El “día después”: evaluación de daños, cálculos y proyecciones tras el fuerte tirón de orejas 

12/9/2021 | 23:26 |

La columna de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en la capital provincial.

   El electorado bonaerense se pronunció en las urnas, tal vez, aplicando una suerte de “premios y castigos” para el Gobierno o para las fuerzas opositoras que participan de la pulseada electoral de medio término.  

  La disputa en sí del “poder real” legislativo se va a discutir en poco más de dos meses. Las primarias PASO de la víspera son un proceso de selección de candidatos y, a juzgar por lo discursivo, hubo “más ganadores que perdedores”.  

  Por efecto sorpresa, la coalición opositora de Juntos le sacó una luz de ventaja al oficialismo gobernante del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires en un escenario electoral de fuerte paridad  Así como en 2019, el voto popular castigó al macrismo, dos años después castiga al actual Gobierno nacional a nivel nacional. 

   Como lo indicaban también el “promedio de encuestas”, dentro de la interna de Juntos, triunfó el ahora primer candidato a diputado nacional Diego Santilli (PRO) sobre su competidor, el neurocirujano radical Facundo Manes. 

   Axel Kicillof permaneció casi toda la jornada electoral en la residencia gubernamental junto a su familia y varios funcionarios de su gabinete ministerial (después de hacer casi una hora de cola para votar en una escuela sanitaria ubicada en la zona) y esperando el recuento provisorio hasta salió a saludar a la militancia en un local céntrico platense junto al jefe partidario, Máximo Kirchner y la ahora candidata a diputada nacional por la PBA, Victoria Tolosa Paz. 

   Antes de las PASO, en la Gobernación de calle 6 decían que “ganar por un punto es ganar”. También se esperaba triunfo el mejor resultado electoral “posible” en una elección de medio término y después de las consecuencias económicas y sociales de una pandemia que aún no terminó.  

  Los anuncios de obra pública para generar empleo y la promesa de reactivación económica que el Frente de Todos no alcanzó. Ni siquiera lo realizado durante la pandemia en materia de salud pública y vacunación “anti Covid”. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Se sabe, el objetivo político de Kicillof es poder alcanzar mayor gobernabilidad para lo que resta de su mandato en la Legislatura bonaerense. El “voto castigo” contra el poder gobernante debe forzar un replanteó profundo. El 14 noviembre, el oficialismo del FdT pretende equilibrar la balanza en el Senado, donde la oposición de Juntos por el Cambio tiene absoluta mayoría. En términos políticos, adquiere un rol relevante la futura composición de la Legislatura y el control de la Cámara Alta en particular. 

   Para el segundo tramo de gobierno de Kicillof, el oficialismo  necesita mantener la mayoría en la Cámara de Diputados y revertir la minoría en el Senado, si es que quiere precisamente, garantizar gobernabilidad en los dos últimos años de su administración en la PBA. 

   En líneas generales, el PRO desinfló la interna doméstica dentro de la alianza Juntos en provincia de Buenos Aires y reposó en la fortaleza electoral del aparato de “campaña y marketing” que responde a los intereses políticos del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, En especial, en aquellos municipios gobernados por intendentes amarillos.  

   Al fin de cuentas, la estrategia del larretismo de bajarle los decibeles a la interna de la coalición contra el radicalismo no terminó jugando en contra de Juntos en general. 

   La foto nocturna del domingo que cada espacio político muestre ante la población será elemental para determinar la estrategia de cara a noviembre. 

   Otro interrogante que se hará acuciante ni bien terminen de contarse los votos del escrutinio provisorio es en qué medida las listas vencedoras retendrán en noviembre los sufragios de los derrotados "boina blanca” en la interna de JxC. 

   De todos modos, desde el armado opositor se remarcó que, más allá del resultado que arrojen las urnas del domingo, se unificarán las listas de JxC  “para ganarle al kirchnerismo en las generales de noviembre y en las presidenciales de 2023”.  Santilli pidió no aflojar a sus votantes y hasta Manes pidió recuperar el autoestima dentro de la fundación original macrista de Cambiemos. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias