Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Bahía Blanca | Miércoles, 29 de junio

Nuevos movimientos en el Banco Nación: cómo avanza la obra

Esta mañana izaron equipos de climatización del aire. Antes de mitad de año comenzarían a trabajar en la fachada.

Fotos: Rodrigo García - La Nueva.

   Esta mañana, en el marco de las obras para restaurar el edificio ubicado en Estomba y Moreno, se izaron equipos que funcionarán para aclimatar el aire en la sede del Banco Nación.

   Los trabajos, que hoy restringieron la circulación en la primera cuadra de calle Estomba hasta avanzada la mañana, comenzaron a las 5 de la madrugada “para no molestar la circulación vehicular”, informó el gerente del Banco Nación, Claudio Angelini, en diálogo con LU2.

   “Lo que se vio esta mañana fue el izamiento de los compresores. Van a estar interconectados y van a repartir todo ese flujo de aire en el interior del edificio”, detalló Angelini. Y agregó que “hace tres o cuatro meses que se está trabajando en el interior para adecuar toda esa instalación”.

   En cuanto al avance de la obra en el edificio que está inutilizado desde el incendio en julio de 2018, el bancario precisó que “se adelantó un buen tramo porque se terminó la primera etapa eléctrica”, que calificó como “la más complicada”, ya que “era entrar con la energía desde afuera y habilitar todos los tableros del edificio, que son un total de 42”.

    “Ahora se está empezando un tramo de obra civil en la parte posterior del edificio y se está terminando la parte de instalaciones termomecánicas, que es lo que se vio esta mañana”, añadió.

   Y adelantó que “antes de mitad de año se empezaría con el trabajo en fachada, que va a ser muy importante por el tamaño que tiene”.

   Esa, sin embargo, no será la última etapa: “Después restaría toda la terminación interna”, que consiste en “el reparto de energía desde estos tableros hacia cada puesto de trabajo”, dijo. “Parece simple, pero son kilómetros de cable lo que hay que ir extendiendo en la sucursal”.

   El directivo no dio precisiones acerca de cuándo terminarían los trabajos. “Por ahora es imposible calcular la fecha. Más adelante, cuando estemos más avanzados en las etapas, ahí sí va a ser razonable un plazo previsto de finalización. Hoy por hoy no me animo a estimar la fecha”, estableció.

   Explicó que “el hecho de ser un edificio declarado como Patrimonio Histórico Urbanístico tiene mucho que ver” con la demora en los avances. “Cada paso que se da hay que hacerlo con la conciencia de no alterar la fisionomía del edificio”, agregó, “y tiene que tener la aprobación de la Comisión municipal de Preservación del Patrimonio, con quienes se trabaja mancomunadamente”.

   Sin embargo, “la mayor demora la ocasionan el tamaño y el volumen de las obras”, concluyó.