Entre la “ola” y casi una experiencia religiosa...

19/10/2019 | 07:00 |

La columna semanal de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en La Plata.

Por
Ricardo Salas

   En poco más de una semana se terminará de cristalizar en las urnas el resultado menos sorpresivo de las últimas elecciones. Como pocas veces en la historia un comicio se manifiesta con tal grado de previsibilidad, pronostican en la ciudad capital de los bonaerenses.

   Por ese motivo, en los búnkeres de campaña de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos, el foco está puesto en los guarismos finales, en esos decimales que puedan incidir en la cuenta final, en un legislador más o menos, un concejal más o menos. Y lo más importante: puede definir el destino político de más de una ciudad.

   Sin entrar en los detalles de cada distrito, son muchos los municipios que pueden definirse por escaso margen. Y entre esos, los más destacados por su magnitud, Mar del Plata, La Plata y Bahía Blanca. Cada uno con su propia realidad, los tres hoy están en manos de intendentes que responden al oficialismo, pero que mostraron en las PASO una paridad inesperada, con cierto riesgo de cambiar de mano.

   Como en muchos otros lugares, habrá que ver cómo influye la ola que pueda provocar en la elección tanto Alberto Fernández como Axel Kicillof, e incluso como jugará la figura de la expresidenta Cristina Kirchner.

   En principio, teniendo en cuenta el resultado de las primarias, el contexto económico y político y las estimaciones de la mayoría de las consultoras, habría que esperar un crecimiento del Frente de Todos, en detrimento de las fórmulas de Juntos por el Cambio, e incluso del desplome definitivo de otras alternativas.

   Evaluando el panorama nacional y provincial, en La Plata dicen que a los alcaldes en esta situación no les queda otra alternativa que municipalizar sus elecciones, y salir a pescar votos por fuera del electorado propio, cada vez más acotado. Esa situación se parece mucho a un desbande desordenado, pese a los esfuerzos de la Casa Rosada de direccionar la campaña con el #SíSePuede. De esa manera, puede advertirse a jefes comunales blanqueando su intención de sumar votos de donde sea.

   Lejos quedó la aceitada maquinaria electoral del binomio Marcos Peña-Jaime Durán Barba, las estrellas más rutilantes de un universo colmado de consultores, ejércitos de trolls, community managers, especialistas en big data, ciber militantes, y un montón de genios del marketing electoral que quedaron absortos ante las pantallas de la TV que les mostraron los inapelables resultados del 11 de agosto.

   Tal vez sea por eso que Alberto Fernández ya se mueve como presidente y Kicillof lo hace como gobernador. Y los candidatos del Frente de Todos, a la inversa del oficialismo, refuerzan su pertenencia a la fórmula FF.

   “En nuestro país confluyen mucho como tendencia dos grandes religiones, la Católica y la Peronista. Después venimos los ateos”, dicen desde el oficialismo gobernante, definiendo el ateísmo como una postura crítica frente a las creencias de cualquier religión. 

   Casualmente fue dicho en vísperas del “Día de la Lealtad”, una de las fechas más importantes dentro del calendario de la liturgia peronista cada 17 de octubre.

   En la Provincia, mientras tanto, la agenda de la Legisltura sigue inmovilizada, en el apagón parlamentario más importante de los últimos años. Incluso en la Cámara de Diputados, con sólo 2 sesiones ordinarias, ya es el parate más importante desde el regreso de la democracia, a pesar de haber pasado por crisis económicas e institucionales de mucho mayor magnitud.

   La Legislatura se encuentra en una suerte de scrum polìtico, con una gobernación, la de María Eugenia Vidal, que parece estar “en retirada” sin conseguir construir una agenda básica de trabajo, y con una oposición peronista que ya se sabe o siente gobierno, y no quiere dar pasos en falso que condicionen su futura gestión en calle 6.

   “El narcotráfico empeoró estos 4 años, como todos lo demás problemas de la Provincia, y tanto Vidal como Macri quieren ensuciar la campaña de Axel para desviar la atención”, dijeron en el PJ después que el Presidente habló de una “narco capacitación” en las escuelas dando a entender que el candidato del Frente de Todos será el próximo gobernador.

   Discursivamente, María Eugenia Vidal repasó los logros de su gestión y pidió apoyo para la difícil parada que tiene el domingo 27 ante empresarios líderes de diversos rubros, durante el Coloquio de IDEA en Mar del Plata, mientras su equipo refuerza “bajadas” en distritos afines en pos de mejorar la cosecha de votos en las secciones del interior donde los intendentes no ocultan que desarrollan estrategias estrictamente locales, intentando no quedar arrasados por la “ola negativa” que cubrió la Provincia como consecuencia de la política económica de Macri.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias