Franceses en el Río de la Plata. Don Manuel Gonnet

28/8/2010 | 09:00 | Entre los numerosos inmigrantes de nacionalidad francesa que arribaron a las costas rioplatenses durante el siglo XIX, merece un capítulo especial la historia de la familia Gonnet, extensamente vinculada a la ciudad de La Plata, ya que dio su nombre a la localidad de Gonnet, cercana a la capital bonaerense.


 Entre los numerosos inmigrantes de nacionalidad francesa que arribaron a las costas rioplatenses durante el siglo XIX, merece un capítulo especial la historia de la familia Gonnet, extensamente vinculada a la ciudad de La Plata, ya que dio su nombre a la localidad de Gonnet, cercana a la capital bonaerense.




 Varias fueron las familias Gonnet afincadas en nuestro medio, todas venidas del antiguo departamento francés de los Bajos Pirineos, donde tienen una rica historia. Sus orígenes galos se remontan al siglo XVI, momento en el cual la familia, procedente de la región Rhone-Alpes, se expandió por toda Francia, como consecuencia de la división que produjeron en ella las cruentas guerras de religión entre católicos y hugonotes, como se llamaba a los protestantes franceses de doctrina calvinista.




 Y junto a otras familias, como los Blanchard, Clot, Albert, que constituyeron, antes y después de la revolución francesa, los cargos públicos, se los denominaba «les notables».




 Pierre-Marie Michel Gonnet, a quien observamos en la foto adjunta en Villar de Arene, pequeño pueblo de los Alpes, junto a sus hermanos, fue un próspero comerciante que realizó sus estudios en la ciudad de Lyon. Muy piadoso, fue terciario franciscano, concurriendo a la iglesia de Saint-Nizier de Lyon a hacer adoración nocturna cada dos meses; paradójicamente, en la misma en que contrajo matrimonio Federico Ozanam (1813-1852), el apóstol de la caridad francés del siglo XIX que fuera beatificado por Juan Pablo II en 1997.




 Ya en el siglo XX, vino a la Argentina su nieta Marie Alice Gonnet, casada con un empresario extranjero, dejando numerosa descendencia.




 En nuestro país, tuvieron un notable desarrollo, por lo menos, tres familias Gonnet, supuestamente emparentados en Francia. El primero en llegar, hacia el año 1850, fue Esteban Gonnet (1830-1869), notable fotógrafo y agrimensor, quien fue uno de los pioneros en el arte de la fotografía documental y editor del primer álbum editado en la Argentina con el sistema positivo-negativo.




 En esa misma década de 1850, llegó, también procedente de Francia, don Luis Gonnet, quien se dedicó exitosamente a diferentes negocios en la capital argentina. En Buenos Aires, contrajo matrimonio con la porteña Natalia Pérez de Navia, con la que tuvo tres hijos, siendo uno de estos el jurisconsulto Manuel Gonnet, cuyo nombre lleva la citada localidad platense y a quien recordaremos a continuación.




 Don Manuel Bernardo (tal su nombre completo) Gonnet nació en Buenos Aires, el 20 de agosto de 1855, y falleció en esa misma ciudad el 16 de febrero de 1927, a los setenta y un años de edad.




 Realizó sus estudios secundarios en el colegio de San Carlos, graduándose de abogado en la facultad de derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde obtuvo las más altas calificaciones, lo que le permitió ingresar al prestigioso estudio jurídico de los doctores Aristóbulo del Valle y Mariano Demaría, próceres del radicalismo. Tuvo una larga y fecunda actuación como abogado, magistrado, jurisconsulto y académico, habiendo sido designado por el gobernador Carlos D'Amico como ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, cargo del que fue el primero en ejercer y que también mantuvo durante la administración del sucesor de aquel en la gobernación, don Máximo Paz.




 Entre los proyectos platenses más notables que se deben a la figura del doctor Gonnet, merecen citarse el Observatorio Astronómico y el Museo de La Plata, orgullos de la ciudad, del que fue nombrado como primer director el doctor Florentino Ameghino; y a él se debe también la formación de diversas y progresistas poblaciones rurales, que aún existen, que permitieron incorporar a la actividad agrícola y ganadera provincial más de trescientas mil hectáreas de tierra.




 Y como funcionario público, también fue juez de primera instancia, abogado del Banco de la Provincia de Buenos Aires, diputado nacional y autor del primer Código Rural y de la ley de ferrocarriles llamada "ley Gonnet", que estableció la sustitución progresiva de los antiguos durmientes de hierro por durmientes de madera sobre un balasto de piedras, que permitió a los trenes alcanzar una mayor velocidad, mejorando notablemente el servicio.




 Tuvo una larga y fructífera actuación, asimismo, como docente y organizador de los institutos de colegialización de abogados, fue miembro de la International Law Association, de la que fue vocal de la rama argentina, entre los años 1921 y 1922; fundador y presidente, en 1921, de la Federación Argentina de Colegios de Abogados; presidente de la primera Conferencia Nacional de Abogados, entre otras instituciones a las que perteneció, habiéndose desempeñado también, durante dos años, como rector de la Universidad de Buenos Aires. Al ocurrir su muerte, en 1927, era presidente del Colegio de Abogados de Buenos Aires.




 La localidad de Gonnet surgió en los alrededores de una estación del ferrocarril que se inauguró en 1889, que, en un principio, fue conocida con el nombre de Villa Máximo Paz, la que, años más tarde, en 1931, cambió su nombre para homenajear al notable jurista y ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, fallecido cuatro años antes.




 En la actualidad, Gonnet alberga a varios conocidos clubes deportivos dedicados a la práctica del rugby, como Universitario y La Plata Rugby Club, pero, indudablemente, que su atracción principal es la llamada República de los Niños, también conocida como Ciudad de los Niños, proyectada en 1949 por los arquitectos Lima, Gallo y Cuenca, en un predio de unas cincuenta hectáreas, y que, según un viejo mito urbano muy difundido entre los bonaerenses del Conurbano sur, inspiró al genial Walt Disney en la construcción de su primera Disneylandia.




 En agosto de 2001, se realizaron en Gonnet los actos por sus primeros setenta años de existencia, que comenzaron con un concurrido desfile cívico-militar y en los que participaron los descendientes de Gonnet y diversas autoridades provinciales.

---

Lucio R. Pérez Calvo es investigador y genealogista. Autor de doce libros editados en la Capital Federal y de numerosos artículos de investigación histórico-genealógicos publicados en revistas especializadas de nuestro país y el extranjero.
* Sebastián María Steverlynck es abogado y fue asistente de Legales del grupo Critto (radio Cultura, Cultura Musical).








Mustang Cloud - CMS para portales de noticias