Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Un castillo que quiere revivir

Retirar el asbesto del edificio derribaría con el gran limitante que tiene hoy comenzar a recuperar el edificio

   Si una obra de Ingeniero White maravilla, emociona e impacta, esa es sin duda el edificio que ocupara durante seis décadas la usina eléctrica San Martín, popularmente conocida como El Castillo, por su diseño tipo fortaleza medieval.

   Hace 30 años que la usina dejó de funcionar, que se llevaron sus maquinarias y que el lugar entró en un triste abandono, sin recursos siquiera para su mantenimiento.

   Una de las razones para justificar la inacción es la presencia de asbesto en su interior, material cancerígeno que impide cualquier tipo de intervención. Incluso cuando se licitó su extracción los presupuestos hicieron inviable su retiro.

   La pregunta es: ¿Tanto asbesto hay en el edificio que vuelva imposible recuperar un espacio de tanto valor arquitectónico, cultural e histórico?

   En 2013 el Centro de Investigaciones Toxicológicas de la Capital Federal detectó "fragmentos de aspecto filamentoso" y ese mismo año, el departamento de Geología de la UNS hizo una "Identificación de materiales asbestiformes" en chapas, pintura asfáltica y aislantes de algunas cañerías, nada que no se pudiese solucionar con una debida intervención.

   Por estas horas, la Asociación Amigos del Castillo, que viene gestionando la recuperación del lugar,  informó que la administración provincial aprobó el proyecto técnico para el retiro de ese material y que la municipalidad buscará disponer los recursos para ejecutar esa obra.

   Es una buena señal que no debiera quedar en el olvido sino servir para avanzar en las gestiones necesarias.

   El Castillo es un edificio que admite múltiples usos, que atraería a privados a invertir en el lugar y también permitiría disponer de superficie para alojar dependencias municipales. Recuperarlo es una deuda de décadas que debiera saldarse para recuperar un espacio distintivo en el puerto de aguas profundas más importantes del país.