CON LAS FORMAS DEL AYER. La temprana partida de Patito Tomás

29/10/2018 | 08:35 |

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

Hace 48 años, en octubre de 1970, falleció en Córdoba el basquetbolista Norberto Tomás.
A sus 21 años de edad, “Patito” Tomás era uno de los mejores jugadores de la ciudad. 
Integrante habitual de los seleccionados local y provincial desde tres años, jugaba de base, lo cual significaba estar detrás de Alberto Pedro Cabrera.

Pero, jugando en Olimpo, era un base de excepción y el gran marcador de “Beto” en los clásicos entre Olimpo y Estudiantes.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

“A los manija no se los marca, se los corre para impedir que reciban la pelota. A Cabrera hay que seguirlo hasta cuando va a tomar agua...” comentó sobre su fórmula para marcar a “Mandrake”.
La noche del 17 de octubre de 1970, Tomás viajó a Córdoba como refuerzo de Estudiantes, para participar de un cuadrangular organizado por el club General Paz Juniors.

En la primera fecha, el albo enfrentó a Comunicaciones de Buenos Aires. Entonces ocurrió la tragedia. 
Exactamente 18 minutos y 23 segundos corrían del primer tiempo cuando se produjo el desmayo de Tomás.

“Desde un primer momento se tuvo rápida impresión de la gravedad de su estado”, comentó un cronista. De poco sirvió la inmediata asistencia de Norberto Battilana, médico y jugador de Comunicaciones.

Un paro cardíaco fue la causa de que, a las 23.30, el jugador dejara de existir. En medio de la lógica conmoción, la delegación bahiense regresó a la ciudad y un avión de la Fuerza Aérea trajo los restos de Tomás, que fueron velados en la sede de Olimpo, Sarmiento 52, ante una demostración de solidaridad como pocas veces se vio.
En julio de 1971, cuando el club aurinegro inauguró su nuevo estadio de básquetbol, en avenida Colón y Angel Brunel, con aquel resonante triunfo frente al campeón olímpico Yugoslavia, el nombre de Norberto Tomás fue el elegido para ese espacio. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias