Supuesto tráfico de influencias

Causa facturas truchas en Bahía Blanca: "No hubo presiones ni sugerencias"

3/12/2019 | 14:32 |

El secretario del organismo, Ivo Krasnopol, desmintió haber sido “influenciado” por un abogado cercano al presidente electo Alberto Fernández.

   El secretario penal del Juzgado Federal Nº 1 de Bahía Blanca negó rotundamente haber sufrido “tráfico de influencias” en el marco de la causa por la supuesta usina de facturas truchas que tiene como principal acusado a Lázaro Báez.

   De esta manera el doctor Ivo Krasnopol salió al cruce de esa posibilidad, que surge de una nota publicada el pasado domingo en el diario “La Nación” por el periodista Hugo Alconada Mon, y que recibió la fuerte respuesta del presidente electo Alberto Fernández.

   El artículo apuntaba que en la causa que tramita en Bahía comenzó a intervenir, como defensor de un financista bahiense, el abogado Adrián Martín Rois, estrechamente vinculado al futuro titular del Ejecutivo nacional.

   Alconada Mon dejó entrever que el caso se dirigía hacia el procesamiento de Báez y otros acusados y que ahora la investigación se frenó por el pedido de nueva prueba de Roig, quien estuvo reunido “con el secretario del juzgado federal”.

   Krasnopol (foto) le confirmó a La Nueva. que tuvo contacto con Roig, “de la misma manera que lo tiene con cualquier otro abogado”.

   “No fue una reunión programada, se presentó en la mesa de entrada (hace unos meses) y se reunió conmigo al solo efecto de explicarme lo que iba a presentar. En ningún momento recibí presión ni me hicieron sugerencias ni me han dicho nada más allá de lo técnico-jurídico del expediente”, sostuvo.

   Krasnopol también informó que no conocía de antes a Roig y que tomó conocimiento de su relación con Alberto Fernández recién el domingo pasado, a partir de la nota de “La Nación”.

Causa compleja

   La causa que se le sigue en Bahía a Lázaro Báez y otros 15 imputados tiene más de 5 años y es muy compleja.

   La acusación la considera vital porque cree que los tres grandes grupos de usinas de facturas truchas de nuestro medio conformaron lo que se llama el “delito precedente” del supuesto entramado de corrupción con la obra pública, que habría facilitado la acción a la firma Austral Construcciones, perteneciente a Báez.

   El expediente tiene unos 20 cuerpos y ocupa prácticamente una oficina completa de la sede de Alsina 317, teniendo en cuenta toda la documentación contable secuestrada.

   Otra fuente judicial confirmó que no hay entorpecimiento de la investigación y que la causa “está en trámite y al día” y que el fiscal acompañó los pedidos de prueba presentados no solo por Roig sino por otros defensores.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias