Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

El asesino silencioso

Pocos pasos preventivos pueden evitar una tragedia

   Con la llegada del invierno se encienden los calefactores y si bien se consigue tener una temperatura ambiente agradable también se genera un riesgo que puede resultar fatal.

   Se lo ha bautizado “el asesino silencioso” y quizá no haya mejor definición. La referencia es al monóxido de carbono, gas que se genera cuando en una combustión el oxígeno es insuficiente y se torna incompleta.

   El monóxido es un gas inodoro, incoloro, insípido, no irritante y altamente tóxico que, inhalado en grandes cantidades puede provocar daños cerebrales e incluso la muerte.

   El mayor riesgo que se corre es por sus particulares características de no tener olor, de no ser visible, de no irritar los ojos. Es el responsable del 50% de las intoxicaciones en el mundo.

   Por eso es necesario cumplir con algunos consejos que, no por repetidos, deben tenidos en cuenta y aceptados con la necesaria seriedad.

   Por caso verificar con gasistas matriculados el funcionamiento de los artefactos a gas y el de los conductos y rejillas de ventilación.

   Es clave mantener  una ventilación en los ambientes donde funcionan artefactos sin tiraje natural, como también evitar permanecer en espacios totalmente cerrados.

   La aparición de manchas, tiznado o decoloración de los artefactos o alrededor de ellos suele ser aviso de generación de monóxido de carbono.

   La llama del quemador debe ser de color azul con los extremos transparentes. En caso que esta se torne amarilla o anaranjada, algo funciona mal.

   No se deben usar hornallas ni el horno para calefaccionar ya que consumen mucho oxígeno y pueden generar monóxido. Si los artefactos no están en buenas condiciones, evitar dejarlos encendidos durante la noche.

   De no cumplirse estas normas de prevención básica, se corre el riesgo de un hecho fatal  de consecuencias irreversibles.