Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Viajes, la interna, tarifas y búsqueda de inversiones

La columna semanal de nuestro corresponsal en Casa Rosada.

   Cuando el Presidente inició las maniobras de aterrizaje en el aeropuerto de Barajas de Madrid, puso en marcha una gira de alta tensión política no solo en este nuevo contacto con el mundo europeo, sacudido por la invasión de Rusia a Ucrania que está lejos de terminarse y que genera desastres económicos y políticos por la actitud de Vladimir Putin de al parecer estar dispuesto a desembarcar en Kiev a como dé lugar.

   Peor que eso, el presidente Alberto Fernández convierte este viaje en casi un desafío dentro de la pelea mayor que mantiene con la vicepresidenta Cristina Fernández, en momentos en que desde su entorno más cercano durante el fin de semana le aconsejaban no echar más leña a la hoguera y quedarse en Buenos Aires. “Asunto cerrado, el viaje no se baja, está claro?”, le devolvió en indisimulado gesto de autoridad a un funcionario preocupado por las consecuencias de suspender el viaje.

   Hay en verdad al menos tres razones que le agregan tensión al viaje del Presidente a Europa. Dos son de carácter locales, vinculados a las audiencias por el aumento de las tarifas que deberán llevarse a cabo en Buenos Aires durante tres días mientras el jefe de Estado permanece en Madrid para sus encuentros con el primer ministro español, Pedro Sánchez, y en Bonn con el canciller alemán, Olaf Scholz. El recrudecimiento de la interna de estos días entre los más encumbrados coroneles de la agrupación que encabeza Máximo Kirchner solo viene a ratificar ese escenario belicoso sin solución temprana a la vista.

   La segunda cuestión que preocupa al Presidente y a su equipo tiene que ver con la  escalada verbal y de hechos concretos, que por ahora no parecieran tocar fondo, y por el contrario generan tensiones como en todo este tiempo, porque nada ha cambiado: muy pocos se animarían a decir de qué tono sería la actitud rupturista, si la hubiese, tanto de parte de Cristina como de su delegado en el poder.

   La tercera razón es que, por ahora y salvo cambios de último momento, la gira deja afuera un esperado encuentro entre el reelecto presidente Emmanuel Macron y Fernández. Cuestiones de política interna -fuertes dificultades del francés para armar un gabinete de acuerdos y consensos, según medios franceses- terminaron por abortar una cita por lo que ambos mandatarios habían mostrado interés.

   En cambio entusiasma al resto de la comitiva que acompaña al Presidente el tenor de las conversaciones que han mantenido hasta ahora funcionarios de los ministerios de Economía y de Desarrollo Productivo con sus pares técnicos de la cancillería alemana. No es un secreto para nadie las profundas diferencias que existen entre Martín Guzmán y Matías Kulfas con la vice y el ala política del Instituto Patria. No obstante, la orden del Presidente durante este último tramo de las gestiones con el sector del cristinismo que los acompaña en la gira por Europa fue de una sola mano: “Avanzar”.

   La comitiva que partió junto a Fernández rumbo al aeropuerto de Barajas está integrada por Guzmán, el canciller Santiago Cafiero, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales (vicecanciller) Cecilia Todesca, la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti y el secretario general de la  presidencia, Julio Vitobello,