El grito copero del refuerzo

Iván Escobares: “Recordaba esta cancha por el aliento de la gente, son muy fanáticos”

25/1/2020 | 07:10 |

El puntano se ganó los primeros aplausos de la hinchada tricolor, que gritó a rabiar el tanto del triunfo de Villa Mitre ante Sansinena, en el Fortín.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

   Carlos Mungo lo tenía fichado y el ojo clínico no le falló. El único refuerzo que llegó a Villa Mitre cumplió con creces en los pocos minutos que estuvo en cancha.

   Ingresó a los 76 en el partido de ida por la Copa Argentina ante Sansinena y, el miércoles, tuvo que reemplazar al lesionado Héctor González cuando promediaba el primer tiempo.

   Se paró de “8” y sorprendió con un par de piques cortos, frenos, enganches y centros a la carrera. Se volcó por el sector derecho, habida cuenta que Tanner se trasladó a la posición de primer central, mientras que Scasserra ocupó el puesto de lateralista por la derecha.

   “Todo es nuevo para mí; todavía estoy conociendo a mis compañeros. Haber marcado un gol con lo poco que llevo en cancha es algo increíble. La gente se volvió loca”, dijo Iván Escobares, el delantero nacido en San Luis el 27 de abril de 1997.

   --En pocos minutos devolviste la confianza que habían depositado en vos.

   --(Risas). Gracias a Dios se me dio el gol y sirvió para ganar. El partido fue difícil, aunque de mi lado lamento que haya que tenido entrar por un compañero lesionado (Ndr: Héctor González). Me costó un poco entrar en ritmo, aunque desde el primer minuto traté de dar lo mejor.

   --Estabas un poco acelerado.

   --Empecé a correr para todos lados. Es algo natural, me gusta. Tenía que juntarme con Eduardo (Scasserra), ayudarlo en la recuperación y, al ir para adelante, abrir la cancha, aprovechar el sector derecho de nuestro ataque.

   --¿Porqué les costó tanto hilvanar juego en el primer tiempo?

   --Nos costó en cuanto al dominio del balón, porque en general estábamos bien parados y Sansinena no nos llegó mucho. Cuando promediaba el primer tiempo se hizo más parejo, aunque se jugó poco.

   --¿En el segundo se acomodaron?

   --Salimos a buscar el partido, nos acomodamos mejor en la cancha. Si nos quedábamos atrás se nos podía complicar, porque se veía que era un partido cerrado, de una oportunidad.

   --Contrariamente a lo que hiciste de entrada, en el gol apareciste solo por el sector opuesto, el izquierdo.

   --En realidad me gusta más jugar por izquierda, me siento más cómodo porque puedo enganchar para mi perfil. Trato de estar cerca del área, encarar o sacudirle de media distancia.

   “Pasó que Formigo estaba expulsado y Scasserra tuvo que retroceder. No me quedaba otra opción que arrancar por ahí. Igual me puedo adaptar sin problemas, eso lo va a evaluar el técnico.

   --Sos el único refuerzo del equipo, ¿no te sentís como la oveja negra del grupo?

   --Jajaja. Al principio sí. Pero ahora los chicos me tratan de diez, me hacen sentir como uno más de ellos. Encontré un lindo grupo para pelear por el objetivo deseado, ascender a la B Nacional.

   --Arrancan justo ante un equipo de tus pagos.

   --Es así. Soy puntano, pero jugué en Juventud Unida Universitario (Ndr: 9 partidos y un gol). Mi último club fue Mitre de Santiago del Estero, donde estuve 6 meses y no pude tener mucha participación, al menos lo que yo pretendía. 

   “Por suerte el técnico de Villa Mitre me vio jugar, consideró que podía andar y hasta el momento no desaproveché la oportunidad”. 

   --Ya habías enfrentado a Villa Mitre.

   --Sí, lo hice acá, en Bahía, jugando para Juventud. Me acuerdo que llovió mucho, la cancha estaba un poco difícil. Recordaba esta cancha por el aliento de la gente, son muy fanáticos.

   --¿Pensabas que se podía dar la posibilidad de venir acá?

   --No. Pero me gustaba por el marco, por cómo acompaña la gente; cantan todo el partido y te hacen sentir muy bien. Para el jugador es muy importante, te transmite energía, ganas de dejar todo en la cancha. 

   --Se viene el segundo tramo, pero también tienen ausencias importantes.

   --Ojalá se corte esa racha. Dios quiera que lo del “Lorito” no sea nada, que se mejore pronto, porque es el capitán del equipo y un referente del plantel.

   --¿Qué valor le otorgás a la Copa Argentina?

   --Por el presente inmediato es un envión anímico importante. En la medida que se avanza se torna más importante, pero la cabeza está puesta en el lunes.

   --El año pasado Villa Mitre dejó en el camino a Newell's y San Martín de San Juan. ¿Te gusta esa clase de rivales?

   --Veía los partidos y uno se inclina siempre por el rival de menor categoría. Lo lindo de la Copa Argentina es que te puede tocar un rival grande y todo el mundo está pendiente de eso. Para mostrarte es hermoso.

   --¿Tu primer gol en el club tiene dedicatoria?

   --Es para mi familia, mi novia y mis amigos.

   --Por ahora podés elegir una opción...

   --Ponela a mi novia, jajaja.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias