Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Radiografía del nuevo gabinete municipal

El intendente electo Federico Susbielles anunció a la mayoría de sus funcionarios. Les toca asumir en un contexto socioeconómico de gran incertidumbre.

Arriba, Federico Susbielles. Lo acompañan en la imagen Luis Calderaro, Diego Palomo, Hernán Vigier y Federico Montero.

Con las redes sociales como principal canal de comunicación, el intendente electo Federico Susbielles viene anunciando a los hombres y mujeres que formarán parte de su gabinete a partir de la semana próxima, cuando asuma en reemplazo de Héctor Gay.

A Susbielles y su equipo les tocará tomar la posta de una gestión municipal desgastada, que en la última mitad del segundo mandato de Gay se refugió en su núcleo duro y perdió capacidad de llegada a la gente, por ejemplo al desdibujarse el contacto del área social con la Bahía profunda y al borrar el protagonismo de la cartera de Seguridad como interlocutora entre los vecinos que viven en los sectores más conflictivos con las fuerzas de protección ciudadana. Retomar proximidad es uno de los primeros desafíos de la administración entrante. 

La crisis de inflación, muy grave en la actualidad, podría ahondarse en los próximos tiempos y eso requerirá una multiplicación de esfuerzos en la contención. Si bien un Municipio no tiene capacidad para influir decididamente en los índices de pobreza, sí puede detectar los problemas más serios de su comunidad y sistematizar un camino para encontrar soluciones.

Inseguridad alimentaria, deserción escolar temprana, violencia social y familiar, y un déficit de infraestructura básica que potencia los riesgos sanitarios son algunos de los puntos a abordar.

A cargo de buena parte de ese cúmulo estará el doctor Diego Palomo, titular de una de las cuatro agencias con las que Susbielles planea reconfigurar el gabinete. Se trata de la Agencia de Salud, Desarrollo Social, Ambiente y Hábitat.

Secretario de Salud durante los años de Cristian Breitenstein y Gustavo Bevilacqua, Palomo dejó el cargo cuando este último se pasó al massismo en 2013, entonces vereda de enfrente del kirchnerismo, vertiente del PJ a la cual adhiere el médico y docente de la UNS.

Ahora tendrá como principales espadas a un hombre de su riñón como el médico Federico Bugatti, quien ya había sido su subsecretario, y la exconcejala y también médica Paula Echeverría, originaria del Movimiento Evita y de mucha afinidad con el sector de Marcelo Feliú. Un objetivo de ese grupo: no esperar a que la gente vaya a los hospitales o unidades sanitarias sino emprender campañas donde los agentes estatales recorran los barrios con programas de prevención, a la vez que detecten problemas y los solucionen.

Federico Bugatti y Romina Pires.

También del feliuísmo, Romina Pires dejará su banca en el Concejo Deliberante para asumir por primera vez funciones ejecutivas al frente de Políticas Sociales, dentro de la agencia coordinada por Palomo. Licenciada en Trabajo Social y titular de esa carrera en la Unisal, Pires construyó su trayectoria en los barrios de la delegación Noroeste, en especial desde la organización Giravida.

El peronismo bahiense cuestionó con mucha dureza las políticas de desarrollo social del Pro, resaltando que en los últimos años se produjo una sensible reducción del presupuesto para el rubro. Pires va más allá: sostiene que los propios gobiernos peronistas anteriores a Gay tampoco fueron capaces de elaborar métodos consistentes de trabajo en un área tan delicada y que uno de sus desafíos es trazar una hoja de ruta con metas claras y formas de medición concretas para exponer los resultados. Ante un escenario de segura estanflación en 2024, esta será una de las dependencias más exigidas del próximo gobierno municipal por el probable aumento de la demanda de asistencia.

No menos crítico será el panorama para la Agencia de Seguridad, que comandará Federico Montero y tendrá bajo su mando a Defensa Civil, Emergencias, Centro de Monitoreo y Control del Tránsito. El dorreguense viene ejerciendo como brazo regional del Ministerio de Seguridad provincial de Sergio Berni y guarda muy buena relación con la Policía, al punto que es el primer civil en tener un despacho en la Jefatura Departamental de avenida Alem.

En el Municipio ejerció como titular de la Guardia Urbana durante la era Bevilacqua, en la cual cambió los parámetros de control de la nocturnidad a partir de la implementación y seguimiento estricto de los controles de alcoholemia. Ahora tendrá un rol mucho más abarcativo en un escenario aún más complejo, ya que el delito común y el negocio narco suelen prosperar en épocas de escasez, tal como se viene observando en el país en los últimos tiempos.

El susbiellismo ingresa a Alsina 65 con la promesa de cargar en su mochila todas las problemáticas de los bahienses, sin refugiarse en la excusa de las jurisdicciones formales. Es una vara muy alta.

Montero, Susbielles, Scarano y Pacheco.

A Montero lo secundarán Martín Pacheco, a quien conoce por compartir funciones similares en el distrito de Villarino, y la abogada penalista Ornela Scarano, quien formó parte de Integración Ciudadana y luego de Nuevos Vientos, agrupación local de centroizquierda que adhiere a Unión por la Patria. En una visión reduccionista, se diría que Montero es un "bernista" duro y, Scarano, una representante del garantismo. Ya se verá cómo funciona el cóctel.

El gobierno de Gay comenzó en 2015 con la promesa de hacerse cargo del flagelo de la inseguridad y creó la hasta entonces inédita Secretaría de Seguridad, con Emiliano Alvarez Porte al frente. Pero en los últimos dos años decidió bajar totalmente el perfil, derivar todas las responsabilidades a Provincia (de la cual depende la Policía) y ubicar en reemplazo de Porte a un funcionario cuya voz casi no se conoce: Ricardo Galli.

La falta de explicaciones por parte de diferentes funcionarios de la era Gay no fue exclusividad de Galli sino una moneda corriente durante 8 años. El secretario de Economía, Juan Esandi, se negó sistemáticamente a toda entrevista periodística y solo dio una rueda de prensa cuando tuvo que explicar una mala liquidación de sueldos en favor de los concejales, que permaneció oculta por más de un año. El titular de Obras Públicas, Alejandro Meneses, tampoco era muy proclive a dialogar con la prensa para dar a conocer detalles de trabajos bajo su órbita. 

Durante buena parte del mandato de Cambiemos existió una centralización de la comunicación, ya que Pablo Romera era el encargado de autorizar o no las requisitorias de los medios para con distintos funcionarios. Antes de este gobierno, el trato siempre había sido directo periodistas-secretarios. Hay que ver qué tan abiertos serán en la nueva etapa, donde la comunicación quedará al mando de Virginia Pascual, periodista de oficio y casi la sombra de Susbielles en cada aparición pública.

Y quedan otras dos agencias del nuevo gabinete, aparte de las que conducirán Palomo y Montero. Una es la de Desarrollo Productivo, Innovación, Empleo y Urbanismo, responsabilidad del economista Hernán Vigier, exrector de la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO), así como exsubsecretario de Ciencia y Tecnología de la Provincia en el segundo mandato de Daniel Scioli, dentro del Ministerio de Producción que lideraba Breitenstein.

El desarrollo productivo debería ser un área estrella si se cumplen las mega inversiones que llegarían a Bahía debido al vínculo de Vaca Muerta con el puerto local. Que las grandes apuestas empresarias internacionales redunden en beneficios tangibles para toda la sociedad es el norte de cualquier gobierno bahiense de los próximos tiempos.

En su agencia, entre otros nombres, participarán tres talentos. En Innovación trabajarán Manuel Aristarán, graduado del Massachusetts Institute of Technology, experto en análisis y visualización de datos (además de músico de refinada calidad), y Leonardo Valente, empresario, excandidato a intendente vecinalista en 2019 y uno de los principales especialistas en la ciudad sobre economía del conocimiento (aparte de liberal "halcón", una rareza en la nueva era comunal). Se espera que realicen aportes en materia de gobierno abierto y en mejorar la digitalización de la gestión. 

Manuel Aristarán, Leonardo Valente y Guillermina Esmoris.

A su vez se reformulará el Club de Emprendedores, abandonado por la actual administración, bajo el título de Bahía Hub, con la cara visible de Guillermina Esmoris, creadora de un producto para instrumentos musicales de cuerda que se abrió mercados en más de 20 países.

La cuarta Agencia, llamada de Desarrollo Territorial, Descentralización y Participación Ciudadana, aún no tiene dueño.

Con un funcionamiento más clásico de secretarías aparecen Economía, con un técnico como el excontador general del Municipio Carlos de Vadillo, últimamente colaborador de Susbielles en el Consorcio del Puerto; y Obras Públicas, con el ingeniero Gustavo Trankels, hasta ahora administrador de Vialidad Nacional en esta región y exintendente de Tornquist, puesto que intentó recuperar este año pero perdió en las primarias de agosto contra el jefe comunal vigente, Sergio Bordoni.

Carlos de Vadillo y Gustavo Trankels.

Las obras, como anticipó el presidente Javier Milei, serán el primer renglón del presupuesto a recortar a nivel Nación. Más allá de los trabajos puntuales que se paralizarían en esta zona, como el Paso Urbano en el sector de El Cholo, la gran duda es qué tipo de efecto cascada generará esa medida.

Las obras que dependen de Nación en Bahía no son tantas, pero la carencia de recursos generales impactaría en las cuentas de origen provincial limitando a las comunas prácticamente a manejarse con fondos propios. Nuestra ciudad tiene una particularidad: que la mayoría de los dineros son genuinos, gracias a la recaudación que aportan las empresas y grandes industrias a través de las tasa y sobretasa de Seguridad e Higiene, y en menor proporción a lo que ponen las familias mediante el ALC (Alumbrado, Limpieza y Conservación de la Vía Pública).

Según Gobierno Abierto, en lo que va del año la recaudación de origen municipal explica el 85% de los ingresos a las arcas de la comuna (incluye coparticipación provincial, que es un recurso de ley), más un 10% de Provincia y apenas un 5% de Nación. O sea, hay cierto nivel de servicios básicos que no deberían verse resentidos como la recolección de residuos, el mantenimiento elemental de los espacios públicos o la reposición de luminaria. Pero desarrollar un plan de asfalto ambicioso en una localidad como la nuestra, que tiene la mitad de calles de tierra, será muy difícil. Salvo que aparezca un fuerte aporte privado.

De hecho, para consolidar el tesoro municipal en tiempos de pan duro, la gestión Susbielles podría disponer un significativo aumento de tasas, en especial del ALC, que viene retrasada respecto de la inflación en los últimos años. La cifra se conocerá en breve, cuando se envíe el proyecto de ordenanza fiscal e impositiva junto con el presupuesto 2024.

Mientras, ayer no se pudo tratar un aumento del 79 % del boleto de colectivos y del 20 % en taxis, en la que iba a ser la última sesión con la actual conformación del Concejo y con el gobierno de Gay todavía en curso. Existía un compromiso para que la siempre antipática medida de anunciar un incremento le correspondiera a quienes se están yendo, pero no se pudo llevar al recinto porque lo trabaron los propios concejales de Juntos por el Cambio, que desconocieron la solicitud del jefe comunal todavía en funciones.

¿Por qué? Hay argumentos variados, desde un problema "técnico", ya que al ser una sesión extraordinaria no se tratan asuntos pedidos fuera de término (el proyecto de suba recién aterrizó en el CD el viernes pasado), hasta que hubo un grupo de ediles amarillos que se opuso a ponerle la cara a este ajuste para dejar que el costo político lo pague la administración municipal siguiente.

Tras la presión de los taxistas, el bloque de Unión por la Patria pidió una nueva sesión especial para mañana, para votar ambas actualizaciones de precios. ¿Levantará las manos JxC, que todavía es el bloque con mayoría propia por contar con 14 concejales sobre 24? Hay una interna fenomenal entre el Ejecutivo y los ediles del mismo palo. Final abierto.

Una paradoja: en todo estos años de gobierno de Cambiemos el peronismo votó en contra de las actualizaciones tarifarias, pero ahora que será gobierno pretende agilizarlas. Baglini se ríe en la tumba.

Natalia Martirena y Gustavo Lari.

Para ir cerrando los nombres del nuevo gabinete, en el Instituto Cultural estará Natalia Martirena, reciente coordinadora de los Organismos Artísticos del Sur (Orquesta Sinfónica, Ballet del Sur y Coro Estable). Actriz y bailarina, tiene experiencia de ambos lados del mostrador y fue bien recibida por el general de la comunidad artística, que no suele ser demasiado complaciente.

En el nuevo Instituto del Deporte tomará el control Gustavo Lari, empresario, expresidente de la Liga del Sur y de Bella Vista. El presupuesto que maneje determinará el rumbo de su tarea. Históricamente el monto de dinero para esa cartera no es alto y se destina en general para actividades de perfil social. Reforzar la infraestructura del deporte de competición es siempre uno de los objetivos. Hay que ver hasta dónde tendrá margen.

Finalmente, como mano derecha del intendente, supervisará toda la administración Luis Alberto Calderaro, compañero de ruta de Susbielles desde que éste pasó del ARI al kirchnerismo en los tempranos 2000. 

Luis Calderaro con Susbielles.

Exsenador provincial, exconcejal y alfil del reciente presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Diego Molea, a Calderaro se le reconoce mucha muñeca para zanjar diferencias con propios y extraños. Un ejemplo: sus hábiles movimientos resultaron claves en 2022 para el nombramiento de la decana de la UNS, Pamela Tolosa, como integrante de la Magistratura, poderoso órgano que tiene a su cargo la selección de jueces y fiscales federales y nacionales, además de contar con la facultad de acusar a los magistrados enjuiciados y, eventualmente, suspenderlos mientras dure el proceso de remoción..

La expectativa es que "Luly" se convierta en la segunda cara más reconocible del gobierno que inicia.

Un puesto que todavía no tiene confirmación, y que resultará importante para el Ejecutivo pese a que no depende de su decisión directa, es la presidencia del Concejo. En Sarmiento 12, Unión por la Patria deberá lograr acuerdos para colocar presidente, ya que estará en minoría: contará con apenas 8 de 24 concejales. No obstante, la eventual fragmentación del bloque de Juntos (10 ediles) podría allanarle el camino.

Tendría lógica, al no existir una bancada opositora con franca mayoría, que se le dé la titularidad del Concejo al espacio que acaba de ganar las elecciones. Más aún considerando la improbabilidad de que Juntos se mantenga unido durante los próximos dos años. La elegida del justicialismo para ese rol es Gisela Ghigliani, aunque es importante subrayar que todavía no hay consenso y que JxC va a pelear el lugar.

Cabe aclarar un detalle. A diferencia del Congreso, donde el presidente provisional del Senado y el titular de Diputados están en la línea de sucesión presidencial, al intendente lo reemplaza en sus ausencias el primer concejal de la lista que ganó el gobierno municipal. En este caso es Alvaro Díaz, sin importar el rol institucional que ocupe en el Concejo. 

Alvaro Díaz.

Abogado y titular del PAMI local desde 2021, Díaz integra el círculo de máxima confianza de Susbielles, a quien acompaña desde su militancia juvenil. En los tiempos del exbasquetbolista como senador provincial, por ejemplo, era uno de sus responsables en el contacto con las entidades barriales de ayuda social.

Probable presidente de bloque del oficialismo, tendrá una prueba harto compleja. Deberá hilar muy fino para conseguir respaldos a los proyectos del Ejecutivo, en amplia desventaja numérica.

En las licencias de Susbielles, se dará un gusto. Probará qué tan mullido es el sillón de Bordeu.