar a disponer de un trabajo ganador y la documentación técnica necesaria para su ejecución en base a un presupuesto posible.

   Es interesante –asumiendo que habrá un buen número de participantes—porque supone disponer de una variedad de ideas y propuestas de profesionales locales y foráneos y, sobre todo, porque un paseo de estas características necesita y exige un plan integral, saliendo del esquema de intervenciones aisladas, espasmódicas o de funcionarios de turno.

   “El parque Independencia es el más cercano al centro, aunque por encontrarse tras las vías del ferrocarril y del arroyo Napostá, su accesibilidad se presenta en ocasiones irreconocible para visitantes y residentes. De allí también la fuerte apropiación que ejerce la población cercana, que le ha generado un carácter barrial, más próximo e íntimo”, dice el pliego de bases este paseo creado en 1911. 

   El diagnóstico menciona un “desbalance del paseo” desde el retiro del zoológico. Mientras sobre calle Balboa se llevan a cabo las actividades más convocantes, sobre D’Orbigny está desprovisto de atractivos. Las calles se presentan degradadas, sus fuentes vacías y con agrietamientos, los árboles demandan tratamiento, al igual que sus bancos, pérgolas y canteros. 

La feria, un corazón

   Los 180 puestos que conforman la feria de las pulgas se perciben “útiles a su uso”, pero pobres en materialidad y articulación. Estas condiciones no han evitado “una fortísima apropiación por la población”, lo que evidencia la necesidad de compartir momentos, encontrarse y desatar el intercambio social. De allí la idea de mejorarlo, ampliarlo y darle más calidad. 

   Se menciona la existencia de edificios de reparticiones públicas “ocultos y desvinculados” que se pretenden mantener en operatividad y un jardín Botánico de muy reducida actividad, escondido y desconocido por muchos. 

   Del viejo Zoo, hoy con los corrales vacíos, las casuchas o garitas se perciben “de muy baja calidad y poco potencial”, con un estilo que se menciona “no se ajusta a los deseos de la población actual”. Con su cierre el parque ha perdido el rasgo que le otorgaba identidad, por lo tanto es necesario definir un perfil que lo diferencie del resto de los parques. 

   El lago artificial se menciona como “de pobre visualización, mala accesibilidad y baja calidad” con lo cual se pone en tela de juicio su utilización aunque puede generar propuestas deportivas.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Qué se espera

   Si bien no se impedirá la demolición de algunas piezas clásicas, el pliego señala la necesidad de lograr “un equilibrio apropiado entre lo presente, lo existente y lo propuesto”.  

   Para el caso de las piezas originales se deberá justificar su retiro o reubicación.

   Se plantea, además, generar propuestas para la utilización del parque en horarios nocturnos (paseos, actividades culturales y deportivas, gastronomía). 

   El Club Hípico se reubicará en otra área de la ciudad y para el sector se esperan resoluciones que seduzcan por su calidad y otorguen de espacios de ocio y recreación. 

   El paisaje del parque es la esencia del lugar. El arbolado, su variedad de especies y la presencia de aves se presenta como un subsistema de fragilidad si no se lo contempla con responsabilidad. 

   Se propondrán lugares de encuentro para grupos de entre 25 a 30 personas y la construcción de un espacio cerrado destinado a informar, educar y concientizar sobre la historia del parque, los barrios, las especies arbóreas, el medio ambiente. 

   Se pide la ubicación de al menos tres carritos y otras cantinas. Además, como parte del conjunto gastronómico, se destinará un sector para el aparcamiento de Food Trucks. 

   Entre las fuentes que se pretende recuperar se ubica la denominada faros de la Provincia de Buenos Aires. Actualmente esa construcción no cuenta con agua y la gente utiliza sus bordes como asiento y la ha trasformado en una pista para patines y patinetas.

   De cumplirse los plazos correspondientes, las propuestas serán recibidas hasta el 9 de febrero de 2021, para antes de terminar ese mes tener una proyecto ganador que tendrá un premio de 364 mil pesos, a cuenta de los honorarios para luego elaborar la documentación necesaria para llevar a la práctica el proyecto.

El Zoo de América

   A seis años del traslado de los animales del zoo del parque al complejo ecológico de América, a casi 400 km de nuestra ciudad, sigue vigente el enojo de Adelmar Funk, director de esa ONG dedicada a rescatar animales y devolverlos a la naturaleza.

   “Bahía Blanca no ha cumplido con  el compromiso con nuestra institución. Entendemos eso como un acto de desinterés por la situación de los animales. Por lo tanto, hasta  que eso no cambie no daremos más explicaciones relacionadas con el tema”. De esta manera contestó Funk la consulta de este medio sobre el estado de salud de los animales trasladados al lugar.

   Funk agrega que “hemos dedicado mucho esfuerzo a cuidar a los animales de Bahía.  Pese a todo nunca la municipalidad ni las entidades proteccionistas cumplieron con el acuerdo firmado en su oportunidad”, menciona.

   La referencia es al compromiso de la comuna de enviar a América las jaulas que conformaban el zoo bahiense, las cuales se encuentran todavía montadas y que el actual pliego considera su desguace.

   Mencionó además que si bien algunos de los animales locales han fallecido, todavía “quedan muchos” y en muy buen estado de salud.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias