Para Arbol, los gatos ladran

EL LUNES, EN "UNI"

Para Arbol, los gatos ladran

12/8/2005 | 09:00 | "A Bahía intentamos ir muchas veces y por una u otra razón nunca se concretó. Por suerte, ahora la pudimos agregar a la gira", contó Eduardo Schmidt, una de las voces de Arbol que, entre otras cosas, también toca el violín. Así es, el grupo que nació en Haedo (provincia de Buenos Aires) se presentará por primera vez en nuestra ciudad, en el marco de una gira por el sur del país e interior de la provincia de Buenos Aires.

Para Arbol, los gatos ladran


 "A Bahía intentamos ir muchas veces y por una u otra razón nunca se concretó. Por suerte, ahora la pudimos agregar a la gira", contó Eduardo Schmidt, una de las voces de Arbol que, entre otras cosas, también toca el violín.


 Así es, el grupo que nació en Haedo (provincia de Buenos Aires) se presentará por primera vez en nuestra ciudad, en el marco de una gira por el sur del país e interior de la provincia de Buenos Aires.


 Junto a Eduardo completan la formación Pablo Romero (voz y guitarra), Hernán Bruckner (guitarra), Sebastián Bianchini (bajo) y Martín Millán (batería).


 La banda incluirá en el recital mayoría de temas de su última placa de oro Guau! y un repaso por sus tres anteriores Jardín Frenético, Arbol y Chapusongs.


 "Junto con Pablo somos las voces, pero en realidad cantamos todos", explicó Eduardo, dando la primera de las pistas para describir a un grupo desacartonado, dispuesto a mezclar ritmos como el reggae, cumbia, pop, rock n'roll o hardcore, con letras para digerir rápidamente o para saborear sin apuro.


 Otra de las características es la incorporación de instrumentos como el charango o el violín.


 Eduardo es el encargado de ejecutar este último y es consciente de lo que genera.


 "El violín nos caracteriza, entre muchas otras cosas. La gente lo relaciona más con la música clásica o el folklore. Pero el rock pasó a ser parte del folklore universal, por lo que cualquier instrumento le cabe al estilo", dijo.

Desde la raíz




 Arbol se consolidó como banda profesional a partir del lanzamiento de su primer disco Jardín Frenético, en 1996.


 En la actualidad, lejos de aquellos tiempos en los que la independencia era moneda corriente, la creciente presencia en los medios y la mayor convocatoria en los recitales les da una pauta del éxito que consiguieron a través de los años.


  Y mucho tuvo que ver el productor Gustavo Santaolalla.


 "Este año es muy bueno para nosotros. Pudimos ir por primera vez a Chile y Paraguay, aunque lo mejor fue en Montevideo (Uruguay), donde hicimos un show al que concurrieron 10.500 personas", contó "Edu".


 -¿Por qué se llaman Arbol?


 --Nos gustó el término, porque se presta para hacer muchas interpretaciones. Es como nuestra música, no es unidireccional, sino que hasta las letras pueden ser resignificadas. El término es conciso y no dice nada fijo. Al mismo tiempo, para muchos puede significar un árbol diferente. Se pueden hacer muchas analogías con la realidad o, por ejemplo, con la biología.


 --Sobre todo porque Arbol está dando buenos frutos.


 --Viste, podemos filosofar un largo rato.


 --Martín Milán dijo que en el último tiempo la banda comenzó a ser reconocida por gente diferente, ¿cuánta inciedencia tuvo en eso el último disco?


 --En cada uno, la gente que nos sigue fue aumentando. Por eso, es cada vez más amplio el espectro del grupo.


 --Hoy, muchos conocen Arbol por los temas más difundidos como Pequeños Sueños o El Fantasma y quizás no conocen a clásicos como Enes, Jardín Frenético o Cosa Cuosa, ¿buscaron captar otro tipo de receptores haciendo temas comerciales?


 --Es relativo, porque nosotros no lo buscamos. Los cortes de difusión los elige el sello discográfico y escoge los que a todos les pueden llegar a gustar.


 -¿Qué les generó haber llenado dos veces el estadio de Obras Sanitarias?


 --Nos invadió el orgullo porque tuvimos que poner dos fechas ante el incremento de público. Además, aprovechamos para grabarlos en DVD, por lo que será nuestro primer show inmortalizado.


 --En Guau! no pudieron contar con Gustavo Santaolalla en toda su expresión por problemas en su agenda, ¿qué ganaron y a qué tuvieron que renunciar?


 --El pro fue que pudimos manejarnos de nuestra manera y salimos airosos. La contra es que, en el plano de lo ideal, uno no debe autoproducirse un disco. Lo debe hacer una persona de afuera. De todas maneras, la situación se prestaba porque Gustavo ya nos había transmitido parte de su experiencia.

La savia de cinco frases




 Sin ningún tipo de misterio, Eduardo Schmidt intentó aclarar cinco frases que están incluidas dentro de los temas más conocidos... y no tanto.

1. --"Siempre soñé con tener anginas en mi cama..." (de Pequeños Sueños).




 -- Ja! Seguro que Pablo Romero la escribió por eso. Supongo que lo hizo para recibir el cariño extra que uno recibe cuando está "enfermito" y falta al "cole".

2. --"Canciones que se cantan solas y no te dejan dormir..." (de Canciones).




 -- Habla de los temas que son un mal necesario. Son los que te ayudan y que, al mismo tiempo, invaden los medios y no te los bancás más porque a mucha gente les gustan. La primera vez que los escuchás te parten la cabeza y, quizás, te cambian la manera de ver algunas cosas. Por eso el tema está hecho irónicamente, como un hit de los '60.

3. --"Tanta gente con hambre y vos, `dele' vomitar..." (de Chikanoréxika).




 -- Como la tapa del disco, en el que un gato dice "Guau", queremos marcar esta contradicción tan horrible que tiene el mundo, en donde mucha gente se muere de hambre porque no tiene para comer y la otra mitad lo hace porque decide ser "más linda".

4. --"Cosa Cuosa, cabeza venenosa..." (de Cosa Cuosa).




  -- Es una canción que se la dediqué a una persona en particular. Es una especie de insulto, hecho metafóricamente. También está relacionada con el caso Cabezas (José Luis, fotógrafo asesinado).

5. --"¿Son todas p...?" (de Son todas p...?)




 -- Creo que es un canción que también se podría haber llamado Somos todos b.... Allí soy yo quien queda como un b...

Un repaso por la discografía

"Jardín Frenético" (1996)






 "Tiene que ver con el cierre de toda nuestra etapa independiente, con el espíritu de esos años. Mucha gente dice que en la historia de los grupos, cuando graban su primer disco, comienzan a consolidarse como profesionales".

"Arbol" (1999)




 "Comenzamos a aparecer en videos en la televisión y a tener espacio en radios. Fue todo de a poco porque estábamos en una compañía y recién comenzábamos. Además, salimos de gira por Estados Unidos y Méjico, que es algo que después de cinco años podemos repetir".

"Chapusongs" (2002)




 "Para este disco hicimos como 55 demos que terminaron siendo 14 canciones. Grabamos un poco acá y otro poco en Estados Unidos. Conseguimos una madurez enorme porque realizamos un proceso muy intenso de composición. A la hora de escribir apuntamos a la niñez, por eso utilizamos colores vivos en la tapa".

"Guau!" (2004)




 "Este disco nos encontró tocando mucho en vivo, con más presencia en los medios y mayor convocatoria. Es una etapa de mucha evolución. Siempre con cosas que se mantienen y cosas que se renuevan. Queremos separarnos de Chapusongs, en cuanto a lo infantil. Los colores en éste son mayormente negros y blancos".

Cuándo y dónde. El recital será el próximo lunes, desde las 19, en el Salón de Usos Múltiples del Club Universitario, con los locales de Mother Funker y Lima Limón como teloneros. Las entradas están a la venta en el local 31 de Galería Plaza y en O'Higgins 183.







Mustang Cloud - CMS para portales de noticias