LA PATAGONIA ARGENTINA

El guanaco le compite a la oveja

12/10/2013 | 09:00 | En la provincia de Santa Cruz no hay mayor cantidad de lanares a causa de la presencia del guanaco. Ello se desprende de las manifestaciones de Marcelino Díaz, administrador de Estancia Cóndor, de Compañía de Tierras Sud Argentino, ubicada al sur de Río Gallegos, durante la reciente 129 Exposición de Ganadería e Industria de la Sociedad Rural de Bahía Blanca. A esa competencia concurrieron reproductores de dicho establecimiento, perteneciente al Grupo Benetton.


 En la provincia de Santa Cruz no hay mayor cantidad de lanares a causa de la presencia del guanaco. Ello se desprende de las manifestaciones de Marcelino Díaz, administrador de Estancia Cóndor, de Compañía de Tierras Sud Argentino, ubicada al sur de Río Gallegos, durante la reciente 129 Exposición de Ganadería e Industria de la Sociedad Rural de Bahía Blanca. A esa competencia concurrieron reproductores de dicho establecimiento, perteneciente al Grupo Benetton.


 En diálogo con "La Nueva Provincia" y el programa Todo campo, de LU2 Radio Bahía Blanca, Díaz afirmó que Santa Cruz viene de atravesar un invierno atípico porque, en principio, junio y julio tuvieron temperaturas de alrededor de 14 grados, por encima de las normales. Más tarde, en agosto, el mercurio bajó hasta 9 y 10 bajo cero. En septiembre, hubo días casi primaverales y otros en los que las nevadas y las escarchas complicaron las tareas propias de la esquila. Al consultársele sobre las existencias en aquella provincia, respondió que se ha llegado a un limite. "Salvo que saquemos los guanacos, no podemos poner más lanares", dijo.

Marcelino Díaz: "Hay que lograr un equilibrio lógico"






 Marcelino Díaz reveló que hay 1.200.000 guanacos. "Eso nos quita espacio para los ovinos. Las autoridades decían que el guanaco es una especie protegida y que se encuentra en extinción en la Argentina. Tal vez ocurra en otra región, como puede ser Misiones", señaló.


 Respecto de las medidas que podrían tomarse para afrontar el fenómeno, respondió: "Habría que hacer como antes. Toda la vida: se permitió la guanaqueada, o sea agarrar a las crías apenas nacen. De esa manera, los puesteros o los ovejeros se hacen de unos pesos vendiendo la piel para los quillangos o los tapados. De tal forma, se evita el exterminio y se logra un equilibrio lógico, como fue siempre. Pero, en los últimos años, funcionarios que no se asesoraron bien tomaron medidas negativas, porque inclusive terminan provocando un ecocidio en la provincia. Nosotros, además de productores, somos ciudadanos interesados en el cuidado de la Naturaleza".


 "En cambio, se están destruyendo los campos por la superpoblación de guanacos", aseguró, para mencionar que de un campo comprado por el empresario norteamericano (Douglas) Tomkins, que luego donó para crear un parque nacional, se sacaron los 12.000 lanares que había y ahora existe una cantidad impresionante de guanacos que causaron una destrucción irreparable.


 Además del guanaco, otras plagas para los ovinos sureños son el zorro y el puma. Pero son los productores los que deben afrontar los gastos para combatirlos, ya que el gobierno no toma a su cargo la responsabilidad. "Si no lo hacemos, nos quedamos sin hacienda. Los campos con zorros y pumas tienen una pérdida anual del 12 al 20% sólo por los daños causados por esos animales.


 Por otro lado, Díaz confirmó que sigue habiendo estancias abandonadas en zonas marginales de la provincia de Santa Cruz, donde los riesgos económicos son mayores y porque si tuvieran que combatir los guanacos, los zorros y los pumas, los números serían inviables para cuidar 30.000 hectáreas y tener 3.000 animales.


 Acerca de la concurrencia de Cóndor a la exposición de Bordeu, su administrador dijo que se trata de un enorme gasto, porque implica trasladar los animales desde más de 2.000 kilómetros. Asimismo, mencionó que la Argentina ha vendido al Brasil, entre otros destinos.





Mustang Cloud - CMS para portales de noticias